El Director de la Cárcel de Font-Calent ofreció el 26 de noviembre una conferencia para El Faro de Alejandría

La imagen puede contener: una persona

La Asociación Cultural “El Faro de Alejandría Benidorm”, ofreció el 26 de noviembre, su habitual charla-coloquio. El orador fue: Santiago de las Heras Junco. Funcionario de carrera del Cuerpo Especial de Instituciones Penitenciarias y Director del Centro Penitenciario de Alicante (Font-Calent).

Isabel López Villanueva.- Su principal interés fue explicar tanto en el plano personal como en nombre de la entidad que representa, todo lo posible, para aclarar y desterrar falsas creencias y mitos urbanos.

Se puede llegar a pensar, que el uso de la privación de libertad como sanción penal es una práctica reciente. Pero las prisiones no son un invento moderno, es muy antiguo y difícil poner una fecha exacta. Existían en Roma y en la antigua Grecia y su misión antes no era la de retener y custodiar a personas para que cumplieran cierto tiempo de privación de libertad, con el objetivo principal de hoy en día: la reinserción social.
Antiguamente eran penas corporales por casi todos los delitos, la cárcel tenía como principal función retener a los condenados en espera del juicio o de la ejecución de su condena. Los delitos graves se sancionaban primordialmente con el castigo físico (incluyendo la pena de muerte y la mutilación). Hoy lo calificaríamos como bárbaro e inhumano.

Con el paso del tiempo intentan alternativas punitivas que busquen en principio, el paradigma que en aquel momento se establece, la retribución, reparando la mala acción, eso da lugar al nacimiento de la prisión al estilo que hoy conocemos. Pagar por una conducta tipificada penalmente como delito, pasando posteriormente por una serie de modelos penitenciarios hasta llegar a reinsertarse, que es lo que se pretende en casi todo el mundo. Devolverlos a la sociedad y que hagan una vida honrada, sin volver a chocar con el ordenamiento jurídico.

España fue una de las naciones pioneras en establecer las prisiones inicialmente fuera del territorio peninsular, en el norte de África, eran instituciones miliares donde mandaba un coronel hasta finales del siglo 19-20 que se creó el cuerpo de funcionarios de prisiones, se convirtió en Institución Civil tradicionalmente dependiente del Ministerio de Justicia y después del Ministerio del Interior, que es la actual ubicación.
Desde el primer momento en España se entendía que desde la prisión se debía devolver a la persona reinsertada, progresivamente, pasando por una serie de fases hasta llegar a la libertad condicional. En aquellos primeros tiempos se cumplían en una colonia desterrándolos al norte de África y podían ir con la familia obligándolos a vivir allí una serie de años hasta poder volver a la península.

Hoy en día la libertad condicional está configurada como una suspensión de la condena, un tiempo de prueba, que dura de 2 a 5 años, si no cometen de nuevo el delito se le da por cumplida la pena. Y si reinciden tienes que volver a continuar cumplir la pena suspendida con pérdida del tiempo pasado en libertad, no se computa la pena. Algunos no quieren salir acogerse a la libertad condicional, y la pregunta es que no están reinsertados realmente, pues no se fían de ellos mismos.

Está establecido en 4 grados de tratamiento, de los que van progresando:
Personas extremadamente peligrosas. Terroristas y crimines espantosos Grupo reducido.
2- régimen ordinario la mayor parte de la gente está aquí.
3 el tercer grado es un régimen de semi-libertat. Se cumple en Alicante.

Gestionan desde las prisiones los trabajos en beneficio de la comunidad, y penas de medidas alternativas, en Font-Calent han manejado 900 personas este año han que ejecutado 6500 sentencias, y cursos de programas de reinserciones.

Existen edificios para las mujeres con niños pequeños, que no son culpables, y están en prisión con sus madres. Lo que se intenta es que puedan mantener su dignidad, no disfrutan de ningún lujo.

Cuenta el ponente que reinciden solo un grupo pequeño de personas, otros no vuelven a pasar nunca más por la cárcel porque se reinsertan. Esta acción es una decisión personal, su misión es darles herramientas para que así sea. Y cuando salga están en mejor condiciones. Cobran un sueldo, limite que no supera más de 400 E. al mes. Se les cubre de las medicinas que les haga falta.

El trabajo y los hábitos laborales son imprescindibles. Responsabilidad civil, tienen que pagar la responsabilidad civil. El daño y las deudas que tengan.

Les proporcionan programas para modificar su conducta o su manera de pensar.
La violencia de género funciona a estos programas de tratamiento
Todo lo que se hace en la prisión es voluntario, no se le puede obligar a trabajar ni a recibir los cursos, los talleres están llenos y los patios casi vacíos.
El nivel de respeto se respira en la cárcel.

Los que vuelven a cometer un delito, es difícil descubrirlo, en Alicante son 900 personas, 300 trabajadores observando su conducta y tienen que decidir si están preparados o no, no tienen bola de cristal, manejan estadísticas, que tengan pocos años, pulseras de control telemático, son tobilleras el centro de Font-Calen son el primero que las ha usado, más de la mitad de los presos llevan una pulsera de estas, el personal del centro lo explica, si no cumples las normas, las puede retirar, cumplir con las normas más de un 50% están controlado y viviendo en sus casas con sus familias. Es muy caro mantener una persona en prisión, en breve van a empezar a salir personas con libertad vigilada, Santiago cuenta detalles de cómo se hará.

Cuentan con todo tipo de profesionales, es como una pequeña isla o un barco en alta mar, hay que suplir todas las necesidades.

La imagen puede contener: 3 personas, incluido María Isabel Lopez Villanueva, personas sonriendo, personas de pie, personas sentadas y de traje

Y con estos y otros temas de interés llegamos al final de la conferencia, donde el ponente quiso citar una frase de Concepción Arenal, defensora del amor, la liberad y la dignidad para todos. Primera visitadora o inspectora de prisiones y periodista que se iban humanizando.

                                       “Odia al delito y compadece al delincuente”

Muchas gracias Santiago de las Heras Junco, por contestar a todas las preguntas y dudas que se plantearon en el espacio del coloquio. Hasta siempre.

                            La libertad nunca es dada; se gana (A. Philip Randolph)