El informe de evaluación de la carrasca del Pati Fosc propone una serie de medidas a adoptar para su recuperación

La Concejalía de Medio Ambiente de La Vila encargó en Septiembre a una empresa especializada un informe de evaluación del estado en el que se encuentra la “Carrasca del Pati Fosc”, un árbol casi monumental de sobra conocido por todos los vileros.

Era importante obtener un correcto diagnóstico del estado real del árbol, basándose en características biométricas, datos de su estructura y defectos, que ayudasen a conocerlo mejor para poder evaluarlo.

Tras la comparativa de una serie de fotos aéreas que abarcan diversos años, desde 1956 hasta la actualidad, se puede constatar que es, principalmente, a partir de 2014 cuando se evidencian en el árbol los signos de estrés ocasionados por todos los cambios en su entorno más próximo en años anteriores, fundamentalmente el cambio de un entorno agrario hacia un entorno urbano que ha podido afectar a sus raíces y consecuentemente a su porte aéreo.

No se sabe a ciencia cierta la edad del ejemplar, pues la datación exacta requeriría de métodos invasivos que se han descartado en el estudio, pero hay datos de otra carrasca de similar diámetro de tronco que data de unos 250 años (este dato no se puede extrapolar pues para las encinas la correlación entre diámetro de tronco y la edad no es muy precisa).

Sus 22 metros de altura, no son suficientes para que sea considerado árbol monumental, según la Ley 4/2006, de 19 de mayo, de patrimonio arbóreo monumental de la Generalitat Valenciana, aunque se puede proponer incluirlo en la “Sección de Árboles de Interés Local” dentro del Catálogo de árboles monumentales y singulares de la Comunidad Valenciana.

Un tema pendiente de la Concejalía es incluir en las ordenanzas de Medio Ambiente un catálogo de árboles u otras especies vegetales singulares de Villajoyosa con las correspondientes medidas de protección.

Así pues, tras un meticuloso estudio metodológico, las propuestas del informe para intentar recuperar el estado saludable que presentaba hace años la “Carrasca del Pati Fosc” o al menos evitar su progresivo deterioro  son las siguientes:

  • Protección de raíces y suelo mediante acciones de entrecavado, aporte de madera triturada del propio árbol, desbroce de la vegetación espontánea, un riego adecuado en cada estación del año, un correcto abonado y evitar nuevas obras en el entorno próximo.
  • Poda de las ramas secas y triturado de los restos de madera que se aportarán al alcorque.
  • Instalación de barreras de protección que impidan la entrada, para evitar la compactación del suelo por el pisoteo y el uso de la zona por mascotas (los orines y defecaciones de los animales son perjudiciales para el árbol).
  • Instalación de un panel informativo que ponga en valor al árbol y explique las medidas adoptadas para su protección.
  • Seguimiento de síntomas que puedan ser indicativos de decaimiento y estrés.

Como conclusión del estudio se desprende que, aunque en la actualidad la carrasca está sufriendo una situación de estrés, todavía se tiene la oportunidad de que la situación se decante hacia un estado de resiliencia y prolongación de su longevidad si se llevan a cabo las medidas propuestas.