Partido Popular y Ciudadanos unen fuerzas para mantener el nombre de Villajoyosa

Ambas formaciones políticas acuerdan acciones conjuntas en defensa de la utilización de los dos topónimos, Villajoyosa y La Vila Joiosa, que hasta la fecha han coexistido sin ningún problema.

Tras el acuerdo plenario en el que el gobierno de Andreu Verdú, liderado en la práctica por Pedro Alemany y Josep Castiñeira, decidió por 11 votos a favor y 10 en contra eliminar el nombre de Villajoyosa, se ha iniciado un largo procedimiento para intentar cambiar el nombre de la ciudad.

Ese acuerdo, adoptado con tan solo los votos de los concejales de PSOE, Compromís y Gent Per la Vila, no representa en realidad más que el comienzo de una tramitación administrativa que se prolongará durante varios meses, en los que el nombre oficial seguirá siendo el actual con las dos denominaciones. Esa tramitación impone ahora que el gobierno tripartito debe aportar los informes técnicos, históricos y lingüísticos que justifican una decisión tan evidentemente ideológica como la que han adoptado.

Ante esta situación, Ciudadanos y Partido Popular anuncian que aúnan esfuerzos en defensa de la utilización del actual topónimo de la ciudad, Villajoyosa/La Vila Joiosa. Para ello, se van a recabar cuantos antecedentes e informes de todo tipo sean necesarios y, además, se realizarán otras acciones conjuntas de cara a la ciudadanía, tales como recogida de firmas, charlas informativas o, en su momento, ofrecimiento de adhesión a las alegaciones que se presentarán conjuntamente.

Ambos partidos manifiestan que la decisión de unir fuerzas no va ni contra nadie ni, por supuesto, en contra de ninguna lengua, sino que responde al sentir de un gran número ciudadanos de la localidad, que no están de acuerdo con ese cambio de nombre.

Los vileros y vileras nunca han tenido problema alguno en utilizar Villajoyosa o La Vila Joiosa, y muchos entienden que en la ciudad existen numerosos problemas que requieren de solución como para que el tripartito se dedique a plantear asuntos de este tipo sobre el que, en todo caso, dada su trascendencia, deberían opinar todos los vecinos.