El Low Festival cae rendido a los pies de 091 y Vetusta Morla

Ayer noche se clausuraba la octava edición del Low Festival, séptima desde que se hace en Benidorm, dónde Benidorm quedó rendido a los pies de los granadinos 091 y los madrileños Vetusta Morla

Manolo Mora.- La vuelta a los escenarios de los rockeros 091 era lo más esperado, haciendo un concierto que cautivó a los allí presentes. Vetusta Morla, que tocaba por quinta vez en en Low Festival hizo un concierto de los que hacen época, con más de hora y media de duración, y era con “El Golpe Maestro” con el que ponían fin a la Gira de su último disco “La deriva”.

El Gran Golpe Maestro de Vetusa Morla en el Low

La noche de ayer dió para mucho porque además, el escenario Wiko estrenaba la jornada con la actuación de Las Ruinas, un nuevo grupo emergente indie que viene pisando fuerte y que hizo las delicias de los que allí se congregaron. El gallego -exlider de Deluxe, Xoel López, abría el Escenario Budweiser para repetir de nuevo tras su presencia dos años antes.

Pero tras el primer plato fuerte de la noche, como la vuelta de 091, que había generado mucha espectación. También era interesante ver al grupo del batería de los Ramone, el único que queda vivo -Marky, que con los Marky Ramone´s Blitzkrieg inundaban a golpes de buenas guitarras y ritmos rockeros -que hacían recordar a los añorados Ramones.

El Palco Budweiser vivió una de sus mejores noches, con las actuaciones de 091, Vetusta Morla y The Kooks

Vetusta Morla fue de lo mejor de la noche. Son la verdadera musa de este Low Festival, con cinco presencias en 8 años, ellos fueron los que estuvieron su primera vez y han estado en esta última

Destacar también la actuación de Miss Cafeina en el Escenario Matusalem, que servía de previo para ver al último cabeza de cartel de la presente edición, como eran los británicos The Kooks -uno de los grupos británicos más admirados en nuestro país.

Mucho era el que comenzaba los conciertos del Escenario de Matusalem en la jornada de ayer domingo

Muchos conciertos para una noche de despedida, de un festival que ha contado con más de 75.000 personas durante los 3 días que ha durado el Low.

El stand de Tuenti, uno de los patrocinadores de la edición de este año, que contaba con un futbolín, que hacía las delicias de los que allí se acercaban para jugarse unas partidas chulas y disputadas

Uno de los grandes triunfadores de este Low, el algodón de azúcar azul que te daban a degustar en el stand de Goldcar

La Vip Pool sigue siendo una de las gallinas de oro para la organización del Low Festival. Son miles los lowers que se hacen con su abono vip pool, para poder disfrutar de la piscina y de barra libre cerveza durante los tres días que dura el festival

Pués no podía terminar la redacción de esta crónica sin escribir lo que realmente me ha parecido la presente edición de este año, la que más ha gente ha reunido. Mucha gente, mucho público, muchas aglomeraciones… pero también muchos fallos. Los accesos han sido muy limitados. Había que andar mucho para ir de escenario a escenario, la limitación para poder acceder al Escenario Budweiser era mínima, sólamente se podía entrar y salir por la puerta principal. En algunos momentos, abrían algunas puertas laterales, pero en contadas ocasiones.

Los precios del consumo durante esta edición, como el año pasado, a base de tokens con un precio de 2´5 € por token, han estado un poco exagedarados. No se puede pagar 2´5 € por un botellín de agua, una caña de cerveza 3´75 €, un mini de cerveza (con medio litro aproximadamente, cerveza que sabía a agua, más rebajada de la que Budweiser sirve habitualmente) y un combinado o cuba libre 7´5 € -por poner varios ejemplos. Está claro que las organizaciones de eventos como estos, están para ganar dinero, pero no se puede abusar de los precios. Más cuando a la organización, Producciones Baltimore, no le cuesta nada el recinto dónde se realiza el Low Festival, ya que el Ayuntamiento de Benidorm se lo cede para poder celebrar dicho festival, y mucho lo que le cuesta al Ayuntamiento, ya que una vez terminado el festival, se tiene que hacer cargo de todos los destrozos, daños materiales que se hayan ocasionado y replanteo del campo de fútbol del Estadio Municipal Guillermo Amor.

Otro tema a criticar, el cartel. Los cabezas de cartel han hecho conciertos muy buenos, pero ya han venido muchas veces a este festival. No se pueden repetir tanto los grupos, que 2 de los tres cabezas de cartel, hayan repetido. Hay que traer lo mejor de la escena indie internacional.

El año que viene más. Este año…. bueno, lo vamos a dejar a la opinión de cada uno. Esperemos que el año que viene sea mucho mejor.

Fotografías de JavierPhotoRosa y Liberto Peiró -fotógrapos profesionales de la página oficial de Low Festival 2016