Víctor Küppers: “El turismo no se va a acabar para siempre, volverá y volverá con muchas ganas”

El conferenciante clausura el campus hotelero de la Escuela de Negocios Turísticos FORST con una charla motivacional para afrontar la actual situación desde la psicología positiva

La escuela de negocios turísticos FORST clausuró ayer su Campus Hotelero, un programa gratuito dirigido a profesionales del sector en situación de ERTE o desempleados que ha incluido 10 clases magistrales ofrecidas por reconocidos profesionales del ámbito turístico. La ponencia de ayer corrió a cargo del conferenciante, formador, consultor y escritor, Víctor Küppers, quién ofreció una serie de claves para afrontar la difícil situación que atraviesa el sector desde la perspectiva de la psicología positiva.

Küppers empezó su intervención reconociendo que este sector es uno de los más afectados por la actual situación sanitaria. “Esto que estamos viviendo es un drama a nivel salud, pero también es un drama a nivel económico”, señaló y añadió que “el turismo no se va a acabar para siempre, volverá y volverá con muchas ganas”. En este sentido, el ponente abordó tres conceptos básicos que giran en torno al ánimo, porque “en momentos críticos como el actual, que además, se alargan mucho en el tiempo, podemos caer en el desánimo y el gran peligro de esto es que cuando no se ve el final de una situación, acabemos tirando la toalla”.

Entre las claves que el conferenciante aportó para trabajar sobre el propio estado de ánimo, destacó la necesidad de un cambio de actitud. “Cada uno elige su actitud y esto es muy relevante porque, aunque no elegimos las circunstancias que vivimos, sí escogemos la manera de afrontarlas y ahí está la clave”. Según Küppers, “podemos elegir el cabreo permanente, pero también podemos escoger una respuesta más constructiva para afrontar la situación”.

La segunda clave desde la perspectiva de la psicología positiva es, según Küppers, acostumbrarse a vivir con incertidumbre. “¿Cuánto durará esto? ¿Qué pasará con mi trabajo? Nadie conoce el futuro y esto nos genera inquietud y frustración, pero no puede generarnos miedo, porque vivir asustados nos bloquea, nos arrastra y nos hace ver las cosas de manera desproporcionada”, afirmaba el ponente. Además, en este punto daba dos consejos: el primero era no negar la realidad, pero tampoco regodearse en el sufrimiento; el segundo, tener serenidad para aceptar lo que no podemos cambiar.

Como tercera clave para afrontar la situación que estamos viviendo desde la perspectiva de la psicología positiva, el conferenciante apuntaba la necesidad de obligarse a ser positivos. “Esta es probablemente la situación de nuestras vidas que nos ha generado más inquietud, más incertidumbre, más preocupación. Sin embargo, es totalmente necesario imponerse pensar cosas positivas y hacer cosas que nos hagan sentir bien, pequeñas cosas cotidianas que nos ayuden a encontrar esa positividad”, aseguraba.

Küppers concluía su intervención asegurando que “el sector turístico tiene un futuro inmenso, igual el túnel es mucho las largo que en otros sectores, pero su futuro brutal. Ojalá nos reencontremos pronto y celebremos que el turismo crece en dos dígitos”. Con este mensaje de optimismo, se daba por clausurado el Campus Hotelero de FORST, que a lo largo de 10 sesiones ha traído a ponentes de primer nivel que han abordado temas de gran interés para un ámbito que ha sido de los más afectados por la pandemia. Entre ellas, han destacado ponencias sobre aumentar la rentabilidad de los hoteles a través del revenue management, nuevas oportunidades en el sector turístico, marketing y redes sociales o gestión de la restauración en establecimientos, además de conferencias específicas sobre temática vinculada a la covid-19.

La sesión de clausura del Campus Hotelero comenzó con una conexión en directo con el proyecto solidario al que va dirigida la recaudación de la iniciativa. Aunque inscribirse era gratuito para personas en ERTE o desempleados, para trabajadores en activo, tenía un coste de 100€. Toda la cantidad recaudada se ha entregado íntegramente a la asociación ADCAM, que gestiona el único hotel solidario en la reserva natural del Masai Mara en Kenya.

Fuente: Intermundo Comunicación