Entrevista a Inés Reyes Estudillo

Inés es una persona comprometida con el PSOE y con varias Asociaciones benéficas en Benidorm.

Periodista: Inés, ¿de dónde eres y cuánto tiempo llevas en Benidorm?

Inés: Soy de Barbate (Cádiz). Vine por primera vez a Benidorm de vacaciones en 1975; me gustó la ciudad y el ambiente y decidí establecerme aquí. Me siento de Benidorm y también de mi pueblo natal, donde voy siempre que puedo; allí tengo casa y familia. Con frecuencia, organizo excursiones con colectivos de Benidorm para que conozcan aquella tierra.

Periodista: ¿Crees que los emigrantes llegados a Benidorm buscando trabajo en los últimos cincuenta años se han integrado convenientemente en esta ciudad?

Inés: Totalmente, tanto en fiestas y actividades, como en el mundo del trabajo y en relaciones sociales. Hay excepciones por supuesto, tanto por parte de los emigrantes como de los naturales de Benidorm, pero, en general, todos los que hemos venido de fuera estamos integrados convenientemente.

Periodista: Eres una mujer polifacética. Háblanos en primer lugar de tu trayectoria en el mundo del trabajo.

Inés: Empecé a trabajar en el Hotel los Pelícanos (para hacer facturas); después en el Hotel los Dálmatas (como telefonista); en aquel entonces, los dos hoteles pertenecían a la desaparecida RUMASA. Con mucho acierto, se me ocurrió hacer un cursillo en el CDT y me formé como gobernanta. En 1985 entré a trabajar en el hotel Mont Park, donde he permanecido hasta mi jubilación, en 2021.

Periodista: Cuéntanos ahora desde cuándo estás metida en la política local y qué cargos has desempeñado.

Inés: Soy militante del PSOE desde hace treinta años, cuando Agustín Navarro era concejal de Fiestas (me ocupaba del protocolo y de organizar eventos). Casi siempre he formado parte de la ejecutiva, e incluso figuré en la lista electoral en 2007, año en que estuvimos a punto de ganar las elecciones. He sido la presidenta del PSOE de Benidorm de 2018 a 2022. En este último año fui la más votada para la autonómicas. En la actualidad, el presidente es Conrado Hernández y la secretaria Cristina Escoda. Yo me ocupo de los temas de Igualdad y Sanidad. Te puedo decir que estamos trabajando muy motivados, y convencidos de obtener resultados satisfactorios en las próximas elecciones.

Periodista: El tercer apartado de la entrevista hace referencia a tu vida como festera y como colaboradora en Asociaciones como Tramontana, Hermandad del Rocío, Mujeres con voz, Anémona, Damas de la Almudena…

Inés: He sido festera desde siempre; teníamos una peña, que, por circunstancias, ha ido decayendo; también he sido mayorala en tres ocasiones. En Anémona colaboro desde 2011, cuando, por problemas de salud, me atendieron muy bien y observé que era una causa en la que yo debía colaborar. También pertenecí a la Casa de Andalucía. Desde hace siete años soy socia de la Asociación Manchega Tramontana, a quien le debo muchos momentos de felicidad, debido a la cordialidad de sus integrantes y su labor cultural. También colaboro todo lo que puedo con la Hermandad del Rocío y con las Damas de la Almudena. Últimamente, estoy volcada con una Asociación que se llama “Mujeres con voz”; su labor es admirable: atienden a mujeres desvalidas, madres solteras y separadas; van con ellas a los juicios, a las denuncias, hacen de contactos entre cónyuges separados, procuran juguetes para los niños… Periódicamente van por los pueblos para informar, sobre todo a los jóvenes (el punto violeta). Desgraciadamente, son todavía pocas las integrantes de esta Asociación y escasas las subvenciones.

Periodista: ¿Has recibido alguna mención, homenaje o similar por tu labor, tanto en lo laboral, como en lo político o por tu colaboración en las Asociaciones antes citadas?

Inés: Agradecimientos, felicitaciones y aplausos en numerosas ocasiones. Pero el único título o diploma que he obtenido públicamente fue cuando hace unos años, la Asociación Tramontana me nombró “Manchega de honor”. Bueno, nunca olvidaré la medalla que me entregaron Jorge Zurita y Alfredo Garrido, a la sazón Comisario Jefe de la Policía Nacional, en 2019, el último año que estuve como concejal del ayuntamiento de Benidorm, por mi labor en pro de “Mujeres con voz” y de otras Asociaciones.

Periodista: ¿Alguno de tus familiares más cercanos siente las mismas inquietudes que tú, bien en política, bien de tipo social?

Inés: Toda mi familia en general; eso sí, unos más y otros menos.

Periodista: ¿Cómo ves el futuro de Benidorm? ¿Qué se podría hacer para mejorar la calidad de vida en todos los sentidos? ¿Qué le falta a Benidorm para ser una ciudad ideal?

Inés: Debido a mi larga trayectoria en la hostelería, he observado que los trabajadores no siempre son tratados como merecen; en ocasiones, trabajan muchas horas, que no son remuneradas convenientemente; por eso, quizá escasea el personal para muchos negocios: al trabajador no le compensa lo que le pagan por las horas que tiene que trabajar. Y hablando de hostelería, en todos los programas electorales de nuestro partido, hemos propuesto la instalación de guarderías en los hoteles, para los hijos de los trabajadores. En cuanto a las necesidades de nuestra ciudad… Siempre hemos solicitado el ambulatorio del Rincón, que ya es una realidad; como también la Casa de Cultura, que ha empezado a funcionar. Para que la dicha sea completa, nos haría falta un Hospital.

Periodista: Inés, ahora que estás jubilada, ¿a qué dedicas el tiempo libre? ¿Cómo andas de salud? ¿Cuáles son tus planes de futuro?

Inés: En mi tiempo libre seguiré haciendo lo que he hecho hasta ahora: colaborar con las Asociaciones antes citadas. Y viajar con frecuencia a mi pueblo natal, donde tengo casa y familia. Y a Luxemburgo y a Suiza; en cada uno de esos países tengo a un hijo trabajando, muy a gusto, como ingenieros. Y dos nietas y un nieto maravillosos. De salud no ando mal; últimamente, hago mucho ejercicio: caminatas todos los días con algunos miembros de Tramontana y senderismo por toda la provincia los domingos que hace buen tiempo.

Periodista: Bueno, pues esto ha sido todo, a no ser que consideres que debes añadir algo más, como anécdotas o experiencias relevantes.

Inés: ¿Anécdotas? Mira, te voy a contar una: recuerdo que, en un mitin del PSOE, en la calle Bilbao, organicé una picaeta o aperitivo, con camareros del CDT y una barra con bebida, pensando que irían unas 300 personas: acudieron cerca de mil; agotadas las existencias, se me ocurrió llamar a la freiduría “Los peces” y en poco tiempo me trajeron bandejas de pescaditos con los que pude atender a todos los asistentes.

Periodista: Fue como la multiplicación de los panes y los peces, ¿no? Inés, gracias por tu colaboración en nombre de nuestros lectores. Y que sigas bien.

Inés: Gracias a ti, Palazón.