Benidorm acoge mañana una conferencia sobre la Guerra de Cuba desde el prisma de dos de sus protagonistas: el Almirante Cervera y el Condestable Zaragoza

EL HISTORIADOR ÁNGEL LUIS CERVERA FANTONI HABLARÁ SOBRE “EL DESASTRE DEL 98” INVITADO POR LA FUNDACIÓN FRAX

La Fundación Frax ha organizado para el próximo jueves, 21 de abril, una conferencia del doctor en Historia Ángel Luis Cervera Fantoni que versará sobre la guerra de Cuba vista desde el prisma de dos de sus principales protagonistas: el almirante Cervera y el benidormense condestable Zaragoza. El orador es hijo, nieto y biznieto de almirantes de la Armada Española: los Cervera. El evento tendrá lugar en el salón de actos del Ayuntamiento de Benidorm a las 20:00 horas. La institución pública colabora con el actoi.

El 3 de julio de 1898, en aguas de Santiago de Cuba, el almirante Pascual Cervera y Topete presentó batalla a la flota del almirante americano Sampson, superior en número y calidad, y la escuadra española fue vencida tras un desigual combate. Cervera y sus superiores mantenían posturas enfrentadas sobre la forma en que se debía actuar. El almirante acató siempre las órdenes recibidas, pero lo hizo a regañadientes, en el último momento y mostrando su disconformidad. La decisión de Cervera de salir de Santiago a pleno día y pegado a la costa solo se explica desde el punto de vista humanitario, para tratar de minimizar el número de víctimas en la batalla, lo cual confirma que Cervera daba por perdida la batalla antes de iniciarla.

Su decisión inicial consistía en evitar enfrentarse a la escuadra estadounidense y esperar resguardado en el puerto, lo que resultó indudablemente erróneo y contraproducente, pues de todos modos tuvo que acabar enfrentándose a la flota estadounidense, pero en una situación infinitamente más desventajosa que en una batalla en mar abierto, pues sus buques tuvieron que salir del puerto y presentar batalla de uno en uno.

El benidormense Francisco Zaragoza y Such, el condestable Zaragoza, era un miembro más de la dotación del crucero “Vizcaya” y anónimo para nuestra historia hasta que ese fatídico 3 de julio de 1898, participó en el enfrentamiento entre las flotas española y americana del almirante Sampson, en el conocido combate naval de Santiago de Cuba. A partir de ese día, el condestable pasó de ser un desconocido en la historia de España para convertirse en el héroe que la defendió hasta dar la vida por ella a la edad de 25 años.