Benidorm articulará un proceso de ‘Diálogo Competitivo’ para definir el contrato de la limpieza viaria y recogida

Se pedirá a las empresas que presenten proyectos y una mesa especial analizará las propuestas e incorporará al pliego las mejores aportaciones y soluciones

Benidorm articulará un proceso de ‘Diálogo Competitivo’ para definir el contrato de la limpieza viaria y recogida

El Ayuntamiento de Benidorm articulará un proceso de ‘Diálogo Competitivo’ para definir el proyecto de gestión municipal de los servicios de limpieza viaria y recogida de residuos que regirá el pliego de condiciones del nuevo contrato. A iniciativa del gobierno local, los técnicos municipales han expuesto hoy a los miembros de la Corporación municipal los pormenores de este proceso, tasado en la Ley de Contratos del Sector Público.

El alcalde, Toni Pérez, ha explicado que “en ese proyecto de gestión municipal se establecerá qué necesita y qué quiere Benidorm en lo relativo a la limpieza viaria y la recogida de basura”. A la hora de elaborar ese proyecto, el Ayuntamiento escuchará las propuestas y aportaciones que realicen las empresas del sector, e incorporará al pliego de condiciones del nuevo contrato las soluciones que considere más beneficiosas para la ciudad.

Según han detallado los técnicos, el Ayuntamiento elaborará unas bases en las que marcará qué requisitos deberán cumplir las empresas para presentar un proyecto de explotación para Benidorm y, por tanto, para participar de ese proceso de ‘Diálogo Competitivo’. Las mercantiles tendrán un mes de plazo para presentar sus proyectos. Las empresas que no aporten un proyecto de explotación o que no cumplan los requisitos para hacerlo, quedarán excluidas de la futura licitación.

Pérez ha señalado que “el proceso de ‘Diálogo Competitivo’ estará tutelado por una mesa formada por técnicos municipales y por representantes de los grupos políticos de la Corporación, colectivos y entidades locales, y representantes de los trabajadores, que será la encargada de analizar los proyectos de gestión de las empresas”. Una vez finalizada la fase de ‘Diálogo Competitivo’ esa mesa especial “definirá el grueso del proyecto de gestión municipal, mientras que los flecos se determinarán en un proceso de participación ciudadana que se abrirá a posteriori. De ambos procesos, surgirá el proyecto definitivo, que será el que se plasme en el pliego de condiciones del nuevo contrato”.

El alcalde ha remarcado que “la mesa especial será la que tendrá que definir cuánto quiere invertir Benidorm en la limpieza de la ciudad, algo que vendrá marcado en base a los servicios y prestaciones que se quieran incluir en el contrato y que previamente ya habrán cuantificado las empresas”. “Al haber escuchado y analizado los proyectos aportados por las empresas –ha señalado- sabremos qué cuesta tener recogida trasera en toda la ciudad o, por ejemplo, disponer de máquinas de limpieza de chicles, y se decidirá qué servicios se quieren y cuáles no”.

Pérez ha incidido en que “entendemos que es un proyecto que debe gozar de la máxima participación ciudadana, donde todos los actores de la ciudad tengan voz y representación para escoger entre las diferentes propuestas que se nos planteen cuáles son las más adecuadas para que el sistema de limpieza y de recogida de residuos sea digno de Benidorm”, y sea también “vanguardista con respecto a las soluciones que existen en el mercado y sistemas de trabajo que operan en ciudades punteras”. En definitiva, “queremos que Benidorm, en este asunto tan importante, sea puntero y nos permita seguir siendo líderes en sostenibilidad y además ofrecer la mejor imagen de la ciudad”.

Según han expuesto los técnicos durante la Comisión de Régimen Interior, los objetivos del nuevo contrato son, entre otros: la renovación de todos los equipos, incorporando maquinaria más eficiente y menos contaminante; la incorporación de sistemas de sensorización de contenedores y de gestión de flotas y equipos; la integración de todos los trabajos de limpieza y gestión de residuos de la ciudad; que la empresa recoja la basura de forma selectiva conforme a las exigencias europeas y sea responsable de la limpieza de toda la ciudad.

Además, se busca que la factura que mensualmente abone el Ayuntamiento incluya una cuantía fija y otra variable. Esta última se determinará mes a mes en función del tonelaje de residuos recogidos, de los niveles de recogida selectiva alcanzada, de la limpieza y mantenimiento, etcétera. En definitiva, “el porcentaje variable se determinará por el trabajo realizado y la eficacia del mismo”, ha indicado Pérez.

Asimismo, el nuevo contrato podría implicar también una posible modificación de la ordenanza de Medio Ambiente y la que rige la tasa de recogida de residuos sólidos urbanos, de forma que se establezcan bonificaciones y penalizaciones para los usuarios que reciclen o ensucien, respectivamente.

El alcalde ha aclarado que el proceso de ‘Diálogo Competitivo’ durará aproximadamente un mes, para abrirse a la participación ciudadana”, por lo que a principios de año se estaría en disposición de licitar el nuevo contrato. Pérez ha recordado que “aunque la prórroga del actual contrato finaliza el 31 de diciembre, el servicio de limpieza viaria y recogida de residuos está garantizado hasta que haya nueva adjudicación, ya que la Ley de Contratos del Sector Público establece la prórroga obligatoria para estos servicios básicos hasta que haya nuevo contratista”. De esta forma, “aunque el pliego de condiciones del contrato marque que la prórroga será de un año, FCC tendrá que seguir prestando el servicio hasta que el Ayuntamiento adjudique el contrato”, ha remarcado.