Hosbec se suma al Consorcio de Aguas y a la Comunidad de Regantes para evitar que el Amadorio pierda agua embalsada sin ninguna justificación

Con sólo un 40% de capacidad ninguna norma jurídica debería contemplar la pérdida del agua tan necesaria.

El sector hotelero y turístico ha sido siempre especialmente sensible a los problemas de suministro de agua, sobre todo en la zona de las Marinas donde el cuidado de hasta la última gota de agua disponible se ha convertido casi en una religión para todos los que trabajan y viven en esta zona.

Por ese motivo asistimos atónitos a la noticia publicada por diversos medios de comunicación que alertaban de la apertura de las compuertas del pantano del Amadorio, vertiendo al mar agua limpia de una forma completamente innecesaria e injustificada.

El presidente de Hosbec ha sido claro en este tema “ninguna norma jurídica puede estar por encima de garantizar las necesidades de agua de la población, la agricultura y la industria de la zona, y si así  fuera y existiera lo primero que hay que hacer es cambiar esa norma jurídica de forma fulminante”.

Hosbec se suma a las oportunas críticas y denuncias realizadas por el Consorcio de Aguas de la Marina Baixa y por la Comunidad de Regantes, y exige que se realicen de forma urgente las actuaciones y modificaciones necesarias para que no vuelva a ocurrir esta pérdida de ese agua que es tan necesaria y vital en esta comarca.

Antonio Mayor ha recordado cómo desde esta Asociación siempre se ha recalcado que el problema del agua es un problema no resuelto y que siempre es la ‘espada de Damocles’ que tenemos encima. Desde hace varios años el sector turístico ha reclamado que con pequeñas inversiones en los pantanos de Amadorio y Guadalest, se podría ampliar su capacidad precisamente para embalsar más agua en los periodos más lluviosos como el pasado invierno. Y que muchas veces, la idea de la grandes infraestructuras hídricas y de los grandes trasvases relega estas pequeñas actuaciones que pueden ser de mucha utilidad.

Así, Hosbec remitirá un comunicado a los responsables de la Confederación Hidrográfica del Júcar y del Ministerio de Agricultura y Medio Ambiente para solicitar el inmediato cambio normativo que impida que se vuelvan a repetir pérdidas de agua como las registradas los pasados días. Agua que se va al mar, sin ninguna utilidad.