La miel: un rico manjar que no debe faltar en ningún hogar

Estamos tan acostumbrados a ver la miel dentro de sus tarros de cristal tan bien colocadita en las estanterías de los supermercados, que muchas veces no nos paramos a pensar en cómo ha llegado hasta ahí.

img_20190722_1145597955729293365393250.jpg

Damos por hecho que la miel viene en tarros y no valoramos que realmente es una obra de arte de la madre naturaleza, pués en la elaboración de la miel natural (la de verdad), la mano del hombre interviene muy pocas veces.

img_20190722_1137319163594788520986294.jpg

La miel tiene un valor terapeútico, que en razón de su alto contenido en azúcares. Por una parte es un alimento energético por excelencia, por otra, no es conveniente que la tomen los diabéticos.

Los constituyentes minerales de la miel le confieren innegables propiedades medicinales y dietéticas. Por ejemplo, los flavonoides mejoran la circulación venenosa.

img_20190722_1138133886151747205810963.jpg

Es administrada por vía bucal, la miel cura o mitiga los trastornos intestinales, las úlceras de estómago, evita el insomnio, los males de garganta, ciertas afecciones cardiacas, etc. Aumenta el contenido en hemoglobina en sangre y el vigor muscular.

Los niños alimentados con miel están claramente más desarrollados que los alimentados con azúcar (Chauvin). La miel facilita la retención del calcio: activa la osificación y salida de los dientes: es ligeramente laxante. Un adulto puede ingerir sin peligro 500 gr. de miel al día. En caso de algunas personas sensibles, la miel puede producir uticaria.

img_20190722_1154365700925566444347337.jpg

En uso extremo, cura las quemaduras, las heridas y las afecciones rinofaríngeas (por instilación), gracias a una intibina y a sustancias procedentes de las plantas pecoreadas que le comunican propiedades bactericidas. El elemento esencial de esta acción antibiótica de la miel, una enzima que es la glucosa-oxidasa, que provoca una liberación de un agua oxigenada.

Está demostrado que favorece la cicatrización de las heridas. Algunos hospitales la utilizan en este campo en Francia.

img_20190722_1311436801249490668801797.jpg

Juan Carlos Melero es un apicultor, que se dedica desde hace años a la producción de miel, dónde tiene varios colmenares a lo largo de la comarca. Entre los distintos tipos de miel que produce está: miel polen, miel flores y miel de romero, entre otras. Además, se dedica a venderla, entregándola a domicilio. Para más información llamen al siguiente tlfno.: 622 390 622

Espacio patrocinado por: