Hagan leña del arbol caído

Rodrigo Quesada.- Seré claro y conciso. En estos días atrás, leíamos en la prensa digital la exigencia, por parte de Doña Gema Amor hacia al alcalde, para que éste en resumidas cuentas, pida disculpas al pueblo de Benidorm por su “conducta temeraria”. Y permítanme, primero que me ría de estas declaraciones –más que nada, por no llorar- y segundo, empiece a descuartizar dicha afirmación.

Ya es sobradamente claro, que la Sra. Amor no es lo que era. Pero al caso. La portavoz de los liberales benidormenses, achaca de temerario el temperamento de Toni Pérez, debido al apoyo dado a la anterior empresa concesionaria de la Zona Azul y ORA, Park Control 2000 S.L. Pero miren ustedes por donde, quien acusa ahora con el dedo, no hace mucho, sobre este mismo tema, tiene demasiado que callar.

Siendo Amor ya ex-socia del pasado equipo de gobierno socialista, ella misma volvió a levantar la mano en pleno, junto a los concejales del ya desaparecido CDL, para aprobar la concesión de Zona Azul y ORA a UTE Sice-Auplasa. Un contrato que levantó la polémica en nuestra ciudad, ya que además de aumentarnos la zona azul en 400 plazas; durante los próximos diez años, la empresa adjudicataria deberá abonar 210.000€ como canon anual, cuando Benidorm aspiraba al medio millón por año. En defensa de la verdad, diré que cierto es que la tarifa nos la rebajaron del 0,60€ a 0,50€, pero que no les engañen: con un aumento del 43% de la zona azul.

Así que, ya lo ven. No catalogaré también de temeraria esta conducta de la Sra. Amor por muy evidente que sea, eso se lo dejo a ustedes. Pero un apunte si que daré. Cuando una carrera política que rozaba la alcaldía se ve torcida, no hacia la oposición como reprimenda de sus votantes, sino ya hacia el olvido, indiferencia e ingratitud de la ciudadanía como es el caso, supongo que uno ya no sabe cómo actuar, qué decir o cómo intentar volver a estar en el once titular. Considero que esas son las sensaciones de Amor en esta legislatura. Un cadáver político que vaga entre pocas afirmaciones coherentes, y que creo, que ella misma no tiene dudas al respecto sobre su actual condición.

Por ello mismo, hagan leña del árbol caído.