Por qué no hacer del armatoste de la Casa de Cultura de Benidorm, un Palacio de Congresos

Fotografía de Eladio Fernández

Bernat Mira Tormo.- He leído con mucha atención, lo que escribió Rubén Martínez, aquí en el face, el 27-05-2016. Donde dice:

<<Comenzamos el segundo día y sesión del XXI Congreso Italo- Español de Profesores de Derecho Administrativo. La verdad es que ha sido una gran responsabilidad organizar un evento académico de casi 200 profesores en Benidorm. Lo mejor, por el momento, que muchos de mis colegas italianos y españoles que no habían estado nunca en Benidorm se están quedando impresionados con nuestra ciudad!>>

El escrito de Rubén, me ha recordado el interés que Pedro Zaragoza, tenía por dar a conocer a Benidorm, pues era consciente, que además de nuestra privilegiada situación geográfica, era muy importante también para el prestigio turístico de Benidorm, hacerse un nombre internacional en el mundo de la cultura, la ciencia, el arte, y la política.

Del artículo que escribí sobre Pedro Zaragoza, entresaco:<<que era español en todo, menos en la improvisación>>. <<Y a la entrada de sus oficinas en aquella época, rezaba un cartel donde el visitante podía leer: “LA CALIDAD NO ES FRUTO DE LA CASUALIDAD SINO DEL TRABAJO BIEN HECHO”. La Planificación, en definitiva, es lo que Pedro Zaragoza enarbola constantemente como motivo del éxito de su gestión, aunque luego todo fuese sobre la marcha>>. De <El visionario que inventó Benidorm>. De Pedro Nuño de la Rosa.
<<Lo que más me sorprende, es la relación que tuvo con muchas personalidades de diversas ideologías, con las que parecía tener una fluida relación. Como: el expresidente de Argentina, el general Perón, el expresidente de la Generalitat de Cataluña Josep Tarradellas, el chileno Salvador Allende, Carmen Polo de Franco, el heredero al trono de Austria, Otto de Habsburgo, de quien Pedro Nuñez de la Rosa escribió:<<… cuya altura diplomática, esmerada educación, visión de una nueva Europa y capacidad discursiva, subyugaron a Pedro Zaragoza quien intentó inmediatamente conquistar su amistad. Y a fe suya que lo consiguió, dado que el archiduque fijó su residencia en Benidorm, desde la cual se promovieron el CEDI, Centro Europeo de Documentación e Información, y las antedichas Semanas Europeas Internacionales>>. Algunas de las personalidades europeas, que en aquella época acudían a Benidorm, para asistir a las Semanas Europeas Internacionales, se compraron aquí una segunda residencia. Todo esto, ayudo a poner a Benidorm también, en el mapa cultural y político europeo, que en definitiva era de lo que se trataba.

Y dejo la siguiente pregunta en el aire: ¿Por qué no hacer del armatoste de la Casa de Cultura de Benidorm, un Palacio de Congresos? Que fuera de titularidad municipal, pero que cedieran la gestión del mismo bajo contrato temporal, a algún grupo especializado en “congresos”. Dejando una pequeña parte, como casa de Cultura. Para que el coste de mantenimiento pudiera ser asumido fácilmente por el municipio.