L’Alfàs trabaja en la conservación y recuperación de flora autóctona en peligro de extinción

L’Alfàs trabaja en la conservación y recuperación de  flora autóctona en peligro de extinción

Tras la reconversión del Parque Los Carrascos en un Centro de Interpretación Paisajística y Medio Ambiental, el Ayuntamiento trabaja en la conservación y recuperación de más de 200 especies, 80 de ellas endémicas, y en la mayoría de los casos en peligro de extinción. El objetivo fomentar las actividades formativas, educativas y divulgativas sobre el patrimonio natural, y transmitir la importancia de la conservación de los ecosistemas.

Por su ubicación en las inmediaciones de Serra Gelada, el Centro Los Carrascos reúne las condiciones necesarias para aglutinar, analizar y divulgar el rico y variado patrimonio natural, según ha señalado la concejala de medio ambiente en el Ayuntamiento de l’Alfàs, Rocío Guijarro, destacando como fundamental en el proceso la estrecha colaboración existente con el Centro para la Investigación y Experimentación Forestal de la Generalitat, CIEF, que permite a l’Alfàs disponer de la mayor concentración de plantas endémicas de la región expuestas al público, en una parcela de 11.000 metros cuadrados, distribuida en áreas diferenciadas, destinadas en unos casos a uso de vivero donde poder recuperar y reproducir plantas y arbustos autóctonos; en otros mostrando las especies tratadas en auténticas aulas abiertas, donde enseñar especialmente a los colegios e institutos cada espécimen en su hábitat natural.

El Centro de Interpretación Paisajística y Medioambiental, Los Carrascos, un lugar de estudio y divulgación del rico y variado patrimonio natural, trabaja en la recolección y almacenamiento de semillas forestales, de especies reproducidas en el Centro para la Investigación y Experimentación Forestal de la Generalitat. Plantas como la silene de ifac, la zamarrilla de yesar; el durillo dulce; el cardo santo del montgó; la lechuga de mar o el ajo dorado son tratadas y recuperadas en l’Alfàs, junto a otros especímenes, con el añadido de que la mayoría no se pueden ver en ningún otro punto del mediterráneo.