La metamorfosis de Toni Pérez

Resultado de imagen de leopoldo bernabeu

Leopoldo Bernabeu.- “Cumplimos ya 7 meses de esta legislatura y los benidormenses sólo hemos visto un gran cambio. Un Toni Pérez que en su anterior mandato no salió de Benidorm en 4 años ni para coger aire, y que en los últimos 200 días apenas si ha pisado la ciudad”

El gran conocimiento que el Alcalde de Benidorm tiene tanto de la administración pública como del sentir de sus vecinos, está conduciendo la política local a una especie de satisfacción general hueca en el que la fiesta continua tapona de manera artificial una dura realidad que no sólo no cambia sino que va a más. No olvidemos que los españoles sólo vemos venir la gran bofetada cuando ya nos la hemos llevado.

La oposición actual, sobre todo un inoperante partido socialista de nada menos que 10 concejales, ayuda y mucho. Es, junto a la de la legislatura anterior, la mayor de las aliadas de la situación actual, y por tanto muy culpables también de lo que sucede. Dije y mantengo que ni en el mejor de sus sueños esperaba el bueno de Toni Pérez tener alguien tan dócil e incapaz delante de sus narices.

Nuestro Alcalde, aunque a mucha distancia ideológica, emplea modos similares a los de nuestro querido Presidente Pedro Sánchez, al que tanto fustigamos por sus constantes mentiras. Lo hace, eso sí, de manera más sutil, con lenguaje distinto y unos altavoces mediáticos mucho menos potentes, pero a la postre el resultado es el mismo. Pedro Sánchez miente de manera descarada a diario para mantenerse en el poder y Toni Pérez no consigue que se haga realidad nada de lo que realmente necesita Benidorm.

Cumplimos ahora 7 meses de esta no tan nueva legislatura y los benidormenses sólo hemos visto un gran cambio, la metamorfosis de nuestro alcalde. Un Toni Pérez que en su anterior mandato no salió de Benidorm en 4 años ni para coger aire, y que en los últimos 200 días apenas si ha pisado la ciudad. Revisen la hemeroteca.

No me extraña haber escuchado que trabaja ya para ser el próximo candidato del PP a la Presidencia de la Generalitat

Es más consciente que nadie de su venerable realidad actual, tiene mayoría absoluta y quiere disfrutarla, sobre todo después de los sinsabores del anterior período administrativo. Cumple en 2020 sus bodas de Plata como concejal y quiere celebrarlo dándose a conocer. Es muy humano pues que empiece a cometer los errores de todo político que se aprecie a sí mismo. En castellano se llama endiosarse, iniciar el camino que te lleva al final… no necesariamente de tu carrera política, pero sí del cargo que ostentas. No me extraña nada haber escuchado que trabaja ya para ser el próximo candidato del PP a la Presidencia de la Generalitat. Mi voto lo tendría, prefiero ahí a alguien de mi tierra. Mi voto lo tendría, prefiero tener ahí a alguien de mi tierra.

En pocos meses ha pasado de ser “solamente” el Alcalde de Benidorm, lo que siempre quiso y buscó, a ser también Secretario General del PP en la provincia de Alicante, Vicepresidente de la Federación Valenciana de Municipios y Provincias, y Presidente del gremio de ayuntamientos turísticos de España. Por muy buen gestor que se considere y muy buen equipo que crea tener, es imposible responder con la misma eficacia a la resolución de las múltiples necesidades que tiene tu ciudad, que son hoy casi las mismas que cuando accedió al cargo en Junio de 2015. Una fecha lejana en el calendario que te impide señalar a los anteriores como los responsables de las necesidades que tienen hoy los vecinos. El ojo del amo engorda el caballo.

Casi 5 años después de acceder al cargo de Alcalde y haber llenado horas de radio y gastado camiones de tinta, en Benidorm seguimos sin saber absolutamente nada de la necesaria nueva Comisaría de Policía, una infraestructura que piden a gritos el cuerpo y la ciudad. El esqueleto del Centro Cultural sigue soportando las mismas mentiras de siempre con el agravante de hacerse ya insoportables, sobre todo después de haberse bajado el Ayuntamiento los pantalones hasta el tobillo para que se reiniciaran las obras, y ni aun así. Nada sabemos de las famosas obras que tenían que poner fin después de casi 10 años al bochornoso espectáculo de tener a 400 de nuestros estudiantes en los eternos barracones del Pere Mª Orts i Bosch, ni por supuesto una sola piedra se ha movido para iniciar las obras del tan cacareado nuevo Centro de Salud del Rincón de Loix, una zona de la ciudad que cada vez pone con más insistencia el grito en el cielo por el abandono que de ellos se tiene y el poco caso que se les hace.

Y si hablamos de piedras, una sola es la que se puso, a bombo y platillo eso sí, hace más de 30 meses, para dar comienzo al soñado primer centro comercial de la ciudad que iba a situarse en medio del majestuoso nuevo polígono industrial y que sería no sólo la envidia de la comarca sino también la solución definitiva al paro en Benidorm, generando cerca de 4.000 puestos de trabajo. Pues eso, una piedra y para de contar.

Ha decidido entretenernos a todos, involucrarnos y hacernos partícipes de su maraña ideológica

Toni Pérez sabe todo esto que les cuento, claro que lo sabe, es consciente de ello mejor que nadie. De la misma manera que sabe la catástrofe que tiene con el muerto de la estación de Autobuses y tantos otros graves problemas para los que no da con la tecla de la solución. De ahí su necesaria y permitida metamorfosis. Sabe que no es sólo culpa suya todo lo que hemos contado, igual que sabe que la política es un juego que te obliga a diario a vender actuaciones. Por eso ha decidido entretenernos a todos, involucrarnos y hacernos partícipes de su maraña ideológica, con unos parches que visten mucho. Nadie puede negar que ha conseguido que todo el pueblo hable de la cantidad de actuaciones que lleva a cabo este equipo de Gobierno, pero de ahí a que sean las más necesarias, dista un abismo. En el país de los ciegos el tuerto es el Rey.

Por mucho Benidorm Film Office o mucho Smart City que nos inyecten en vena, Benidorm sigue siendo una ciudad aburrida, sin lustre ni oferta complementaria más allá de sus parques temáticos veraniegos y honrosas excepciones como el Benidorm Palace. Si triunfa es porque se asemeja a la Coca Cola, ya lo dijo Iribas, algo barato que calma la sed. Ojo, y si esto es suficiente para que alguien como Toni Pérez se mantenga en el poder por los años de los años, pues adelante.

Pero que nadie se lamente de que el paro en Benidorm haya vuelto a poner la flecha hacia arriba, que el comercio grite en el desierto por el descenso de sus ventas en un 40%, que la ciudad sea ejemplo de mala gestión en su servicio de limpieza y que carezcamos de los suficientes policías que garanticen la seguridad en esas zonas de las que nadie quiere hablar. Y tantas cosas más que aquí les podría recordar hasta casi convertir este artículo en el primer facsímil de un libro similar en páginas a Los Pilares de la Tierra.

Lo dicho, tenemos Toni Pérez, último familiar incorporado a la saga de Willy Fog, para muchos años. En el fondo más que una crítica me ha salido una alabanza. ¿Habré caído yo también en su embrujo?