El Gobierno impone la mascarilla obligatoria en exteriores por decreto

El Gobierno impondrá este jueves la mascarilla obligatoria en exteriores por decreto

Con una parte de España sumida en la alegría o la decepción del sorteo de Navidad, en el Senado se ha reunido la Conferencia de Presidentes. Pedro Sánchez ha comunicado a los presidentes regionales que el Consejo de Ministros se reunirá este jueves, en la previa de Nochebuena, y se aprobará un decreto que impondrá la mascarilla obligatoria en exteriores.

Se recupera una medida que se instauró al principio de la pandemia. Una decisión que habían pedido siete comunidades, mientras que otras regiones y, sobre todo los expertos, se mostraban en contra por no considerarla ni oportuna ni eficaz. El jefe del Ejecutivo, en su intervención, no ha puesto sobre la mesa ninguna restricción en cuanto a la restauración, en el sentido de limitación de aforos u horarios.

Sánchez ha querido ser claro, para justificar la posición del Gobierno de no abordar restricciones duras, como por ejemplo pedían comunidades como Cataluña País Vasco. El jefe del Ejecutivo, según ha podido constatar este diario, ha trasladado la confianza de que «la vacunación en marcha ayude a mejorar progresivamente la situación. No estamos como estábamos en diciembre de 2020. Las vacunas están haciendo efecto».

En su intervención, el presidente del Gobierno ha querido seguir la línea trazada por su gabinete de trasladar un mensaje de «prudencia» y «tranquilidad», señalando que si bien hay un aumento de contagios debido a ómicron, que ha anticipado será la variante dominante en España en cuestión de días, «hay una correlación negativa entre el grado de vacunación y el grado de hospitalizaciones e ingresos en UCI. Esto es un éxito de todos», ha trasladado el jefe del Ejecutivo.

Así, en el Gobierno la referencia que toman para plantear esta hoja de ruta no es tanto el índice de contagios o la incidencia acumulada, sino el número de hospitalizados y de ingresados en la UCI. Y con esos datos en la mano, Sanidad y La Moncloa descartan hacer caso al informe elaborado por los técnicos de Sanidad y de las comunidades, que planteaban un escenario de niveles y de restricciones y limitaciones en la restauración y las reuniones sociales. «Las respuestas que vamos a tomar en el Consejo de Ministros que vamos a celebrar mañana van a ser diferentes a las que tomamos hace un años, porque las circunstancias de la pandemia son diferentes», ha justificado Sánchez, según ha podido comprobar este diario.

Pese a que desde el Ejecutivo se orillan las medidas más duras, como ha tomado por ejemplo Cataluña -toque de queda, limitación de reuniones sociales, restricción en la restauración…- y se está más en sintonía con Madrid en el hecho de no obstruir la reactivación económica, Sánchez sí ha trasladado a las autonomías la necesidad de que mientras dure esta sexta ola mantengan reuniones periódicos, «no una cada semana, pero sí una cada 10 días», a fin de reevaluar el escenario.

REFUERZO DE VACUNACIÓN Y DE LOS CENTROS

La apuesta por la vacunación, por intensificar este proceso, ha sido la principal idea que ha deslizado Sánchez en su intervención.

Esta Conferencia de Presidentes se improvisó el pasado fin de semana, después de que las alarmas saltaran en el seno del Gobierno por el aumento de los contagios. El final de semana fue un «punto de inflexión» para Sanidad, que así lo trasladó a La Moncloa. La hoja de ruta marcada por el Ejecutivo -«Vacunación, mascarilla y prevención»- era sobrepasado por la evolución epidemiológica y por la incertidumbre en la sociedad y el colapso en los centros médicos. Más en El Mundo.

Fuente: Radio4G Benidorm