El Ayuntamiento de Callosa de Ensarriá impide que los vecinos reciban información de VOX

Por segunda vez, el Ayuntamiento de Callosa de Ensarriá ha cercenado un derecho fundamental de los ciudadanos reconocido en nuestra Constitución: el derecho a la información. Es la segunda vez que ocurre.

En la primera, la disculpa que se alegó para no permitir una mesa informativa de VOX en las calles de la localidad es que se pretendía instalar en el trayecto de una procesión.

En VOX, respetuoso como se sabe con todas nuestras costumbres y tradiciones, consideramos válida la prohibición y acatamos el dictamen del Ayuntamiento.

Pero la segunda vez que hemos solicitado, como es preceptivo, la instalación de una mesa para tener contacto con los vecinos y acercarles nuestras propuestas para España y el pueblo, el Ayuntamiento la ha vuelto a denegar, alegando en esta ocasión que “sólo se puede ocupar la vía pública en período electoral”. No es nada nueva esa disculpa para impedir la presencia de VOX en las calles. Han sido varios los municipios de la Comarca, gobernados por partidos de distinto signo político, los que han empleado esta argucia para impedirnos ejercer un derecho fundamental.

Al final, como se puede observar por las diversas mesas que VOX instala todas las semanas en la Comarca, han tenido que claudicar y cumplir la ley.

El pasado 30 de junio nos hemos visto obligados a presentar por registro municipal con número 2022-E-RE-654 nuestra queja formal y oficial amparándonos en el pluralismo político recogido en los artículos 1 y 6 de la Constitución Española de 1978, recordándole al Ayuntamiento que nuestra Carta Magna recoge la obligatoriedad de los poderes públicos de facilitar la participación de todos los ciudadanos en la vida política, social, económica y cultural, añadiendo el artículo  20 de la misma normativa legal, de obligado cumplimiento, que expresa el derecho a expresar y difundir libremente los pensamientos, ideas y opiniones.

VOX Callosa se sorprende de que un Ayuntamiento se atreva a contradecir a nuestra Constitución, norma suprema del ordenamiento jurídico, y menos cuando se regula un derecho fundamental. La coordinadora de VOX en el municipio, Noemí Cocolina de Vega, ha manifestado que “hemos intentado conseguir el permiso de manera normal, incluso personándome en el despacho del alcalde para comunicarle que su oposición a nuestra petición comprendía la supresión de derechos fundamentales de los vecinos; me repondió que lo tenía que consultar con su abogado…, con el resultado conocido”, y añade que “no va a conseguir hurtar un derecho que tienen los vecinos de Callosa de Ensarriá para recibir información y que a su vez nos transmitan sus quejas y necesidades. El motivo argumentado en esta segunda ocasión no es correcto. Ya lo han empleado en otros pueblos y han tenido que conceder los permisos, y aquí ocurrirá lo mismo. Sólo queremos informar a los vecinos que quieran ser informados”.

Noemí Cocolina apostilla diciendo que “no va a ser Callosa el único municipio de la Comarca que prohíba poner mesas informativas a VOX”.