Alumnos del IES Pere Mª Orts i Bosch exhiben su rechazo a la violencia de género a través de 25 carteles

Estudiantes de 2º de Bachillerato realizan una exposición con 27 obras propias en las que claman contra esta lacra social

Alumnos del IES Pere Mª Orts i Bosch exhiben su rechazo a la violencia de género a través de 25 carteles

Por segundo año consecutivo, los alumnos de 2º de Bachillerato Artístico del IES Pere Mª Orts i Bosch han querido exhibir su rechazo a la violencia de género a través de una muestra de carteles elaborados por los propios estudiantes, coincidiendo con los actos del Día internacional de la eliminación de la violencia contra las mujeres que se conmemora el próximo domingo, 25 de noviembre.

La Concejala de Igualdad, Paquita Ripoll, y la edil de Bienestar Social, Ángela Llorca, han visitado esta mañana la exposición, instalada en el propio IES, junto al director del centro, Antonio García; al profesor Ginés Lloret; y a las técnicos del área de Igualdad y Cultura del Ayuntamiento.

Con mensajes claros y de forma muy icónica, los estudiantes han recurrido a su creatividad para abordar diferentes aspectos vinculados a esta lacra social como el silencio, el miedo o la necesidad de romper con la situación de agresión.

La Concejala de Igualdad ha valorado “positivamente” que “la gente más joven participe y denuncie con aportaciones artísticas este problema social”, y ha recordado a los estudiantes que “las esperanzas de cambio están puestas en vosotros y vosotras”.

Paquita Ripoll ha avanzado que esta muestra, compuesta por 27 carteles y con la que también colabora la Concejalía de Cultura que dirige Ana Pellicer, se exhibirá a primeros de año en l’Espai d’Art del Ayuntamiento para “dar visibilidad al trabajo realizado por los alumnos y mostrar la visión que tienen de la violencia de género y de la necesidad de atajarla”.

Por su parte, una representante estudiantil ha indicado que a través de estas obras quieren “concienciar” a la población sobre la violencia de género, “con mensajes claros” con el anhelo de que “llegue el día en que no sean necesarios”.