Comienza el verano de Benidorm con el 90% de ocupación hotelera

Las reservas de última hora y el descenso del turismo británico impiden que se iguale la cifra del año anterior.

Según los datos elaborados por BigDataHosbecla ocupación hotelera en Benidorm fue del 91,4% en la segunda quincena del mes de junio, lo que supone un descenso de 1,1 puntos respecto a 2017. Cifras que se ven con buenos ojos después de haber descendido en la primera quincena 2,2 puntos.

Analizando el mes de junio en su globalidad, la ocupación hotelera en Benidorm ha mantenido una diferencia  negativa de 1,6 puntos respecto al año anterior, siendo el dato medio mensual del 90%. Este descenso está en la tónica que se está manteniendo desde principios de año y confirma las expectativas y previsiones que a este respecto venimos haciendo desde Hosbec.

La principal causa a la que se achaca este descenso es al turismo británico, que continúa cayendo desde el mes de enero. Existen varias argumentos que ayudan a la no recuperación de parte de ese mercado:

  • La competencia de Turquía, Egipto y Túnez es una evidencia. Diferentes informes contrastan la información que se maneja desde Hosbec en la que se defiende una oferta más económica en el “Sol y playa” y con una calidad relativa en la que el turista debe estar “encerrado” en un resort. Desde la consultora de datos Mabrian se ha presenta un informe con indicadores de precios por destinos turísticos, en el que determinan que mientras que en Antalya una habitación doble de 3 estrellas cuesta 40 € la noche, en la Costa Blanca tiene un coste de 100 €. Si a este dato añadimos que los británicos viajan en pareja y con una estancia media de una semana, estamos hablando del ahorro por cada turista sólo por pernoctar de 420 €. Siendo para la pareja de 840 €.

  • Otro motivo es la fuga de turistas británicos hacia alojamientos de carácter ilegal más económicos que se está desarrollando en la “hotelización de viviendas”. Desde el departamento de BigDataHosbec se tiene vigilancia sobre este tipo de alojamiento, y podemos afirmar que la principal nacionalidad que reserva es la británica, por lo que la causa de descenso del alojamiento reglado es evidente.

  • También estamos detectando un desplazamiento de clientela británica a productos turísticos del área de influencia de Benidorm. Se está abriendo oferta hotelera y de alojamiento muy cualificada en los municipios del entorno de Benidorm con productos muy atractivos para los turistas británicos.

  • Si a este contexto se le suma el descenso de la capacidad aerea en 8.781 asientos de llegada al Altet con origen Reino Unido, se crea la “tormenta perfecta” que ayuda a ese descenso del principal mercado emisor. Siendo los aeropuertos que más sufren estas consecuencias en la bajada de pasajeros: Gatwick (-2.366). Manchester (-7.825), Birmingham (-5.151). 
    Este factor sumado a que los precios por billete ha incrementado en 40 € de media respecto al año anterior, puede estar haciendo que el turista británico se incline por otros mercados 

La previsión para la primera quincena de julio 2018 es de 89,4% que se sitúa en estos momentos dos puntos por debajo de la ocupación efectiva registrada en 2017.

El presidente de Hosbec reconoce que los datos no son malos aunque se haya descendido 2 puntos. Según Antonio Mayor “se confirma la relajación del mercado y las previsiones que manejábamos. El turismo es un mundo de vasos comunicantes y los descensos de Baleares y Canarias no han tardado en tener su incidencia en Benidorm”.

El Presidente de la patronal hotelera de la Comunidad Valenciana reconoce que “no va a ser fácil repetir los datos de años anteriores, sobre todo los datos de 2017, por lo que todo lo que se aproxime será un buen resultado”. Además ha lanzado un mensaje de tranquilidad a los empresarios del sector en el sentido de “no se deben perseguir ocupaciones más elevadas y cercanas al lleno técnico (por encima del 95%) a costa de ponerse nervioso y de lanzar ofertas sin sentido”.
Mayor ha recordado que en 2017 no se batieron récords de ocupación hotelera y que sin embargo, fue un año en el que se elevó la productividad y se recuperó rentabilidad, por lo que es ese el modelo a seguir.

Fuente: HOSBEC