La Costa Blanca cierra el año superando el 71% de ocupación hotelera media y creciendo 3,7 puntos

La evolución positiva de la ocupación de la Costa Blanca refuerza su marca turística junto a Benidorm. Lo ocupación de la zona turística alcanza 71,1% anual y un 81,2% en la media de la provincia de Alicante incluyendo Benidorm. Es el mejor dato desde que se tienen registros. Como ocurre en Benidorm, los españoles caen un 3,4% de media anual siendo el dato negativo en la Costa Blanca.

BigDataHosbec acaba de publicar los datos de ocupación hotelera correspondientes a la segunda quincena de diciembre 2017, cerrando con estos datos el resumen anual del año. Pueden consultar la ficha completa de datos en el siguiente enlace:

La Costa Blanca cierra diciembre con el dato más bajo de ocupación hotelera del 2017 con un 47,3%. La media de la segunda quincena ha sido del 48,9%. Respecto al año anterior aumenta 3,9 puntos.

La Costa Blanca cuenta con mayor diversidad de turistas internacionales, siendo esta su cuota de mercado en diciembre: británico (14,5%); España (60%); Bélgica (6,6%); Holanda (3,7%); Francia (2,2%); Noruega (2,7%); Alemania (1,7%); Portugal (0,7%); Rusia (1,1%).  Los datos representados por nacionalidades son similares al año anterior, siendo la excepción el mercado británico que disminuye en 4,4 puntos.

Cabe resaltar el aumento de los hoteles de 3* en 9,3 puntos respecto a diciembre de 2016, asi como los 6,5 puntos positivos de los hoteles de la máxima categoría.

Según los datos recopilados por BigDataHosbec la ocupación hotelera media anual de la Costa Blanca (sin incluir Benidorm) se ha situado en el 71,1 aumentando en 3,7 puntos respecto al dato de 2016 que fue del 67,4%. Si se computa Benidorm dentro de la Costa Blanca, la cifra de ocupación hotelera media de la provincia de Alicante alcanza el 81,2%, superando en 0,3 puntos la media del 2016.

La Costa Blanca también refleja el problema con el mercado nacional, rebajando su aportación en 3,4 puntos. También este descenso trae su causa en la explosión de lo que denominan “economía colaborativa” escudado en el alquiler de pisos no reglados. El incremento del turismo extranjero alojado en hoteles es suficiente para enjugar esta pérdida e incluso elevar la ocupación por encima del registro de 2017.

Como se observa en la tabla anterior vuelve a recuperarse en la zona turística el mercado noruego con 4,4 puntos positivos. De la misma forma que la redistribución por nacionalidades garantiza un trabajo bien hecho por parte de la promoción de la Costa Blanca, alcanzando mercados emergentes como es el caso de Polonia o Suecia.

Es notable el dato positivo en todas las categorías excepto en el 2 estrellas, lo que refleja que el turista de la Costa Blanca elige cada vez una mayor y mejor oferta de alojamiento. Es especialmente significativo el crecimiento de más de 2 puntos de los hoteles de 5 estrellas, lo que consolida la marca Costa Blanca en el segmento de mayor lujo.

Evolución de la ocupación durante el año 2017

La ocupación hotelera de la Costa Blanca (sin tener en cuenta los datos de Benidorm) se ha mantenido por encima del 50% en todos los meses del año salvo en diciembre. La punta de ocupación se recoge en agosto con el 91,5% de ocupación media. Todavía queda un importante trabajo contra la estacionalidad de la actividad que desarrollar.

La evolución de los índices de ocupación durante los diferentes meses del ejercicio 2017 muestran una evolución positiva excepto en mayo. Es curioso que en los meses de verano que es cuando mas demanda hay en el sector la Costa Blanca haya tenido datos negativos respecto al año anterior. Coincide con los meses en los que el turismo nacional suele viajar, desviándose ese porcentaje del mercado nacional hacia apartamentos no reglados como ha ocurrido en la localidad de Benidorm.