Hay un plan contra España y su sistema democrático

Hay un plan contra España y su sistema democrático

Leopoldo Bernabeu.- Lamentando la muerte de Alex Lecquio, un buen chaval de 27 años que ha luchado por su vida con valentía contra un maldito cáncer hasta el último de sus días, y felicitando a Carlos Sáinz por su reciente fichaje por Ferrari, quiero empezar mi escrito en cuanto a novedades en nuestra rutina diaria de Coronavirus, diciendo que tenemos, ante todo, una nueva vuelta de tuerca de este peligroso y nada transparente Gobierno.

A la chita callando sigue arrimando el ascua a su sardina cada día un poco más y sigue vendiéndonos como normales, una serie de noticias que, en mi opinión y en la de cada vez más españoles, no sólo están asquerosamente manipuladas, sino que nos conducen de cabeza como corderitos al matadero.

Hoy jueves 14 de mayo vuelve a subir la cifra de fallecidos de manera realmente espectacular y sospechosa, 217. ¡Qué casualidad!, justo el día después de que el Congreso de los Diputados le haya puesto más difícil que ninguna vez anterior la posibilidad de conseguir esa insensata prórroga, nada menos que de un mes más de confinamiento, del estado de alarma. Siempre lo he dicho y lo mantengo, este Gobierno conocedor de primera mano de la que se le viene encima a nivel judicial, con una querella ya avalada por más de 3.000 familias de fallecidos, no tiene otra escapatoria que seguir ganando tiempo.

Más prórrogas que no sólo no se justifican, sino que ya no sirven para la función sanitaria que tenían por objeto. Los motivos de su ampliación son otros, y son mucho más maquiavélicos. Persiguen fines mucho más oscuros al común de los mortales, pero perfectamente diseñados en el ideario de aquellos cuyos planes de futuro sólo son megalómanos y con los que en absoluto cuadran el porvenir y la libertad de un colectivo como es la ciudadanía española. Al tiempo.

Esta nueva prórroga sólo puede certificar el fallecimiento de la ya hundida economía, al objeto cada vez más evidente y descarado de convertirse después en los garantes de la salvación, de la resurrección de la patria, fundamentalmente a través de las infinitas ayudas sociales de todo tipo que sólo persiguen el adoctrinamiento y la redención. La deuda eterna con nuestro estado salvador, manual de ideología comunista de claridad meridiana. Unas ayudas que sólo pueden salir de la teta de un empresariado que está en coma, por lo que el final ya lo conocemos, y sino sólo hay que fijarse en la deriva de nuestro país hermano Venezuela en los últimos 30 años.

Ni siquiera la Unión Europea entiende ya nada de lo que se cuece en el interior del Gobierno de España. Mientras todos los países europeos avanzan sin excusas hacia el desconfinamiento, aquí se pretende ampliar un mes más la reclusión. Mientras todos preparan planes para la recuperación del turismo, herramienta fundamental para salir de este inmenso atolladero, aquí proponemos meter 14 días en cuarentena a todo valiente que se atreva a venir.

Ayer mismo la Guardia Civil ya alertó de que ve muy alta la posibilidad de conflictividad, algo que sólo puede ser nuevo para quien no esté al día de la realidad que subyace en la calle, pues son muchos los alcaldes que llevan meses con un plan de contingencia diseñado a la espera de estos altercados, que más pronto que tarde tenían que llegar. Este es sólo el último apunte a una situación que muchos vemos venir desde hace semanas. La situación no se sostiene, la gente empieza a pasar hambre. Es lógico que la casta política no la vea venir, en ningún momento han dejado de cobrar sus sueldos ni han pasado a formar parte de ERTE alguno.

El Gobierno de Pedro y Pablo no busca el bien de España, buscan su propia tabla de salvación. El Partido Popular les dijo ayer que no cuenten con ellos para sacar adelante la nueva prórroga, y ya conocemos la opinión de todos los demás partidos políticos, incluidos sus abyectos compañeros de Legislatura. En esta perversa partida del peor ajedrez, sólo nos falta encajar el voto de la suicida y temeraria Inés Arrimadas, la misma que ganó las elecciones catalanas teniendo en contra toda la cohorte de separatistas y que ahora puede poner el epitafio de un desnortado Ciudadanos, capaz de seguir apoyando un Gobierno apoyado en separatistas y proetarras. ¿Es o no de locos?.

Sólo quiero recordar que también ayer y también en el mismo escenario, el Congreso, este oscuro Gobierno Sí sacó adelante su “nuevo Plan para la Justicia”, con el voto en contra de todos los partidos constitucionalistas. Aquí Sí tuvo el apoyo de independentistas y proetarras, justo esos partidos a los que les viene muy bien el control judicial. Esta es la prueba definitiva, si es que hacía falta alguna más, de que el Gobierno sólo busca una tabla urgente de salvación.

Más prórrogas para aguantarnos confinados y callados, más ayudas sociales de todo tipo que puedan salvarnos de la propia ruina que ellos han causado, y mucho más control de la Justicia, primero colocando a la Fiscal General del Psoe y ahora amordazando la transparencia. Señoras y señores, existe un plan para hacerse con el control de este país y subvertir sus sistema democrático tal y como lo conocemos. Qué cada uno actúe lo que estime conveniente.