María de la O Lejárraga: sacada del olvido

La imagen puede contener: 2 personas, personas sonriendo, interior

Isabel López Villanueva.- El pasado martes 6 de marzo, El Faro de Alejandría  se unió al Ayuntamiento de Benidorm, para conmemorar “El Día Internacional de la Mujer”. Fue una fecha especial, tanto por cuanto simbolizaba el acto, como por la presencia de cuatro Concejales de nuestro municipio, encabezados por la Concejala de Igualdad, Paquita Ripoll, Jesús Carrobles, Juan García y Leopoldo Bernabeu. Entiendo que fue un reconocimiento a la actividad cultural que viene desarrollándose en esta Asociación.

El programa se dividió en dos partes, comenzando con un bello romance del maestro Rafael de León, “La Viuda Enamorada” recitado e interpretado por María Isabel López, acompañada por los guitarristas Ray y Roly, como una pequeña orquesta. Me sentí muy alagada por los aplausos recibidos del numeroso público.

La imagen puede contener: 3 personas, personas de pie e interior

Afortunadamente desde 1911 la mujer luchó por tener voz y voto. Nuestra amiga Guadalupe Rodríguez, revindicando ese derecho universal, disertó sobre la apasionada y triste vida de “María de la O Lejárraga”, brillante, inteligente, vital, luchadora y discreta. Nos fue relatando la historia al tiempo que mostraba imágenes dando vida a las palabras. Contó que nació en San Millán de la Cogolla (La Rioja) en el año 1874 y que murió en el año 1974, faltando seis meses para cumplir el siglo.

La imagen puede contener: 3 personas, personas sonriendo, interior

Mujer portentosa y su historia desgarradora. En pocas palabras se puede decir que fue un astro de luz radiante que regaló todo su brillo a un hombre sin escrúpulos, su marido, el empresario y dramaturgo Gregorio Martínez Sierra.

La actividad literaria y cultural de María fue enorme, firmaba bajo el seudónimo de Gregorio Martínez Sierra, que suplantó su personalidad a lo largo de toda su vida, desde los albores de la carrera literaria de su mujer que, decide quedar en un silencioso de segundo plano, sometida y atrapada emocionalmente, más allá, tal vez, de lo que ella hubiera deseado. Viviendo largo tiempo, con una apariencia de felicidad matrimonial. Se la pegó con la primera actriz de su compañía, Catalina Bárcena. Un secreto a voces. A pesar de todo, siempre fue una mujer independiente, muy moderna y feminista, por muy increíble que esto pueda parecer. Amante de la gimnasia, la natación y el caminar.

Fue también pionera del movimiento feminista, creó La Cívica, que llegó a tener mil quinientas socias- con la pretensión de acercar la cultura a las clases medias trabajadoras. Fue una tarde centrada en la mujer y para la mujer. No hay historias escritas que no contenga sus lecciones.

La historia la fue desgranando la ponente. Enumeró algunas obras y trabajos de la autora María Lejárrega, con más de 150 obras de teatro, guiones cinematográficos, ensayos, novelas, poesías y libretos como los de El amor brujo y El sombrero de tres picos, a los que puso música Manuel de Falla.

Una vez terminó su exposición, y tras los aplausos, se invitó a subir de nuevo al estrado a la Concejala Paquita Ripoll, la cual hizo entrega de las jarras de recuerdo que semanalmente, nuestra entidad obsequia a los conferenciantes, gracias a la colaboración de: Superprint.

Y por último, finalizó la velada con otra interpretación de Isabel, esta vez recitó un bello poema que el maestro Mario Benedetti, escribió glosando a la mujer, la sexualidad, la muerte y la religión, titulado ¿Y si Dios fuera Mujer?, con un fondo de guitarras, con el tema “Aleluya” y con el emocionante aplauso del público. Una vez pudo intervenir el público se solicitó, recordando a Josefina Orts i Bosch hacer un escrito al Sr. Alcalde Antonio Pérez, para que se la conceda la muy merecida calle que hace unos dos años ya solicitamos. Obras son amores y no buenas razones. Gracias a los asistentes y hasta el próximo martes a las 18 horas en La Casa del Fester, sita en la Calle La Biga nº 3.

Grita mujer, grita fuerte, para que el mundo sepa que estás viva, de tanto vivir, de tanto amar, sentir…”