¿Qué tienen en común la Policía Local y el Centro Cultural de Benidorm?

Resultado de imagen de centro cultural de benidorm

“En los últimos 12 años han gobernado 6 cada uno y no sólo no han solucionado nada, sino que la plantilla de la policía local ha pasado de 290 agentes a 190, cien menos”
Leopoldo Bernabeu

“Hay que recordar que aquel Plan de Ajuste, que a pesar de que algunos siguen sin reconocerlo nos salvó las cuentas públicas, le impidió al manirroto de Agustín Navarro seguir incrementado la deuda hasta el infinito y más allá, y le ha venido de lujo al austero de Toni Pérez, incapaz de cumplir con sus inversiones previstas, para decir que gracias a él la deuda desciende”

¿Tienen algo que ver la policía local y el centro cultural de Benidorm?. Pues depende de lo que se trate. Así de entrada, No. Pero puedo garantizar que si siguen leyendo verán que sí, y mucho. Son dos de las noticias que han vuelto a ser actualidad en estos días. La policía municipal ha vuelto a ser la diana de una clase política maleducada y adormecida, y del maravilloso centro cultural cuyas vistas todos disfrutamos en la venida de Europa desde hace años, hemos vuelto a leer que, una vez más, se retrasa la adjudicación del concurso público para ver quién es el valiente que reanuda las obras de una vez por todas. ¿Vamos viendo por dónde van los tiros?.

No se trata de ningún remember, sino de dos cuestiones que nos empiezan a marcar la línea de lo que, por desgracia, van a ser estos próximos cuatro años a nivel institucional. Un auténtico “deja vu”, premio merecido que vamos a disfrutar en conjunto por votar lo que hemos votado. Del tema de la falta de recursos humanos en el cuerpo de la policía local llevamos oyendo hablar desde hace doce años, y de las promesas en torno a la finalización del centro cultural de Benidorm, trece. ¿Y cuáles son las dos fuerzas políticas que no han gobernado en estos años que dibujan el número favorito del malogrado Ángel Nieto?. La respuesta es sencilla, esos dos que la mayoría de ustedes han querido y que no han hecho otra cosa más que engañarnos como chinos, algo que siguen haciendo sin el más mínimo remordimiento. Me pregunto con insistencia ¿seremos masoquistas?.

“Un ayuntamiento no está para derrochar pero tampoco para acumular dinero en sus cuentas. Está para invertir y conseguir el equilibrio presupuestario anualmente”

Desde el año 2007 vamos viendo, año tras año, como va menguando el número de policías municipales. Llegó 2012 y se aplicó el doloroso Plan de Ajuste a las cuentas económicas del ayuntamiento, lo que impedía, entre otras muchas cosas, algunas de las cuales nunca se cumplieron aun siendo objeto de posible pérdida patrimonial, que se pudiera contratar personal hasta la liquidación del mismo en 2022. Escucharán que si la contratación era imprescindible o de urgencia, sí, pero con cerca de 300 efectivos como llegamos a tener, nadie iba a aprobar esa ampliación como necesaria y urgente. Alcoy, con los mismos censados, no llega a 100 unidades en su plantilla.

Hay que recordar que ese Plan de Ajuste, que a pesar de que algunos siguen sin reconocerlo, nos salvó las cuentas públicas, le impidió al manirroto de Agustín Navarro seguir incrementado la deuda hasta el infinito y más allá, y le ha venido ahora de lujo al austero de Toni Pérez, incapaz de cumplir con sus inversiones previstas, para decir que gracias a él la deuda desciende. Pues ni uno ni el otro. Un ayuntamiento no está para derrochar pero tampoco para acumular dinero en sus cuentas. Está para invertir y conseguir el equilibrio presupuestario anualmente.

“La gestión pública de Navarro entre septiembre de 2009 y Junio de 2012 no fue mala, fue un auténtico desfalco. Incrementó la deuda de 90 millones de euros que nos dejó el amigo Pérez Fenol, el único alcalde que ha tenido Benidorm a tiempo parcial, hasta los 150 millones”

La gestión pública de Navarro entre septiembre de 2009 y Junio de 2012 no fue mala, fue un auténtico desfalco. Incrementó la deuda de 90 millones de euros que nos dejó el amigo Pérez Fenol, el único alcalde que ha tenido Benidorm a tiempo parcial, hasta los 150 millones. Y lo hizo en sólo 21 meses. Si creen que miento lo tienen fácil, pueden recurrir a los datos, son públicos. Consúltenlos y si soy yo quien falta a la verdad, rectifico y pido disculpas. A pesar de la ojeriza que este país cogió al Ministro Montoro, nunca le estaremos lo suficientemente agradecidos. Si no hubiera sido por la aplicación del Plan de Ajuste, Agustín Navarro nos habría llevado a la más absoluta bancarrota y a la intervención del Estado. Aunque él, como todos recordarán porque aún sigue el asunto judicializado, no tuvo empacho en incrementar con 150 familiares, amigos y afiliados la nómina municipal, bajarle el sueldo a los funcionarios un 5% y subirse el suyo un 15%.

