El turismo y Benidorm ante la crisis económica y la guerra

Una mesa redonda analiza las perspectivas del turismo dentro del homenaje que la ciudad rinde al economista alicantino Germán Bernácer

Dentro del programa de actividades con motivo de la exposición ‘Germán Bernácer, el economista humanista’ que se exhibe en Benidorm, una mesa redonda ha analizado la situación del sector turístico tras la pandemia y ante la crisis económica y la guerra en Ucrania.

Algo más de 170 personas se citaron ayer tarde en el Salón de Actos del Ayuntamiento de Benidorm para asistir a la mesa redonda ‘Perspecivas para el turismo en 2022 ¿Tormenta perfecta?’. Entre ellos el concejal de Cultura, Jaime Jesús Pérez, junto a otros miembros de la corporación, el diputado autonómico, Manuel Pérez Fenoll, y el diputado provincial, José Ramón González de Zárate. Asimismo estaban presentes el presidente del Foro de Debate Germán Bernácer, Pedro Algarra y Ana Mª Bernácer, hija del economista, entre otros representantes del mundo económico y académico

Introdujo el acto el profesor titular de Análisis Económico Aplicado de la Universidad de Alicante (UA), Juan Zabalza, con una disertación sobre la figura del economista alicantino, acompañado por la directora de la Cátedra Germán Berbácer de la UA y el alcalde de Benidorm, Toni Pérez. A continuación se proyectó el vídeo ‘Germán Bernácer Tormo, el economista humanista’. 

Acto seguido comenzó la mesa redonda en la que intervinieron Toni Pérez; el presidente de la Asociación Empresarial Hotelera y Turística de la Comunitat Valenciana (HOSBEC), Toni Mayor; y el director de Gastrouni y miembro del Instituto Universitario de Investigaciones Turísticas de la Universidad de Alicante (UA), Óscar Carrión. Las propuestas fueron moderadas por el profesor de Derecho Financiero y Tributario de la UA y director de Nogueroles Abogados, Vicente Nogueroles.
 

Tormenta perfecta

En primer lugar se valoró el término ‘tormenta perfecta’, con el que se había bautizado el encuentro, ante lo cual Toni Pérez recordó que la decisión se tomó “antes” de la invasión de Ucrania por el ejército ruso. Con todo, Toni Mayor hizo hincapié en que “Benidorm es muy resiliente y siempre se recupera”, poniendo de ejemplo el regreso del turismo británico tras el parón provocado por la pandemia.

El presidente de HOSBEC habló de la “estacionalidad”, recordando que “la planta [hotelera] de Benidorm tiene el 70% abierto todo el año”, al contrario que otros destinos nacionales, por lo que la situación se plantea “mejor”, a su parecer, en la capital turística de la Costa Blanca.

También, vinculado al turismo, se abordó la problemática de la falta de mano de obra en el sector, ante lo cual Carrión abogó por una “mayor profesionalización” de las empresas, transformarlas para que sean “más atractivas para las personas que en ellas trabajan”.

Asimismo y de máxima actualidad, Óscar Carrión sacó a colación la crisis del transporte y la actual huelga del sector, ante lo cual la mesa consideró la necesidad de subvencionar el precio de los combustibles a los profesionales del sector. 

Respecto a la ciudad. Nogueroles valoró muy positivamente “la mejora de la escena urbana” en Benidorm de los últimos años y Toni Pérez incidió en las grandes inversiones realizadas por el Ayuntamiento que “invirtió once millones de euros” en la avenida del Mediterráneo, “ocho de ellos enterrados” en infraestructuras como el tanque anti tormentas que, durante estos días de lluvias, ha mostrado su eficacia.

El alcalde también recordó que Benidorm tiene “más del 95% de aprovechamiento de agua potable” lo que es “un récord en Europa”.

Administraciones públicas

La mesa también consideró la situación del esperado centro comercial, que pese a las inversiones realizadas por el Ayuntamiento no tiene todavía el visto bueno de la administración autonómica. O la tardanza en la entrega a la ciudad del Centro Cultural. Los cuatro ponentes valoraron las actuaciones de las distintas administraciones (local, autonómica, nacional y Europa) y “las dificultades”, como apuntó Mayor, para alcanzar acuerdos.

En este apartado, el acalde criticó la no cesión por parte del Gobierno de España del tramo de la N-332 a su paso por la ciudad, cosa que sí ha hecho con las localidades vecinas de l’Alfàs del Pi y Altea, o la no inclusión del proyecto ‘Benidorm visión 360’ en los fondos Next Generation EU, pese a “cumplir con todos los requisitos” exigidos por Europa y al desarrollo de las políticas de sostenibilidad en la ciudad que sitúa, por ejemplo, la huella de carbono por turista en ella “por debajo a la de Costa Rica”, país considerado como el primero del mundo al respecto.

El último punto tratado en la mesa regresó al turismo, concretamente a la planta hotelera. Óscar Carrión apuntó “sentirse impresionado” por la calidad en la ciudad. “Benidorm –dijo- es alto, listo y cumple” y mostró su optimismo de cara al futuro, pese a la guerra. También se analizó la situación de otros mercados receptores de turistas próximos a la zona en litigio y la posibilidad de que ese turista dirija su mirada a Benidorm.

En el mismo sentido, Toni Mayor agregó que “nuestras perspectivas son buenas”, al igual que en Canarias. “Tendremos volumen –dijo- después veremos la rentabilidad”. En su última intervención, el alcalde mostró su optimismo ante las perspectivas del sector para este año.