En el ojo del huracán

Tras unas duras semanas, la dirección del Hospital de la Marina Baixa cancelaba, este 23 de diciembre, libranzas y ampliaba la camas de UCI por la gran escalada de contagios que se venía arrastrando desde el Puente de la Constitución en diversas localidades de la comarca.

wp-16087529175347379213556688839942.jpg

UN REPORTAJE DE BELEN RICHARTE

“Habrá refuerzos de personal el fin de semana, cuando se prevé otro pico”. Rosa Louis Cereceda, la gerente del Departamento de Salud de la comarca, lo sabía mucho antes, casi este verano. Hoy quiero presentarles a la mujer que lleva impregnado en su piel y en sus ojos los estigmas que el Covid deja en los sanitarios.

Más contagios, más brotes, más ingresos, más muertos. Las cifras ya las saben, lamentablemente de récord. Así, un día, otro, otro más…Pero yo quería saber más porque, esa es nuestra labor, conocer más. ¿Quién estaba detrás de tanta presión, quién era esa persona? Y la conocí, al momento, sabe de lo que habla, lo hace ordenadamente, tiene los datos en la cabeza (en sus ojeras y en su voz los reconoces) y sin perder ni un segundo en dar el mensaje: rápida. Me gusta, así e Rosa L. Cerezuela que lleva más de semana y media no sólo sin parar de trabajar sino, además, haciendo una labor pedagógica importantísima, a través de los distintos medios de comunicación, en estos momentos de las pandemia: informar, pedir y suplicar. Su mensaje es muy claro: “¡No os juntéis, esperad un poco, hay una línea en el horizonte. Esperad un poco, sólo un poco más!”.

Esto lo pide y lo suplica Rosa L. Cerezuela nacida en Alicante, donde realizó sus estudios de Medicina y posteriormente se sacó el Máster en Salud Pública y Epidemiología en la Universidad de Valencia. Estudió Epidemiología en la Tufts University de Boston. Es especialista en Medicina Preventiva y Salud Pública. Funcionaria de carrera de la Conselleria de Sanidad y del Ministerio de Sanidad. Gerente del Departamento de Salud de la Marina Baixa desde octubre del 2015. “Ella es uno de nuestros pilares básicos nuestra Sanidad que se dice pronto en los tiempos que corren! Y no se corta un pelo a la hora de llamar a las cosas por su nombre. ¡Me da seguridad!

Rosa asegura que su vocación por la Medicina se le despertó cuando tenía 15 años y empezó a ayudar en el asilo de Benalúa (Alicante), “lo tomé con mucha ilusión y le dediqué mucho tiempo. En esa época tuve que decidir lo que iba a estudiar y no vi mejor camino que la Medicina para poder ayudar de forma más cualificada”.

Para la gerente del Área de Salud Marina Baixa: “La situación actual del Hospital es de apuro. Llevamos ocho días con un incremento muy significativo de detección de casos Covid positivos en la Comunidad Valenciana y ya están ingresando muchos pacientes en el Hospital, con muchos pacientes críticos en la UCI y también con pacientes graves en las plantas, lo que hace muy complejo el funcionamiento normal del centro”.

wp-16087528720828791244308434360647.jpg

Segura de los recursos de los que dispone Cerezuela afirma que “la situación es muy complicada, se han suspendido los permisos de internistas e intensivistas, se han suspendido intervenciones quirúrgicas programadas (lo decidimos el lunes). Durante el verano se hicieron obras para afrontar la siguiente ola y esto nos está facilitando el trabajo, pues hemos habilitado 13 camas más para pacientes críticos, con lo que ahora contamos con 25. Tenemos un plan de contingencia que realizamos durante el verano que marca las actuaciones a realizar según el escenario en el que nos encontremos, aunque es un plan vivo, es decir se puede modificar según necesitemos, nos facilita mucho la toma de decisiones”.

La verdad es que escuchando a Rosa, aunque la preocupación se le nota hasta en una voz que siempre tiene prisa, me siento más tranquila, todavía no hablaría de colapso en nuestro sistema sanitario, sí de alta tensión, si los contagios siguen al ritmo actual no se lo que resistirá”.

Cuando le preguntas si cree que ha calado en la gente el mensaje lanzado por las autoridades estas ultimas dos semanas, por mar, aire y tierra, sobre lo dramático de la situación que se está viviendo en el Hospital subraya que “no estoy segura: cuando veo las colas de la gente haciéndose PCR en las clínicas privadas me alarmo mucho” ,-y añade-, “la PCR es una foto del momento, una PCR negativa no garantiza que esté libre de infección y me temo que la gente lo interpreta así y se va a reunir tranquilamente. Mi consejo es no sólo respetar escrupulosamente las órdenes de las autoridades sanitarias, sino incluso ir más allá, no reunirnos con nadie que no sea conviviente, si lo hacemos extremando precauciones y el número lo más reducido posible. Ya tendremos tiempo para reuniones cuando esto pase, ahora hay que evitar más contagios por encima de todo”.

Para Rosa L. Cerezuela lo que más echa de menos durante estos días es “poder trabajar con normalidad, planificando, intentando mejorar las prestaciones sanitarias, mejorar los rendimientos. ¡Ahora la sensación es de trabajar con una amenaza muy grande encima y eso es realmente agotador!”

Un rayo de luz en el horizonte

¿Podemos ver un haz de luz en el horizonte? ¿Cómo será el día después del Covid? “Habrá que reconstruir el sistema y no será fácil, supongo que habrá un antes y un después de esta pandemia, que ya nada volverá a ser lo mismo, que habrá que reinventarse. Las listas de espera habrán aumentado y tendremos grandes retos por delante para dar una atención adecuada. Nuestra profesión es vocacional, lo que sin duda facilita la capacidad de resistencia y de resilencia”. ¡De eso no nos cabe la menor duda!

wp-16087528190595642096167607321264.jpg

Según la gerente del Hospital: “Más 90% de los contagios se dan reuniones familiares o en reuniones con los amigos. ¡Entonces, pensamos, mi hermano no me va a contagiar pero,…claro que te me va a contagiar si mi hermano tiene dos hijos, que, a su vez, tienen dos novias…bueno es que estamos perdidos…!”.

Rosa destaca que no lo vive “como una prohibición que nos han puesto ahora. Yo desde el principio tomé la decisión de que no me iba a juntar con nadie, porque no puede ser. A mí me gustaría ver este verano el horizonte un poco más despejado, juntarme con mi familia y poder celebrarlo, pero a día de hoy sé que no puedo porque es una irresponsabilidad tremenda. No sé quién decía hay “que no pasar la Navidad para poder ver los Reyes”. Es que estamos hablandode eso. Tampoco es tan grave pasar un rato agradable con los que convives, ver una película y punto”.

wp-1608752896284343773273781058638.jpg

Por todo ello, la dirección del Hospital Marina Baixa “ha preparado menús navideños. No hay adornos ni espectáculos, necesitamos que todo este lo más despejado posible para facilitar limpieza y hay que evitar que la gente se reúna. Familiares intentamos que hayan los menos posibles para evitar contagios. ¡Nuestro mayor y casi único interés es garantizar su seguridad!”. ¡La vacuna está a la vuelta de la esquina: esperemos un poco, sólo un poco más!