La India no es una promesa, tan sólo una llamada

La imagen puede contener: una persona, sentada

El pasado martes 30 de octubre en La Casa del Fester, disfrutamos de una Charla –Coloquio que presentó Antonio Esquivias Sainz-Pardo, es su tercera ponencia en El Faro de Alejandría. Eligió un tema muy interesante: La India: Sincretismo de culturas. 

Isabel López Villanueva.- Comenzó explicando que la india es una de las naciones más diversas del mundo. Por superficie, es el séptimo país más grande del planeta, actualmente, solo China lo supera en población.

El territorio, que se extiende desde el Himalaya (al norte), hasta el tropical sur peninsular, cobija una impresionante variedad de culturas, lenguas, etnias, creencias y costumbres de las que pocos países pueden presumir. Éste es un país de pasado y presente, donde fortalezas y templos centenarios conviven con la modernidad.

La imagen puede contener: una persona, de pie, pantalla e interior

El subcontinente indio posee más de mil doscientos millones de habitantes, con una mezcla étnica tan ecléctica, que el viajero se puede sentir subyugado ante tanta cultura. Para los más espirituales, India está llena de lugares sagrados y profunda filosofía; por otra parte, los aficionados a la historia descubrirán joyas escondidas en cualquier rincón: hay decadentes vestigios del Imperio Británico en las animadas ciudades e inmensas fortalezas arrasadas en campos abandonados. Los amantes al aire libre pueden chapotear en las cálidas aguas de una de las numerosas playas de palmeras, descargar adrenalina rastreando grandes felinos en un safari por la selva a lomos de elefante, o simplemente respirar el aroma de infinidad de flores durante un relajante paseo por sus intrincados bosques. Además, es un paraíso gastronómico.

La desmitificación de India es una tarea que no tiene fin. Para muchos viajeros es lo que hace que la visiten una y otra vez. Se trata, en fin, de dejarse llevar sin temor a lo desconocido. Por muchos consejos que el viajero reciba antes del viaje, nadie llega preparado, porque, en esencia, su misterio radica en su naturaleza esquiva, exótica, subyugante y atractiva. No importa dónde se vaya o qué se haga. Nunca se olvida.
La antigua civilización india ocupó la zona que hoy se corresponde con el estado de Pakistán y la parte occidental de lo que hoy es India: la civilización del Valle del Indo (Mohenjo Daro y Harappa – 2.500 a 1.500 a. de C.)

India es un mundo espiritual, pues a sus grandes religiones (hinduismo y budismo) le siguen: El mahometismo, jainismo, sijismo, zoroastrismo y las religiones alóctonas monoteístas europeas. El hinduismo politeísta cree en la reencarnación del alma, hasta alcanzar el Nirvana. Para los hindúes, la purificación del cuerpo en el río Ganges (río sagrado por excelencia), es la purificación del espíritu, y muchas personas moribundas llegan hasta aquí para cumplir su último deseo: morir en Benarés…

Existe una trilogía de dioses en el hinduismo: Brahma (el creador), Vishnu (el preservador), y Shiva (el destructor). La vaca es un animal sagrado, ya que nos ofrece la vida, al proporcionarnos su leche. Se la ve como a una figura materna, una cuidadora de su pueblo; por lo que se la considera un símbolo de la generosidad divina de la tierra.
Entre las cualidades atribuidas a la cultura india: la sorprendente mirada del pueblo indio; su lenguaje corporal, diferente y original; el “bindi” o punto rojo en la frente de las mujeres indias casadas; el elegante sari; la nobleza del turbante; su variada y sabrosa gastronomía; su atrayente música tradicional; los grandes poemas épicos: el ramayana y el mahabharata; la división en castas de carácter vitalicio; etc.

La imagen puede contener: 4 personas, personas sonriendo, personas de pie y calzado

Finalmente, Antonio nos ofrece la posibilidad de viajar (en itinerario exclusivo) a la India del Norte y Benarés desde Benidorm, con salida especial el 16 de marzo de 2019, de 13 días de duración, visitando: Delhi, Samode, Jaipur, Fuerte Amber, Fatehpur Sikri, Agra, Gwalior, Orchha, Khajuraho, y Varanasi (Benarés), con experto guía-acompañante durante todo el itinerario. Si te interesa ponte en contacto con él.

Gracias por tu buena preparación. Y hasta la próxima.

                               “Mejor que mil palabras vacías, una palabra que traiga paz.