Los profesores del IES Mediterrània, Isabel Llopis y Nicolás Pardo, ofrecieron el pasado martes una conferencia sobre el escritor pacense, Luis Landero, en El Faro de Alejandría

La imagen puede contener: 2 personas, interior

Isabel López Villanueva.- El martes, 8 de mayo, El Faro de Alejandría recibió la visita de dos profesores de Lengua Castellana y Literatura del IES Mediterrània de Benidorm, Isabel Llopis Mena y Nicolás Pardo Molina, para ofrecernos una charla-debate sobre uno de los grandes escritores españoles actuales, el pacense Luis Landero.

La imagen puede contener: 7 personas, personas sonriendo, personas de pie

Isabel y Nicolás fueron desgranando las características de su obra literaria, entre ellas la influencia de Don Quijote de La Mancha, la maestría oral de su abuela Frasca que influyó en el carácter oral de sus novelas, la dicotomía entre el mundo rural y el mundo urbano (Luis estuvo viviendo hasta los 12 años, que se trasladó con su familia a Madrid, en su pueblo, Albuquerque), el peso en su obra de la muerte de su padre cuando Luis contaba 16 años, la creación de fascinantes personajes masculinos que se mueven siguiendo sus “afanes”, hasta que un día un hecho fortuito produce un cambio radical en sus vidas, la dificultad de crear brillantes personajes femeninos.

Los dos profesores hablaron de las 8 novelas publicadas por Luis Landero, desde la primera (Juegos de la edad tardía, 1989), con la que obtuvo el premio nacional de literatura y el de la crítica, hasta la última (La vida negociable, 2007), resumiendo el argumento de cada una de ellas y leyendo fragmentos seleccionados. Repasaron también su vida relacionándola con su obra literaria, basándose en entrevistas y en su libro de memorias El balcón en invierno.

La amenidad de la charla hizo que el público asistente disfrutara, sobre todo de las anécdotas, hasta que se entró en un debate con los espectadores, que hicieron preguntas y aseveraciones sobre lo escuchado. Un espectador, por ejemplo, preguntó por las influencias literarias de su obra literaria, otro afirmó que desconocía la obra de este escritor.

Isabel y Nicolás finalizaron la charla-debate y, tras un sonoro aplauso de agradecimiento, animaron a los asistentes, para que se engolfasen en la lectura de cualquier novela de Luis Landero. “Leer no es matar el tiempo, sino fecundarlo”.