Opinión de Jacobo Barberá

BENIDORM, 17 DE ABRIL DE 2020

Mi querido y estimado amigo Leopoldo Bernabéu, gran comunicador conocido por todos ustedes, me ha pedido, ¡no sé si para su propio regocijo o para que nos demos cuenta que no todos valemos para expresar nuestras opiniones a través de un teclado, que le escriba algo sobre algo de algo, sin especificarme si referente a política, música, sociedad, etc.! y preguntándole sobre el tema a escribir, su lema es, NO INFLUIR EN LO QUE SE QUIERE O NO SE QUIERE ESCRIBIR, argumento que me parece súper correcto y voy a aceptar el guante arrojado y voy a dedicarle unas líneas al tema que nos ocupa y por el cual yo, por ejemplo, ya llevo mes y medio en casa, SIN SALIR.

Primero dar mi enhorabuena a los políticos porque han conseguido que les hagan los test del Covid 19, así como a la casa Real, la liga de fútbol profesional, a los trabajadores de consistorios, a todos los que han vuelto a sus lugares de labor, cuerpos de seguridad del estado, podría nombrar varios más pero para muestra un botón y todo ello sin tener SIQUIERA SÍNTOMAS, mi enhorabuena otra vez, ahora bien, los que llevamos más de un mes sin salir, que hemos tenido síntomas, como es mi caso y gracias a Dios lo pasé en casa, solo y después de intentar ponerme en contacto con los números de teléfono facilitados por la generalitat y al 112, estos siempre comunicando, por fin, llamando a urgencias del centro social de Foietes me dicen que me quede en casa hasta nueva orden, hasta aquí de acuerdo, así que para no saturar urgencias que sólo llame si me estoy asfixiando, la fiebre me va a quemar los pocos cabellos que me quedan o crea que me va a dar un infarto, si no tengo peligro de muerte que esté tranquilo, con un par.

¿Quieren decirme ustedes que hacemos los mayores, solos en su casa, sin saber si nos harán test, si podemos contagiar o ser contagiados?, ¿Cuándo van a hacernos test y ver si somos portadores asintomáticos para quedar tranquilos o poner remedio en caso contrario?, esto es un sin vivir.

Las mascarillas solo sirven si estás contagiado, si no lo estás no hacen falta, y cómo saberlo?, la ropa, cuando vuelves del supermercado, la tienes que echar a lavar a una temperatura mínima de 60 grados, eso sí, las manos con que te las laves con jabón dos minutos quedan limpias de virus, los mayores de 60 solo podemos acudir al hospital en caso de estar a las puertas de la muerte, si no quédate en casa y no molestes, lo más seguro es que tengas una gripe, ¡bueno, bueno!, esto ya se pasa de castaño oscuro, al final no sabes a qué atenerte, ¿vamos a estar así mucho tiempo?,

Como anécdota les diré que mi teléfono móvil tiene algunas deficiencias y en consecuencia me llamaba una enfermera, para decirme que si no estoy muy mal que me quede en casa y como no podía contactar conmigo envió a la policía local, cosa que asustó a todo el vecindario incluso a mí mismo, para asegurarse que todavía estaba vivo, pero que al ver que estoy en casa y todavía pataleo me dijeron que en caso de agravarse mi salud  que llame al número de urgencias que hay en mi tarjeta sanitaria y hasta hoy, aquí sigo, aguantando obras de vecinos y ahora las consentidas por el ayuntamiento, las carreras de los vecinos de arriba, la música a un volumen ensordecedor de los jóvenes inmunes a esta enfermedad, según ellos, el corta césped del señor jardinero, las motos, los coches, ah y sobre todo los aplausos de las 20 horas que se han convertido en una guerra sin cuartel de los que quieren demostrar que su equipo de música es el más potente del barrio.

Bueno, hasta aquí he escrito en tono de sorna, que no quiere decir que no sea cierta cada palabra escrita, pero quiero a continuación de esta línea referirme a algo mucho más serio, que es mi profesión, cantante, lo que he pasado y lo que me espera…..

Todo mi contacto con el exterior es el watswap, Facebook y cada semana o diez días ver a mi chica que me va a hacer mis recados y compras, aunque por precaución me deja todo a dos metros de la puerta y se marcha, ya está, eso es todo desde el 12 de marzo que dejé de trabajar, pero de esa fría manera todavía se pueden pasar buenos y malos momentos.

Buenos momentos al saber de los tuyos y que no les ha ocurrido nada grave, malos momentos al recibir noticias de amigos que estuvieron conmigo hasta el último día, algunos en la UCI y otros, por desgracia, fallecidos. Es muy fuerte y penoso no poder despedirse de ellos, pero la normativa hay que cumplirla y solo nos quedan las redes sociales y el estimado y por lo menos muy querido por mi, WATSHAP.

¿el futuro?, pues en una ciudad turística como es Benidorm, lo veo muy pero que muy negro, sobre todo para mi profesión, cafetería, hoteles y restaurantes, que son los locales habituales en los que trabajamos los artistas y músicos, tardaran bastante o mucho en poder realizar su normal actividad y esto me asegura un futuro incierto, ¿Qué hacer?, ¿marchar a vivir cerca de la familia para no volver a pasar por estos momentos solo y sin compañía?, siempre y cuando estemos seguros que no voy a contagiar ni ser contagiado, ¿esperar a ver si descubren una vacuna y volvemos a hacer vida como la que hacíamos?, ¿Cuánto tiempo pasará?. ¿todavía podré cantar o quizá ya me vean mayor los empresarios y hasta aquí he podido leer?, las dudas hacen que me cueste dormir por las noches, nunca he tenido miedo al futuro pero conforme me hago mayor los temores se apoderan de uno.

Bueno, creo que para ser mi primer escrito, que espero que Leopoldo sepa hacer con él lo más conveniente, ya he dicho suficiente, si tengo la oportunidad de continuar en ello intentaré no ser tan pesimista y haceros partícipes de mí quehacer entre mis cuatro paredes llenas de recuerdos. Una cosita antes de dejarles, pedirles a los jóvenes que se creen inmunes a todo esto, QUE NO LO SOIS, que miréis por los mayores, que sois el futuro, que os controléis en vuestras ganas de salir de marcha, nosotros también hemos sido jóvenes y sabemos lo que es eso, pero vosotros no sabéis lo que pasa por la mente de una persona mayor, dependemos de vuestra responsabilidad, respetad las normas y ser más cuidadosos respecto a esta pandemia, he visto, desde mi ventana, verdaderas barbaridades faltando a las normativas de seguridad ciudadana, solo por ser jóvenes no debéis, no podéis ser irresponsables en ese aspecto, cuidadnos, cuidaros vosotros mismos que todos estamos en el mismo teatro, cada uno con su papel, tomar conciencia de lo que está ocurriendo y estar seguros que tenemos toda la confianza puesta en vosotros, ser fuertes y ayudadnos, por favor, CONSCIENCIA, o como decía mi padre, ESME y TRELLAT.

Un fuerte abrazo virtual y HASTA MÁS VER.