El acabose

Rodrigo Quesada.- Inexplicable. No encuentro otro adjetivo para definir lo sucedido en Fitur hace escasos momentos. Benidorm ha sido vetada en la visita real a la Feria del Turismo. Como lo leen. Totalmente vetada. Cuando el alcalde de Benidorm, Toni Pérez, ha pretendido acompañar a la comitiva oficial, los servicios de protocolo de Presidencia no solo han impedido que acompañara a los demás representantes institucionales, sino que tampoco le han permitido observar el acto desde uno de los márgenes del expositor.

Parece que muchos aún tiene el empecinamiento de hacer de menos a nuestra ciudad, tal vez porque Benidorm es mucho Benidorm, y hay que darle coba a las capitales de ciudad de la comunidad, como son Valencia y Castellón, que entumeciadas, observan como Benidorm sigue creciendo en todos los sentidos, no solo en el turístico.
Para más inri, hay que evidenciar la ausencia de la capital de Alicante, ya que su alcalde no ha asistido a Fitur, y creo que este hecho aún da mayor crédito y justificación a que Benidorm formara parte de la comitiva oficial, tanto por lo que supone para la provincia, Costa Blanca, como también para la Comunidad Valenciana.
No sabría especificar si el incoveniente de vetar a Benidorm para el protocolo es político o va más allá. Pero teniendo en cuenta la diversidad de datos turísticos que galordan a Benidorm como lo que es, como el principal referente turístico de la Comunidad Valenciana, es todo un insulto, una vejación y una falta de respeto que hayan tratado así al alcade del municipio benidormense.
Es lamentable que actualmente estemos infrafinanciados, que no se nos reconozca como Municipio Turístico, que Ximo Puig aún nos tenga a expensas de lo que sucederá con nuestro Centro Cultural, pero que ni tan siquiera exista un hueco para Benidorm en el protocolo cuando el asunto principal es Turismo, esto es el acabose.
Ahora dirán que todo fue un error, que algún iluminado de los de arriba indicó proceder de tal modo, pero este, como ven no es un caso aislado. El continuo trato que recibe Benidorm desde Valencia, a cambio de lo que éste da, es para nada recíproco y muy deplorable.
Aplaudo la decisión de Toni Pérez de abandonar la zona donde políticos de poca monta se jactaban de codearse con sus majestades, promocionando sus municipios, poniendo en valor lo suyo, y como no, haciendo de menos a Benidorm, ya que no les eximo de culpa alguna, poca honestidad han tenido los presidentes de la diversidad de Diputaciones Provinciales, tanto alcaldes de Valencia y Castellón, como sobre todo, el presidente de la Generalitat Ximo Puig, que no han sido conscientes que el paradgima del turismo que es Benidorm, no estaba presente, acompañando y sumando como siempre hace a la Comunidad Valencia.
Vergonya, cavallers, vergonya…