Una cámara en la torre del Dr. Esquerdo permite visualizar el amanecer como lo observaban los antiguos íberos desde el santuario íbero de la Malladeta

Las concejalías de Patrimonio Histórico y Sociedad de la Información ha instalado y puesto en funcionamiento este dispositivo con motivo de la celebración del equinoccio de otoño

Las concejalías de Patrimonio Histórico y Sociedad de la Información ha instalado y puesto en funcionamiento una cámara de vídeo en la torre del Dr. Esquerdo de la Malladeta con motivo de la celebración del equinoccio de otoño el próximo viernes, 23 de septiembre.

La cámara permite a los usuarios y usuarias visualizar desde los ordenadores, tablets y smartphones la visual en directo del paraje de La Malladeta, un enclave único que además de permitir observar el paraje natural y el mar Mediterráneo, permite disfrutar sobre su horizonte de la salida del sol, tal y como la vislumbraba miles de años atrás la antigua la civilización íbera desde el santuario íbero, dedicado a la Diosa Madre (la Tanit de los Cartagineses).

“Los íberos observaban la salida del sol tras la isla de Benidorm durante el equinoccio de primavera y de otoño, un hecho  muy importante para esta civilización puesto que los íberos no conocían la fecha exacta del equinoccio astronómico por lo que el día medio entre los dos solsticios servía para calcular el inicio de año y el calendario agrícola. Un evento crucial para esta civilización que ahora podemos compartir y acercar a la población de esta manera gracias a las nuevas tecnologías”, explica Xente Sebastià, edil de Patrimonio Histórico y Sociedad de la Información de la Vila Joiosa.

El nuevo servicio que desde hoy el Ayuntamiento de la Vila Joiosa abre a la ciudadanía está enmarcado dentro del proyecto de arqueoastronomía que Vilamuseu lleva desarrollando desde hace varios años en virtud del convenio firmado en 2013 entre el Ayuntamiento y el Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC).

La arqueoastronomía es una ciencia que estudia la relación entre astronomía y restos arqueológicos de civilizaciones antiguas y en la Vila Joiosa actualmente se estudian varios enclaves bajo estas premisas. “La observación de los astros era crucial para las civilizaciones antiguas por razones  prácticas (control del calendario agrícola y de las estaciones, fijación del año nuevo, orientación…) y religiosas, dado que las culturas antiguas proyectaban al cielo la residencia y la actividad de sus dioses y de sus muertos”, explica el concejal de Patrimonio Histórico.