Nuestra realidad supera cualquier ficción

Leopoldo Bernabeu.- Nunca llego a tener claro del todo si con un ambiente deportivo relajado el político de turno está mejor o peor.

Partiendo de la base de que cualquier confrontación que desvíe el foco de los verdaderos problemas, les beneficia, quiero pensar que con la selección española clasificada como líder para la final de la liga de las naciones, con el campeonato de baloncesto ya iniciado, a menos de un día de que se reactive la competición doméstica del fútbol, y que veamos a Fernando Alonso convertirse en el número uno mundial en cuanto a carreras en Fórmula 1,… no deben afrontar un veranito de San Miguel todo lo tranquilos que les gustaría. Tampoco nos alarmemos en exceso que, visto lo visto y con lo que ya llevamos llovido, la sensación es que ni las amenazas de una guerra nuclear que nos podría devolver a la época de las piedras y los palos, altera en demasía el ánimo de sus señorías.

Y digo todo esto porque llegamos al final de la última semana de septiembre con la misma virulencia dialéctica y política que si fueran este próximo domingo las primeras de las muchas elecciones a las que nos vamos a tener que resignar en pocos meses. El dinero, ese elemento que todo lo cambia, tan necesario para quien lo tiene y tan resbaladizo para quien le sobra, vuelve hacer estragos. Ver el miedo reflejado en las contradicciones de unos políticos de izquierda que huelen la pérdida de su pan en pocos meses por el mero hecho de seguir haciendo el juego a un villano desnortado como Pedro Sánchez, empieza a ser hasta divertido, cuando no ridículo… si no fuera por lo dramático que resulta todo lo que de verdad está sucediendo en una sociedad que ve con pavor como apenas pueden cargar el depósito de gasolina para acercarse después a un supermercado que se asemeja a la casa del terror e intentar, los que todavía sobreviven, conservar esos pocos alimentos que han podido comprar en una nevera para la que no pueden pagar el recibo de luz. Una bonita odisea.

Resulta curioso, repito, ver dirigentes como Ximo Puig, que durante meses se ha dedicado a atizar en el trasero de Díaz Ayuso acusándola de dumping fiscal, a la par que sugiriendo a su líder Antonio Sánchez como diría el bueno de Dragui, que multe a fachas como Moreno Bonilla en Andalucía por querer eliminar algunos impuestos, bajarse ahora los pantalones hasta el tobillo, cuando percibe el terror que supone tener que volverse a su Morella del alma dentro de menos de 7 meses tras haber perdido el poder que ahora ostenta. Sino hay poder se acaba el dinero, y aunque la mayoría habrá amasado el suficiente como vivir varias vidas, pasar al olvido se convierte en un trauma que algunos no superan nunca.

Cargar con la mochila de Mónica Oltra, la obsesión de Compromís para con la tasa turística y los despropósitos que a diario le ocasionan los vividores de Podemos, es demasiado como para no utilizar la única arma disponible, bajar los impuestos a una sociedad valenciana que empezaba a recuperarse gracias a un sector como el turismo, tan maltratado por su propio gobierno, y que ahora vuelve a las andadas de un gobierno que no puede mentir más. Mientras nos anuncian que España es una de las economías que mejor funciona en la Unión Europea, animan a los beneficiarios del ingreso mínimo vital a que busquen trabajo para equilibra la balanza de unos ingresos que no les van a poder mantener mucho más tiempo, viendo el panorama que anuncia que más de un 30% de las empresas que han recibido un ICO durante la pandemia, no van a poder devolverlo.

Mientras tanto, que viva lo demagogia, eso sí, siempre a costa del bolsillo ajeno. Cuando ya sabemos que aquellos que todavía conservan un sueldo privado van a perder un 20% de su poder adquisitivo por cumpla de la inflación, nuestro querido Pedro Sánchez, el gran conseguidor de Hamelin, anuncia el incremento de un 3,5% en el salario de los funcionarios. ¿Estoy en contra?, no. Lo que pedimos todos es que la maquinaria de enchufar gente donde no hace falta, se frene. Hoy son 3,5 millones de funcionarios donde hace 50 años eran 700.000, y nuestro país no ha multiplicado su censo por 5. Apliquemos entonces el sentido común, desinflemos en más de un 30% la elefantiásica administración pública y será entonces, cuando además de contribuir de lleno a rebajar la confiscación en la que se ha convertido la antaña contribución, se podrá mejorar en un 3,5% el salario de aquellos que sí lo merecen.

Pero no, de esto escucharán hoy hablar muy poco. Seguro que los titulares girarán hoy en torno a la explosión que ya ha empezado dentro del colectivo de separatistas en Cataluña que, a menos de dos días para “¿celebrar?” el 5º aniversario del golpe de estado del 1 de octubre, y que anticipa tormenta política con otras elecciones y una deriva política que a todos los va a mantener entretenidos en sus peleas de gallos, mientras dedican cero minutos a resolver los verdaderos problemas que ya hemos señalado. Das una patada en el suelo y te salen 7 nuevos tontos.

Porque díganme ustedes si no es un verdadero problema la escalada dialéctica que se está produciendo en Europa con una Rusia que ya no se corta a la hora de proponer la utilización de armas nucleares para hacerse con Ucrania, con el resto del mundo advirtiendo de que como se atreva, recibirá su merecido…. ¿No parece esto un chungo capítulo de una mala serie de ficción serie B?. A punto de terminar el año 2.022 del siglo XXI seguimos estando en manos de perturbados mentales que no están mucho mejor que los Lenin, Stalin o Hitler. Y no exagero en absoluto. La sociedad como tal no ha avanzado lo más mínimo cuando tenemos que seguir soportando a estos desgraciados que, recuérdalo, los hemos elegido entre todos.

Pero nada, no te preocupes en exceso, aquí en España estamos mucho más entretenidos viendo el serial de Tamara falcó y la persecución de libro que hacienda ha iniciado contra Sakira. Aunque para surrealista, el tema que me dejó ayer ojiplático, para que veas que esto sigue siendo posible, fue escuchar de boca del propietario del Grupo Prisa decir “mi periódico y mi radio (literal) van a seguir siendo de izquierdas porque es más rentable”. Hay que agradecerle la sinceridad, aunque con ella haya desmitificado en 5 segundos lo que durante décadas se había intentado disimular, que los medios de comunicación son neutrales. Ahora ya lo tienen confirmado, por si había alguna duda, que el diario el País y la cadena Ser, son medios de izquierda, con dos cojones.

Quiero terminar de forma amable quedándome con la grata sorpresa que me ha supuesto conocer la parte más cultural de la “ambición rubia”, Marilyn Monroe tenía una biblioteca con más de 400 ejemplares y leía a Rafael Alberti y Federico García Lorca. Y la gran cantidad de noticias que desde Egipto empiezan a llegar a menos de dos meses de que se cumpla el centenario del descubrimiento, por parte de Howard Carter, de la tumba del niño rey, el faraón Tutankamon. La última nos asegura que hay unos jeroglíficos ocultos confirman la hipótesis de que fue enterrado junto a Nefertiti, la reina egipcia de célebre belleza, esposa de Akenatón. El mundo sigue siendo muy interesante, sólo hay que saber elegir hacia donde diriges tu tiempo.

Disfrutemos de lo votado.