Un paripé debidamente orquestado

Un paripé debidamente orquestado

En cambio, tardó sólo cinco minutos en preparar la ridícula escenografía con la que pretendía hacernos creer que con los otros dos, Cabrillo y Ripoll, había hecho lo mismo. Pero ya no engaña a nadie, y serán estos dos concejales los que van a tener que soportar un verdadero calvario de aquí a final de legislatura.

Leopoldo D. Bernabeu.- Se terminó la obra de teatro en el municipio de Benidorm. El actor principal, Toni Pérez, en el papel de alcalde, es el único que ha salido airoso de la función. Ya sabemos aquello de que en el país de los ciegos, el tuerto es el rey. Aquí se podría trasladar a que en un reparto de pésimos actores, en algunos casos auténticas marionetas, el mediocre resalta y brilla como una estrella del celuloide.

Una obra de teatro que han intentado que gustase a todos los benidormenses y que sólo ha conseguido el aplauso de aquellos que se conforman con cualquier actuación por mala que sea. Lo peor del caso, tengo la desagradable sensación, es que cada vez son más los vecinos de esta ciudad a los que No les importa lo que nuestros queridos gobernantes aprueben en unos presupuestos municipales. Luego, eso sí, se quejan amargamente durante todo un año, cuando ven que de ellos y de su barrio se han olvidado.

En esta pésima y dilatada obra de teatro que todos hemos padecido bajo el pseudónimo de “Presupuestos Municipales 2017”, sólo dos actores se han ganado el respeto mínimo como para seguir actuando, el actor principal que ya hemos citado, y el secundario, Juan Balastegui, que además se ha llevado el Oscar.

Vaya por delante que a mí, en mi condición de concejal, los presupuestos, a falta de estudiar el último y renovado borrador, no me desagradan, ni soy partidario de paralizar una ciudad por el mero capricho de hacer ver que toda la oposición tiene que estar enfrente del Gobierno. No es tampoco este mi papel aquí, delante del ordenador y del micrófono. Lo que tenga que decir de ellos, lo haré en el Pleno extraordinario que el alcalde ha diseñado ya para el próximo viernes 17 de Marzo y al que les recomiendo una vez más y lo recordaré muchas más veces, que acudan con tiempo y bocadillo. El espectáculo circense va a superar con creces los datos teatrales.

Lo lamentable de este episodio es que muy pocos de los que van a votar ese día 17 a favor, en contra o abstención en estos Presupuestos, lo van hacer pensando en el interés general. La inmensa mayoría lo harán pensando en su rédito político. Tengan por seguro que ese mismo documento podría ser votado de manera diametralmente opuesta por los allí presentes si la composición del hemiciclo fuera al revés. Es decir, el mismo presupuesto de 230 hojas que todos los concejales tenemos en nuestra mesa sería votado a favor del Psoe y Liberales y en contra por el PP, si quienes gobernaran fueran los primeros. Lo repito, el mismo documento, sin cambiar una coma.

¿Es o no es un espectáculo, un circo, una mala obra de teatro, un espectáculo que los ciudadanos no nos merecemos?. No voy a cansarles con esto porque ya saben de sobra lo que opino. Los culpables, permítanmelo, son sólo ustedes, los que cada cuatro años deciden volver a votar a las mismas caras de los últimos 25. ¿Qué esperan entonces?, ¿han visto alguna vez que un olmo de peras?.

El sainete más triste de esta patética obra de teatro lo hemos vivido esta semana en dos momentos sublimes. El martes, un asustado y cohibido Arturo Cabrillo se ponía delante de un micrófono para hacernos creer que las 9 enmiendas que el grupo al que pertenece con el nombre de un partido político que le repudia, Ciudadanos por Benidorm, eran fruto de su capacidad de trabajo, cuando ayer era vox pópuli tanto entre el resto de grupos de la oposición como entre la mayoría de medios de comunicación, que aquel era un documento pactado y casi redactado por el equipo de Gobierno.  Un paripé absoluto, una cortina de humo lamentable, cuyo único objetivo era volverse a reír de los votantes.

La guinda vino ayer en la Junta de Portavoces, a la que el señor Cabrillo ni acudió. ¿Para qué?, ya no era necesario porque el pacto ya se había producido y vendido. De nuevo Toni Pérez, maestro en el arte de la política, había vuelto a ganar su particular batalla por atraerse a estas dos marionetas, Cabrillo y Ripoll, a su regazo.

El alcalde, que ha tardado más de un mes en convencer a los tres concejales de Ciutadans, liderados por Juan Balastegui, para que le votaran a favor, incluso con retirada previa de los presupuestos de una Comisión Informativa por imposición de estos muchachos, no ha tenido más remedio que aceptar las 30 propuestas que le habían presentado.

En cambio, tardó sólo cinco minutos en preparar la ridícula escenografía con la que pretendía hacernos creer que con los otros dos, Cabrillo y Ripoll, había hecho lo mismo. Pero ya no engaña a nadie, y serán estos dos concejales, Arturo Cabrillo y Paquita Ripoll, los que van a tener que soportar un verdadero calvario de aquí a final de legislatura, si es que no se marchan mucho antes como le van a exigir decenas de votantes, dando continuas explicaciones de como es posible que la tercera fuerza política de Benidorm, la primera en resultados después de las dos que han controlado siempre el ayuntamiento desde la restauración de la democracia, se haya conformado con aprobar durante dos años seguidos los presupuestos municipales sin exigir que se cumpla minimamente su programa electoral. El año pasado votaron a favor, como manifestaron delante del Juez hace tres semanas “simplemente porque queríamos votar lo contrario que Leopoldo Bernabeu”, y este año escenifican un capítulo de bochorno y vergüenza ajena presentando un ridículo documento con tan sólo 9 enmiendas, que sumadas todas, no representan ni las migajas de un presupuesto de casi 100 millones de euros.

 Ya les anuncio, porque tengo pleno conocimiento de ello por motivos obvios que se está rearmando con fuerza el gran colectivo de personas que conforman Ciudadanos por Benidorm, que votaron en masa a esta formación todavía no hace dos años, que han sufrido en silencio la cacicada de estos dos personajes, que no están dispuestos a que se sigan riendo de ellos, y que en breve comenzarán a dar sus primeras muestras de fuerza y unión, convocando a todo su electorado para que este esperpento no siga sucediendo, mientras siguen a la espera de que la justicia acelere, de una vez por todas, los proceses civiles y se pueda de esa manera iniciar los penales que les conduzcan directamente a la cárcel por sus gravísimas acusaciones sin fundamento alguno.

Toni Pérez va a conseguir sacar adelante unos Presupuestos que están bien trabajados y que no son malos del todo. Para ese fin tendrá el apoyo de Ciutadans, al que aplaudo por el gran trabajo que han desarrollado consiguiendo imponer su fuerza y que sean atendidas 30 de sus propuestas, y con los necesarios votos de dos marionetas, Cabrillo y Ripoll, que dieron un golpe de estado el pasado año en su propio grupo municipal y desde entonces siguen viviendo del cuento y de reírse de más de 3000 personas que votaron para que su opinión se escuchara y nadie se aprovechara de ella para vivir a cuerpo de rey y convertirse en marionetas del poder.