El Gobierno de Benidorm, retratado en su pésima gestión sobre las esculturas de arena

El gobierno de Benidorm, retratado en su pésima gestión sobre las esculturas de arena

Contigo Benidorm se compromete a recuperar el atractivo turístico de las figuras de arena en las Playas de la ciudad

En Benidorm cada día somos más los que rezamos porque el sol y el clima no nos abandonen nunca. Esos dos elementos, unidos a unas magníficas playas y un mar cristalino, son los que nos han proporcionado la capacidad de ser un destino turístico envidiable. A ello se le unió hace 60 años la visión privilegiada del único político benidormense del que hasta la fecha podamos escribir su nombre en letras mayúsculas, Don Pedro Zaragoza. Este conjunto de divinas facultades facilitó que un importante número de empresarios y miles de trabajadores llegados desde todas las tierras de España, dieran forma a lo que hoy es, todavía, el Benidorm que podemos disfrutar.

Desde hace ya bastantes años, otra casta bien distinta, la de los políticos incapaces de entender la importancia de su cargo y las exigencias del mismo, empezaron a desmontar muchos de los logros que ya estaban consolidados. Perdimos el Festival de la Canción de Benidorm, principal motor de promoción turística de la ciudad; perdimos el maratón de la ciudad, prueba mítica que hoy reúne a cientos de miles de turistas allá donde se celebran; y carecemos del más pírrico evento cultural de ningún tipo. Benidorm es hoy una ciudad con una escena urbana anclada en los años del blanco y negro y un comercio a años luz de lo que debería ser una gran urbe, siendo la única ciudad de más de 50.000 habitantes de toda Europa que no tiene un solo centro comercial.

Pero seguimos sumando puntos en nuestro particular ranking negativo. Mientras que dentro de unos días veremos cómo la ciudad de El Vaticano inaugura un belén de arena en la Plaza de San Pedro, de 1.300 metros cúbicos y cerca de 700 toneladas de peso, realizado por escultores de cuatro países, en Benidorm nuestro inteligente equipo de Gobierno abolió las figuras de arena de la playa de Levante que, durante más de 20 años, habían sido un singular atractivo turístico.

José Luis Pazo, el más destacado escultor de figuras de arena que ha tenido nuestra ciudad, es hoy una persona sin trabajo que deambula por la ciudad en busca de lo que sea para poder mantener a su familia, llegando incluso a limpiar aseos los fines de semana para poder comer. Y es que José Luis, un escultor de figuras de arena de reconocido prestigio, vio hace tres años como, de la noche a la mañana y sin previo aviso, estos señores que nos gobiernan no le renovaron un contrato por el que abonaba una importante cantidad económica al ayuntamiento cada año, con la única excusa de que a algún ilustrado no le parecía correcto que se echaran monedas sobre una figura de arena. Le llegaron a insinuar que era un mendigo.

Hoy vemos como en la localidad de Pera en Portugal, se celebra el Festival Internacional de esculturas de Arena más importante del mundo, donde a lo largo de seis meses, artistas de diversas nacionalidades llegan a utilizar cuarenta mil toneladas de arena para confeccionar unas obras que, al llegar la noche, se refuerzan con una iluminación nocturna que les confiere un toque tan especial que la sensación al ver esas fantásticas creaciones es la de entrar en un mundo mágico.

Todo esto es lo que ha desechado este equipo de Gobierno de Toni Pérez, incapaz de acabar una sola de las infraestructuras que se encontró a medias y de dar inicio a ninguna de las prometidas durante su Legislatura, repleta, eso sí, de incumplimientos como el dar por finalizados contratos como el de la zona azul o el Low festival, y de mantener cuestiones tan opacas como las de la Estación de Autobuses, el invisible Centro Comercial, la eterna duda sobre el Armanello, o las mentiras continuas sobre el Centro Cultural, los centros de Salud del Rincón de Loix e Imalsa-Els Tolls, el Instituto Pere Maria Orts i Bosch, la Comisaría de Policía, el nuevo CDT… y un etcétera interminable.

Desde CONTIGO Somos Democracia invitamos a nuestro alcalde a que contacte con Etual Ojeda, español afincado en Gran Canaria e intenten que venga por dos días a Benidorm a realizar una de sus obras de arte sobre arena. Este español, campeón del mundo, les va a decir que por menos de 12.000 euros y un potente equipo de trabajo, no puede venir. No tiene mucha pinta de ser un mendigo, algo a lo que ahora sí y gracias a la tétrica gestión de estos salvadores de la patria, han abocado a nuestro escultor José Luis Pazo.