Terra Natura y el Seprona de Alicante conciencian sobre el uso de animales como regalo de Navidad

  • Cada especie necesita un espacio, alimentación y cuidados específicos que no siempre es fácil garantizarles
  • Tener un animal es una decisión que no debe tomarse a la ligera

El parque de naturaleza y animales Terra Natura Benidorm y el Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA) de la Guardia Civil de Alicante se han unido para concienciar a la ciudadanía sobre la compra de animales exóticos y de compañía con motivo de las fiestas navideñas. Los expertos de ambas entidades coinciden en señalar que tener a un animal en casa conlleva una gran responsabilidad, ya que son seres vivos que necesitan cuidados de manera constante y permanente.

La llegada de un animal a una casa no debe producirse por una compra impulsiva, como si se tratará de un simple juguete o regalo de Navidad. Cada animal necesita una alimentación adecuada y unas condiciones específicas, además de cuidados veterinarios a lo largo de toda su vida. “En muchas ocasiones, la gente compra crías, pero cuando crecen ya no son tan manejables, y en vez de donarlos los sueltan en los entornos naturales, produciendo un problema medioambiental añadido”, recuerda el Cabo Primero Jefe de la Patrulla del Seprona de la Guardia Civil de Altea, Héctor Miguel Antequera.

Terra Natura Benidorm ha acogido en sus instalaciones a varios animales exóticos durante este año, que habían sido incautados por el Seprona de Altea como cobras del bosque, cobra real, dragón barbudo, serpiente pitón, serpiente del maíz, tarántulas, escorpiones, entre otras especies. Estos animales habían sido decomisados a particulares por no cumplir con los requisitos que se requiere para la tenencia de este tipo de animales, cuyo manejo además resulta extremadamente peligroso debido al veneno que poseen algunos de ellos. 

Hace unos días, un ciudadano llegó a las puertas del acuartelamiento del Seprona de Alicante con una caja de cartón taladrada con algunos agujeros, que había encontrado fuera del contenedor, a escasos metros del cuartel. A la vista de los agujeros, sospechando que en su interior pudiera haber algún animal, abrió la caja descubrió una serpiente de grandes dimensiones. De no haber sido por el ciudadano, probablemente el animal habría muerto.

Los agentes del Seprona se hicieron cargo de ella. Se trataba de una culebra de escalera (Rhinechis scalaris), una de las mayores culebras ibéricas que existen. Su cuerpo es grueso y fuerte, en la edad adulta pueden alcanzar los dos metros de longitud. En su cabeza, con forma triangular, sobresale un morro alargado y puntiagudo. Aunque no son venenosas la mordedura, con sus afilados dientes, pueden producir heridas considerables por desgarro que requerirían de sutura, convirtiéndose en un animal que puede ser peligroso, ya que atacan al sentirse amenazadas.

Los animales intervenidos en las actuaciones de la Guardia Civil, son con frecuencia depositados en parques como el de Terra Natura, dónde los profesionales y las instalaciones ofrecen a cada especie la cobertura de sus necesidades específicas.

Las instalaciones de Terra Natura Benidorm cuentan con las condiciones necesarias para que los animales confiscados disfruten de un grado de bienestar óptimo. Desde el equipo de profesionales de este parque de naturaleza y desde la Guardia Civil, se insiste en recordar que no se deben tener animales exóticos en los hogares debido a la dificultad de su manejo y a las condiciones especiales que necesitan para vivir adecuadamente.