Cataluña: ¿Cómo hemos llegado hasta aquí?

Resultado de imagen de fotos manifestaciones independientes de catalunyaFotografía de elperiodico.com

Bernat Mira Tormo.- Voy a ver si comprendo bien la situación en Cataluña, porque esto no viene de ahora, y sé que no soy tan imparcial como debiera, porque mis simpatías no están con los nacionalistas de ningún país que no sea pobre, y Catalunya no es pobre. Pero voy a tratar de ser objetivo, ya cuento por adelantado, con que, ni a los independistas, ni a los de derechas, les va a gustar lo que digo. Pero esto no es ningún problema, pues como ya he dicho, esto sólo lo van a leer, mi tío y mi primo, y quizás algún despistado-a más, por lo que puedo escribir con total libertad y a mi aire, como hago siempre.

Le preguntaba yo a un buen amigo catalán: ¿Qué es lo que queréis en realidad?

¿Puedes explicarme exactamente, qué es lo que te gustaría que fuera Cataluña? Yo no tengo ni idea de lo que pedís. Y la sensación que tengo es, que ahí tampoco estáis de acuerdo, ni los mismos que queréis la independencia.

Artur Mas, dice ahora: “que todavía no estamos preparados para la independencia”. Cuando hasta hace poco decía que: “los bancos no sólo no se irán, sino que se pelearan por venir a Catalunya, porque la pela es la pela, y no iban a renunciar a un bocado tan suculento, como es Cataluña”. Esta frase de Artur Mas, me recuerda la que nos decía Franco a los españoles. Nos decía: “que no estábamos preparados para la democracia”.

O cuando Más le decía a Zapatero, tu pon dinero y yo bajaré nacionalismo. Es lo que tiene la hemeroteca para desgracia de los políticos embaucadores.

La derecha española y la catalana, se parecen como dos gotas de agua, y tanto Jordi Pujol, como Artur Más, han votado las mismas leyes en contra de los pueblos de España y Cataluña. Son dos perros con diferentes collares, pero con los mismos fines.

Santi Vila, nos dice, que si declaramos la independencia unilateralmente, vendrá el caos económico y social.

Puigdemont, como Penélope, no se sabe si está tejiendo o destejiendo la independencia.

Oriol Junqueras, no ha dicho ni una verdad a los catalanes, sobre lo que le costará a Catalunya la independencia. Les ha contado un cuento, sobre lo bien que van a vivir los catalanes, y que a partir de la independencia, en Cataluña, se atarían los perros con longanizas.

Pero se le olvidó el pequeño detalle de decirles el posible coste social y económico, que tendrá la independencia.

O los economistas le han engañado. O sólo le han dicho lo que Junqueras quería oír. O también puede ser, que los economistas al igual que él mismo Junqueras, contagiados por el subidón de la independencia, no tuvieran ni idea de lo que se les venía encima. Esto suele pasar, cuando uno confunde sus deseos con la realidad.

Me produce tristeza, que se haya llegado hasta este nivel de desencuentro. Y me gustaría comprender por qué.

¿Qué puede pasar ahora?

Yo creo que Santi Vila, sino es el que mejor sabe por dónde van los tiros, al menos es el único que lo dice claramente desde el grupo de Junts pel sí. Pues sabe muy bien, que si hay una declaración de independencia, declarada unilateralmente por los independentistas, será un desastre para la economía catalana, y que de refilón también afectará a la economía española.

¿A quién le importa que las empresas se vayan de Cataluña? Pues debería importar a todos los catalanes. Porque no es lo mismo tener calor negro, que tener que trabajar como negros para entrar en calor.

La duda que tengo sobre los independentistas, es, si habrá más gente dispuesta a empobrecerse con tal de poder conseguir la independencia. O sí habrá más gente dispuesta a renunciar a la independencia, con tal de no perder su actual nivel de vida.

Estoy seguro que si muchos independentistas, hubieran conocido antes el precio que tienen que pagar por conseguirla, habría muchísimos menos independentistas hoy. A mí no me seduce para nada que sean los territorios los que tengan los derechos. En mi opinión los derechos deben tenerlos todos los ciudadanos sin excepción.

