Concluye el año dedicado al centenario del nacimiento de Eberhard Schlotter

A medio día del pasado jueves tenía lugar, en la sede de la Fundación E. Schlotter, la clausura del año conmemorativo del centenario del artista afincado en Altea. A la cita acudieron diversos pintores alteanos; Pilar Escanero, doctora en Bellas Artes y especialista en la obra del profesor Schlotter; Sibylle Schlotter comisaria de la exposición del centenario; Jaume Llinares, alcalde de Altea y Aurora Serrat, concejala de Cultura; entre otros amantes del arte y amigos del homenajeado.

Bajo la mirada del artista en uno de sus autorretratos, los presentes recordaron la figura de Schlotter, su obra y vida en Altea, a la que eligió para vivir durante más de 4 décadas.

En su intervención, Aurora Serrat recordaba el emotivo acto de inauguración del centenario, que tenía lugar el pasado año, concretamente el día 3 de junio, el día que cumpliría 100 años en los jardines de Villa Gadea que han acuñado el nombre de “Jardines Jardines de Villa Gadea E. Schlotter”, junto al busto que el padre del artista,  Heinrich Schlotter,  escultor de profesión, realizó de su hijo en 1964.

Serrat daba por clausurada la  exposición “Recordando” comisariada por la hija del artista que era inaugurada en la Casa Toni el Fuster, sede de la fundación, el pasado mes de noviembre con la presencia de la Cónsul Honorífica de Alemania en la Provincia de Alicante, Dorothea von Drahosch Sannemann.

La responsable municipal de Cultura concluía su intervención señalando que  “la celebración del centenario de Eberhard ha sido tan sólo una muestra del agradecimiento y el aprecio que el pueblo de Altea tiene hacia el pintor alemán. La Altea que siempre ha estado presente en el corazón, en la vida y en la obra de Eberhard Schlotter desde el verano de 1954”.

Por su parte, Sibylle Schlotter, recordaba muy emocionada a su padre y la estrecha vinculación que tuvo con Altea, lugar en cuyo casco antiguo estableció su casa y taller que vieron nacer gran parte del conjunto del trabajo del artista.

Obra que Pilar Escanero, ha analizado con detenimiento y de la que habla con mucho cariño, pero también mucho conocimiento. Escanero, quien conoció personalmente al artista, señalaba la variedad de estilos e importancia de la obra de Schlooter; además de narrar varios episodios de la vida del artista.

“Tuvimos la suerte de que el profesor Schlotter buscara algo y lo encontrara aquí”; comentaba Escanero. “Mamó el arte desde su nacimiento ya que pertenecía a una familia de artistas. Se dedicó a aprender desde bien jovencito y en el año 1936 empieza a aprender el grabado en diferentes versiones y en el 39 hace su primera exposición. Conoce a su mujer en el año 44 cuando le estaba curando las heridas de guerra en el frente. Fue llamado a alistarse en el ejército y hubo de combatir en el frente en Rusia. En el 45 se salvó de la guerra y entonces buscaba algo y viajó y en el año 1954 pasó por Altea y se estableció aquí en el 56”. Relataba Pilar Escanero. “A mí me demostró que fue un hombre valiente toda su vida y que la libertad era su filosofía de vida. Se enfrentó a todo lo que iba en contra de la honestidad, de la libertad y todo ello lo plasmó en su obra y somos unos afortunados de poder acceder a ese mundo que él  nos ha dejado eternamente para nosotros”, declaraba Escanero.

Y el último en tomar la palabra era el alcalde, Jaume Llinares, quien agradecía la presencia de los congregados y reiteraba el gran significado que tiene para Altea el que artistas de renombre internacional eligieran Altea en la segunda mitad del siglo XX para  inspirarse y crear sus obras.

“Altea tiene gusto de recuperar sus actividades culturales y esta es una de las cosas que más me enorgullece”, aseveraba el Alcalde. “Altea quiere continuar apostando por el mundo cultural y artístico en especial y aquí hay una parte importante de las personas que han estado decenas de años trabajando a nivel artístico en este pueblo y me gustaría reconocer el trabajo que se hace desde la Fundación Schlotter y las entidades que trabajan por la conservación y difusión del arte como es por ejemplo Caixaltea que ha digitalizado y catalogado la obra de Schlotter”, añadía Jaume Llinares.

Tras las intervenciones, se proyectaba un video con las últimas imágenes tomadas a Eberhard Schlotter en 2011 trabajando en su estudio. Un documento visual editado por el Consistorio.