Valentín Fina ofrece una conferencia sobre “La tercera ola del café” para El Faro de Alejandría

La imagen puede contener: 5 personas, personas sonriendo, personas de pie

Una taza de negro licor, contiene tantos poemas, como una pluma y su tinta.

Isabel López Villanueva.- El pasado martes, reinauguramos la que será nuestra sede “La Casa del Fester”, nos visitó como conferenciante Valentín Fina, para disertar sobre un tema interesante: “La tercera ola del café”.

Valentín Fina estuvo unos 7 años estudiando lo que se llama ser Barista, profesional especializado en el café de alta calidad. Siguió narrando los orígenes de la antigua Abisinia (actual Etiopía), comentando como casi por casualidad, según la leyenda se descubrió el café. Pasó al de Yemen después al árabe y al turco. A Europa no llegó hasta el año 1620 la producción del café, a América en 1723, en España se introdujo a mediados del siglo XVIII. Se produce entre los dos trópicos, en la franja del café.

Durante la charla nos ofreció oler, las dos variedades de granos que más se producen en el mundo. Una de ellas olía a cielo recién molido, la variedad arábica, aromática y preciada por los degustadores, tiene la necesidad de ser cultivada sobre unos 1000 m. sobre el nivel del mar, en suelo rico en minerales y vitaminas, y la robusta que proviene del Congo y no requiere tanto cuidado, se puede cultivar entre 800 m. desde el nivel del mar, es la que tiene más cafeína y acidez, siendo muy utilizada en bares y cafeterías por tener un precio más bajo. Explicó la 1ª ola del café, cuando éste entra al hogar.

Sobre 1970 surge la 2ª ola, esta vez entra en las cafeterías preocupándose más por el tueste. Citó dos referencias comerciales en el mundo: la cadena Starbucks coffee Company, que hoy cuenta con 24000 establecimientos en 70 países, y los cafés históricos de Venecia, “El Caffé Florian” fundado en 1720 en la Plaza de San Marcos, donde una degustación hay que pagarla a precio de oro. Y por último la 3ª ola del café donde se explayó dando interesantes detalles.

Vino acompañado de su amigo Patricio, Barista, técnico cafetero como él, que hizo algún comentario por petición de Valentín. Posteriormente el acto finalizó con un animado coloquio, confirmando el éxito del conferenciante. La vida es como una taza de café. Todo está en cómo la preparamos, pero sobre todo en cómo la tomamos.