Hay que felicitar, a los independentistas por su magnífica campaña de relaciones públicas, les han hecho creer a sus bases independentistas, que en una futura republica catalana, iban a vivir tan bien, como ya viven ahora ellos, o sea, los que dirigen el cotarro independentista.

Que si es verdad que tienen los sueldos, que se dice que tiene en la red, comprendo que luchen a muerte por conseguir la independencia. Me refiero a los sueldos que circulan por internet de lo que ganan algunos directivos de la Radio y la TV. Catalana.

Yo como no me creo todo lo que veo en la red, pues no sé si será verdad o no, y así lo hago constar.

El problema de las patrias es que suelen ser todas muy parecidas. Y cuando te descuidas la “patria querida.” Suelen convertirla en “patria” para unos y “querida” para otros. Como sin ir más lejos sucede en la España del PP de Rajoy, o en la Cataluña de Jordi Pujol y Artur Mas. Pero todos ellos se enrollan con su bandera, cada cual con la suya y creen que son su propio país en persona.

Los dirigentes de la independencia catalana, lo que hacen muy bien porque son especialistas en ello, es el movilizar a sus seguidores, venga o no a cuento, y muchas veces con la colaboración inestimable de algunas pifias del partido popular y de Rajoy.

¿Tienen razón los independentistas por intentar conseguir la independencia de Cataluña?

Hombre tienen razones de peso, como la tomadura de pelo del Tribunal Constitucional, al rechazar 14 artículos del Estatut de Catalunya, el 3 de julio de 2.010, que había sido aprobado por el Parlament Catalá, y aprobado por la mayoría por el Congreso de España. Con la inestimable colaboración de Mariano Rajoy y de su partido el P.P. Esta pifia del PP y de Rajoy, duplicó o triplicó, los independentistas en Cataluña, y nos demostró, que los que dicen que el PP, es una fábrica de independentistas, están en lo cierto.

Pero no estoy seguro, que esto no fuera un cambalache, entre la derecha española y la catalana, para poder mantenerse en el poder, pero eso sí, cada uno su patio particular. Porque los recortes sociales los votaban juntos. Por lo que no tiene nada que ver lo que dicen y lo que hacen, y a estos como a todos, se les conoce por lo que hacen, y no por lo que dicen.

Y los independentistas en vez de cargar contra la derecha española, del PP y Rajoy, cambian el cuento, y le echan la culpa a España, porque saben de sobra que si presentan a Rajoy como culpable, no se movilizara la gente, porque la gente sabe que en las próximas elecciones puede ir fuera. Por si echan la basura sobre España, saben que España seguirá estando ahí, y es una forma de envenenar las relaciones entre España y Cataluña. Todos saben que la España Democrática de ahora, no es la España de Franco. Pero los independentistas lo presentan así, porque saben que es una forma de romper vínculos. Poco importa que algunos de los más grandes empresarios, que auparon a Franco al poder, fueran catalanes. Y los trabajadores catalanes sufrieron el franquismo, pero no más que en resto de España.

Como panfletarios no tienen precio los independentistas. El lema “España nos roba”, es de lo más efectivo. Su problema es que a medida que se van conociendo sus mentiras, se les vuelven en contra.

Y también por hacerles creer a algunos catalanes, que España es una dictadura franquista, de la que tienen que liberarse. O que a Miguel de Cervantes, Antonio Machado, Miguel de Unamuno, etc. Son peligrosos imperialistas culturales españoles. A los que hay que borrar de las calles y de las librerías catalanas.

Pero la independencia no es un castigo al Partido Popular, es pegarles un tiro en el pie a los trabajadores y a la clase media de Cataluña. Porque ni a los dirigentes independentistas, ni a los que tienen dinero de sobra no les afectará tanto, como a los trabajadores y la clase media.

Por desgracia vivimos en una economía de mercado, y yo coincido con los que prefieren menos mercado y más sociedad. Pero eso no es lo que quieren parte de la derecha española, ni muchos de los independentistas.