Altea acogerá la presentación del 2020 como año de la escritora Carmelina Sánchez Cutillas

Altea acogerá la presentación del 2020 como año de la escritora Carmelina Sánchez Cutillas

El pasado martes, el Alcalde de Altea, Jaume Llinares y la edil de Cultura, Aurora Serrat, participaban en una reunión de trabajo con la Secretaria Autonómica de Cultura, Raquel Tamarit; el Presidente de la Acadèmia Valenciana de la Llengua, Ramón Ferrer;  la Secretaria de la Acadèmia, Verónica Cantó y el director de la Cátedra Enric Valor, Joan Borja, con el objeto de programar los actos de la celebración del año 2020, como año de la escritora Carmelina Sánchez Cutillas.

Según los detalles aportados por la edil de Cultura, “a los actos propios de este nombramiento por la Acadèmia de la Llengua, en Altea se llevarán a cabo actos paralelos que en breve serán anunciados”. De esta celebración, Aurora Serrat ha adelantado que el 23 de enero se llevará a cabo la presentación del año en Altea, concretamente en la Casa de Cultura.

“De esta reunión hemos salido muy satisfechos, ya que es un placer compartir ilusiones con gente tan competente y crear esos vínculos que tanta falta hacen entre administraciones”; ha señalado la responsable municipal de Cultura.

Carmelina Sánchez Cutillas

Nacida en Madrid, vivió un corto período en su infancia en Barcelona, trasladándose después a Altea. Estudió Filosofía y Letras en la Universidad de Valencia donde fijó su residencia permanente.

Comenzó a colaborar en la sección cultural del periódico Levante así como de otros medios valencianos. Ha publicado estudios sobre historia y literatura medieval, tanto en español como en valenciano. Destacan en esta faceta, Don Jaime el Conquistador en Alicante (1957), Lletres closes de Pere el Cerimoniós endreçades al Consell de València (1967) o Jaume Gassull, poeta satíric valencià del s. XV (1971). Es también autora de una biografía de su abuelo, el historiador Francesc Martínez i Martínez.

En el terreno literario ha escrito poesía, donde se la encuadra en la generación del 50 junto a Vicent Andrés Estellés y Maria Beneyto, pero también ha realizado incursiones en la novela, donde ha cosechado su mayor éxito con Matèria de Bretanya, ganadora del Premio Andròmina de narrativa en 1975 y ambientada en Altea.