Fotos para el Recuerdo: II Trofeo de Velocidad de las Fiestas Patronales en el año 1977

Hay fotos y carteles, Benidorm es una de las ciudades que ha recibido los mejores campeonatos celebrados en nuestra geografía y territorio nacional. Y para nuestros queridos viejos nostálgicos del recuerdos, esos abuelos que vivieron en ese año ese campeonato, este cartel les recordará muy buenos momentos vividos, dónde uno de los grandes pilotos del momentos uno del os mejores pilotos españoles y también considerado en su categoría por todos los circuitos dónde ha corrido, uno de los mejores pilotos de todos los tiempos, como es Angel Nieto.

 

Libro recomendado de la semana: “Las cerezas del cementerio” de Gabriel Miró

Manolo Mora.- Hace tiempo…. que teníamos olvidada esta sección, una de las más interesantes que están dentro de este periódico digital, “CALVARI: el periodic del cor de Benidorm”. Y el libro recomendado de esta semana, es “Las cerezas del cementerio”, escrito por un genial autor de la terreta, de la provincia de Alicante, nacido en su capital, y que me trae muy buenos recuerdos, por haber estudiado en su Colegio Público, desde 1980 a 1989.

Creo que le debía algo a ese libro que tanto me gustó la primera vez que lo leí, y que recogida en sus fuentes, las de Polop, pués se bebe una de las aguas más frescas en una plaza circular, de las más bonitas, y… dicho también más preciosas de la comarca, la de la Marina Baixa.

Gabriel Miró, que nació en Alicante en el año 1879, y que murió en la Capital de España, 1930, es un escritor alicantino, en la que sus obras son calificadas de novelas líricas con esa música y esos poemas lanzados desde el respiro en prosa, en la que centra y tranquiliza sensualmente descripciones de un paisaje brillante como sus ojos.

Estudió en el Colegio de Santo Domingo de Orihuelo para pasar a un grado superior en el Instituo de Alicante de esa época.

La sinopsis de este libro narra los amores de un joven atractivo y decadente que abre un paréntesis en su abulia para dejarse arrebatar por la pasión. Luego regresará de nuevo a su abatimiento.

Félix Valdivia ha de interrumpir sus estudios de ingeniero en Barcelona en busca del necesario reposo que exige su salud. En el barco que lo lleva a un desconocido pueblo levantino conoce a Beatriz y a su hija Julia. Entre la madre y él se desata una pasión amorosa y romántica. Las entrevistas de los amantes se ven propiciadas y favorecidas por la coincidencia de los domicilios cuando el marido de Beatriz alquila una casa junto a la de Félix, quien, aunque enfermo, vive con intensidad su pasión sin que sus familiares consigan alejarlo. La muerte del antiguo amante de Beatriz, Guillermo, tío de Félix, pende ejemplificante en el pasado y augura el desenlace. Ve por eso el joven enamorado en un vecino inofensivo, el señor Giner; el espectro del asesino de su tío. Los amores terminan con la muerte del alocado e impetuoso joven después de que la intensidad de sus vivencias y su frágil sensibilidad debiliten y detengan su corazón. Beatriz e Isabel, en una escena última, degustan y saborean las cerezas nacidas en las tierras del cementerio donde Félix descansa eternamente y que sirve de título a la obra.

Fuentes: Wikipedia, la Casa del Libro, Alquiblaweb