Hagamos que Benidorm siga siendo una ciudad a imitar

La imagen puede contener: Txuni Lizancos, de pie e interior

El Faro de Alejandría presentó el pasado martes 11 de septiembre, en sus periódicas Charlas-Debate, a Txuni Lizancos.

Isabel López Villanueva.- Txuni estudió Arquitectura en la ETSAM Politécnica de Madrid, ha ejercido tanto Arquitectura como Ingeniería, en Alicante y El Campello y, como asesor, ha dado voz a los vecinos en los Consejos Municipales de Escena Urbana, Movilidad, Acesibilidad y Energía Sostenible, y Medio Ambiente.

Actualmente es representante de la Asociación Vecinal “Els Tolls”, barrio que reivindica su lugar en las decisiones que conforman la ciudad. Esa tarde nos habló de: “Impulso Vecinal”.

Txuni es un convencido defensor de los procesos colaborativos: un modelo de participación, basado en preguntar al vecino, realizar encuestas, consultas populares, trabajar con la gente de la calle, los comercios, las personas que van y vienen de los colegios…En definitiva, no dejar el peso de la toma de decisiones exclusivamente en manos de la Administración, de los Políticos, sino que todos nos hagamos partícipes de inversiones, programas sociales y cualquier asunto que afecte al modo de vida de los ciudadanos.

No contentarnos con una participación pasiva, que solo nos informen cuando algo está ya decidido y resuelto, esto no es suficiente, ni muestra una gestión transparente; hay que exigir que sean procesos colaborativos y resolutivos, en los que el pueblo opine y dé sus propuestas, y sean tenidas en cuenta antes de definir los proyectos y ejecutar los asuntos que nos afectan y formarán parte de nuestro entorno.

Nos dice que vivimos en tiempos de desafección, donde hay una desconfianza por parte de la ciudadanía, en la política, sus representantes y en definitiva en todo lo relacionado con el ámbito público y sus instituciones y que solo la participación activa, la implicación de la ciudadanía en lo común, puede sanear y renovar las esencias de la sociedad.
Nos recuerda que lo público es de todos, nuestra casa y responsabilidad. Que nadie matrícula a su hijo en un colegio y se olvida de él hasta final de curso. Y, por tanto, no entiende que le demos el voto a los partidos y hasta final de curso, transcurridos cuatro años, no nos interesamos por el resultado de su gestión.

La colaboración de los vecinos puede aportar un conocimiento colectivo y una identidad de pertenencia que nos ayuda a mejorar las deficiencias que han de ser corregidas. La finalidad es, hacer más fuertes, directas y cotidianas las relaciones entre ciudadanos y la Administración Pública, para poder tomar y ejecutar decisiones de manera conjunta y consensuada “que la ciudad sea de todos y para todos”, dice.

Los vecinos han de compartir la responsabilidad de la gobernanza de la ciudad, de cuidar calles, plazas y espacios no solo urbanos, sino también áreas periurbanas y nuestro entorno natural próximo. Que la ciudad centrifuga todo lo que le molesta y hemos de impedir que ello deteriore nuestro entorno, el patrimonio que nuestra generación dejará.

Existen varias sugerencias para tener una ciudad amable, reitera que el fondo de esto debe partir de la educación ciudadana y debe aplicarse a los niños en niveles de pre- escolar.

Se emocionó al hablar de “las granotas” (así se bautizaron a sí mismos los miembros de la aavv Els Tolls), quienes con su actitud solidaria, espíritu emprendedor y denodado trabajo están tejiendo redes sociales con vecinos y colectivos de toda la ciudad y modificando el barrio, la charca lo llaman, convirtiéndolo en un espacio inclusivo, lugar de intercambios generacionales y culturales.

Y nos comunicó que, por segundo año consecutivo, han visto reconocida su apuesta por un desarrollo sostenible e integrador con el segundo premio que la Generalitat otorga con ocasión de la Semana Europea de la Movilidad. Su proyecto premiado nos habla mucho del ADN de las granotas “Definición de un Espacio Inclusivo en Entornos Periurbanos”. Y, al mostrar las fotografías de los actos y eventos solidarios organizados por su aavv, se le quebró la voz al hablar del compromiso del barrio en la lucha contra la violencia de género.

Habló de muchos asuntos que nos afectan a todos y nos abrió los ojos en cuanto a colaborar con los proyectos de la ciudad y cómo hacerlo. Nombró al Proyecto EDUSI, (Estrategia de Desarrollo Urbano Sostenible e Integrado de Benidorm), el cual explicó con la ilusión que le produce saber que la ciudad tiene medios, decisión y herramientas para acometer un gran cambio social y urbanístico.

Contestó Lizancos, didácticamente, a todas las preguntas que se le formularon, sin escatimar detalles. Al finalizar el público asistente aplaudió con entusiasmo. Gracias Txuni y hasta la próxima.

“Los pueblos tienen memoria de dos vicios: la vanidad y la falta de honradez”. Siempre es tiempo de hacer una excepción.