Francisco Amillo ofrece una interesante conferencia sobre la Segunda República y la Guerra Civil en Benidorm para El Faro de Alejandría

Isabel López Villanueva.- Un recuerdo que duele y que revive el profesor Francisco Amillo en su último trabajo, titulado: “La segunda república y la guerra civil en Benidorm (1931-1939)”.

Paco, que se ha interesado por la historia de esta Villa, y que se considera un enamorado de ella, tuvo a bien, presentar su cuarto libro en las tertulias de “El Faro de Alejandría”. Catedrático de Historia, jubilado y con un curriculum extenso. Nació en Villarreal, pero eligió Benidorm como lugar donde desarrollar su vida profesional y particular.

El editor del libro Vicente Sanjuán, fue el que le sugirió que escribiera sobre la guerra civil. Acepto la sugerencia y se llevó varias sorpresas cuando empezó su investigación, pensaba que no encontraría mucha biografía sobre el tema, puesto que no había casi nada publicado y cuál fue su sorpresa al descubrir que en Benidorm, un pueblecito de la retaguardia con 3000 habitantes, donde no había pasado nada llamativo, había material para escribir un libro de 400 páginas. Comprobó que era una ciudad fascinante en cualquiera de sus etapas, y aunque tiene sus detractores, él piensa, que son ideas equivocadas

Sus afirmaciones se basan en documentos de la época. Comenta que una novela histórica, se puede fantasear y escribirla a su gusto, el libro de historia tiene que atenerse a los hechos. Para ello ha utilizado mucho material, que está redactado en las páginas finales. Ha buscado y rebuscando, se ha esforzado mucho para poder ofrecer un producto de calidad y ameno, empleando muchas horas diarias durante tres años. Buscando archivos, hemeroteca etc. Nos contó que hay libros de historia muy parecidos, de copiar y pegar.

Este libro no es el caso, se escribió para todos los públicos, y se deja leer, huyendo de vocabulario rebuscado para que no sea aburrido, sino diferente a otros.

Sin decantarse ni a un bando ni a otro, ha sido objetivo como tiene que ser un historiador. Razona que llena un hueco en nuestro conocimiento de la historia de Benidorm, ya que antes no había nada escrito, aunque, es imposible contarlo todo. El campo del saber es infinito, no ha pretendido que sea una obra exhaustiva completa. Con este libro hay información más que suficiente para saber cómo fueron aquellos años en Benidorm.

Cuenta en clave de humor, que si él fuera ministro de sanidad diría a los médicos que no recetaran pastillas para dormir, sino, libros de historia para que se duerman pronto.

Dice que hay dos dedicatorias en el libro, la primera a Benidorm con nombres y apellidos y otros son desconocidos. Fue un pueblo como todos los de España, el estallido que la guerra civil provocó sufrimiento, hambre, sed, enfermedades por la carencia de medicinas, muerte de personas en bombardeos y de soldados que murieron en el frente, hijos de Benidorm. El libro recupera bastantes de esos nombres como homenaje a ellos. La segunda dedicatoria está condicionada por su profesión, vio que hubo muchos educadores represaliados por ser del bando contrario, el republicano, a algunos se les expulsó de la enseñanza, a otros los encarcelaron y a otros los mataron. Enseñaban con libertad a los alumnos a pensar por ellos mismos, para que decidiesen libremente sin adoctrinamientos y por eso sufrieron represalias. Cada capítulo esta precedido de un texto que en su mayor caso son poemas, uno de ellos pertenece al próximo conferenciante, Antonio Bravo.

También le sorprendió la calidad humana de las personas de Benidorm antes de 1931. Comenta que en tiempos de guerra, aparecen los mejores y peores comportamientos de los seres humanos, las maldades y las bondades. Al comienzo de la guerra había mucha gente aquí veraneando y tuvieron miedo de volver a Alcoy, valencia y Alicante. Sus dirigentes supieron valorar a los que se quedaron y, a cualquier persona que necesitaba ayuda se le protegió.

Cuenta que Benidorm antes de la republica era tremendamente desigual un 1% por ciento eran muy ricos y el otro70% de muy pobres, se notaba en los salarios, en las tierras… mucha desigualdad, muchos analfabetos y otros muy bien formados.

Habló de tres puntos donde se desarrollaba el mosquito anophele, portador de la enfermedad del paludismo. Intentaron combatirlo tirando petróleo en las balsas de riego y las acequias para que muriera la larva. Se deseco la zona en el año 34 en el Rincón de Loix. Y muchas historias más, que durante 60 minutos estuvimos disfrutando. Si te ha interesado, sabes que el libro está en las librerías. Y dando las gracias a Paco Amillo, te invitamos la próxima semana a las 18 horas, en “El Faro de Alejandría” con otro conferenciante de lujo.

Anuncios