De aquellos barros, estos lodos. Desde ese 2011 hasta hoy, se han jubilado numerosos policías locales cuyas plazas han quedado vacantes porque lo obliga la Ley. Pero en ese tema tienen la misma culpa Psoe y Pp, porque en estos últimos 12 años han gobernado 6 cada uno y no sólo no han solucionado nada, sino que la plantilla de la policía local ha pasado de 290 agentes a 190, cien menos. Lo que no es de recibo es la aparición pública de Rubén Martínez, por primera vez en  45 días después de las elecciones, para decir verdades a medias y querer además apuntarse el tanto sobre una cuestión que la propia Junta de Personal ya había denunciado 24 horas antes, la falta de policías locales.

“¿Por qué no exige con la misma fuerza que el Ministerio del Interior, que dirige su compañero Grande Marlaska, inicie de una puñetera vez las obras de la nueva Comisaría de Policía que se nos llevan prometiendo desde hace 16 años?.

Lo que Rubén Martínez no dice son varias cosas. Que el problema de la policía local en Benidorm es mucho más interno que externo. Son un grupo de profesionales que no se pueden ver ni entre ellos. Que tienen hasta 6 sindicatos distintos para emitir opiniones de lo más dispares en la búsqueda de un bien común imposible. Que todos sabemos, todos, que con cerca de 200 policías locales en Benidorm es más que suficiente, junto a los miembros del cuerpo de policía nacional, para salvaguardar la seguridad de la ciudad. Y que lo que hay que exigir, algo que nunca ningún político se ha atrevido, es una mejor organización del cuerpo, muchos más agentes en las calles y no en despachos y oficinas, turnos ajustados a la lógica laboral de cualquier sector y muchas, muchísimas menos bajas laborales que se prolongan, algunas de ellas, de manera eterna en el tiempo. Una completa vergüenza, no ya lo que está pasando, que todos saben y nadie dice, sino que de nuevo los políticos de siempre, acomplejados y falsos, no sólo no dicen la verdad sino que salen a la palestra pública a mentir con el único objetivo de desprestigiar al contrario y asustar al contribuyente.

La nómina municipal se incrementaría en más de 2 millones de euros al año

Rubén Martínez, buen profesor administrativo e inexperto político ya caducado, calla que si el Ayuntamiento contratara a esos 60 policías que exige, la nómina municipal se incrementaría en más de 2 millones de euros al año, motivo por el que el cual haría otra rueda de prensa para criticar al equipo de gobierno por el derroche en gasto de personal. ¿Por qué no exige con la misma fuerza y en esa misma comparecencia que el Ministerio del Interior, que dirige su compañero Grande Marlaska, inicie de una puñetera vez las obras de la nueva Comisaría de Policía que se nos llevan prometiendo desde hace 16 años?. ¿Por qué no pone el grito en el cielo una vez ha tenido conocimiento de que la Generalitat que preside su compañero Ximo Puig, acaba de anunciar que retrasa de nuevo las obras del vergonzoso esqueleto del centro cultural?.

Las mentiras que nos hacen felices

Discúlpenme. Son todos iguales, pero a ustedes les gusta, les pone que nos engañen, nos tomen el pelo y se rían de nosotros. Son tan malos que ni siquiera son capaces de inventar nuevas historias con las que engatusarnos para que creamos que hacen cosas nuevas. Policía local y Centro Cultural, el remember benidormí de nunca acabar. ¿Culpables?, los que les votan para que sigan y los que se quedan en casa y no van a votar a nadie.

El Partido Popular nos prometió un Centro Cultural en el año 2006. Hasta pusieron la primera piedra, pero como el Psoe les quitó el gobierno con la moción de censura del 22 de septiembre de 2009, el señor Camps le puso la proa a Benidorm por orden del siniestro Pérez Fenoll. Luego la excusa fue la crisis económica, y desde 2015 Ximo Puig ha prometido hasta en cuatro ocasiones el reinicio de las obras sin caérsele la cara de vergüenza. Muchos le creyeron, entre otros nuestro alcalde, que desesperado con la situación, hasta fue capaz de malvender el futuro del edificio e hipotecar nuestra capacidad local de gestión sobre él, con tal de que cumplieran la promesa de terminar una parte. Pues ni eso, ayer dijeron que de nuevo se vuelve a retrasar todo. No escuché a Rubén Martínez quejarse sobre esto. Es lo que tiene votar político cuyos criterios están sujetos a decisiones que se toman a muchos kilómetros de Benidorm.

¿No se cansan de que les tomen el pelo?

Acaba de empezar una nueva legislatura y las primeras noticias son que iniciamos la temporada estival con menos policías locales que nunca y que las obras del centro cultural se vuelven a retrasar. Son los mismos titulares que venimos leyendo y escuchando desde hace más de quince años. ¿No se cansan de que les tomen el pelo?. No consigo entender como sigue habiendo en mi ciudad tanta gente que vote a unos y a otros. Lo puedo aceptar en poblaciones cercanas como La Nucía o Finestrat, ¿pero en Benidorm?. Entre PP y Psoe han conseguido, por méritos propios y gracias a nuestros votos, que la ciudad se haya alejado por completo de los principales estándares de progreso y modernidad. Demos gracias al cielo de seguir teniendo este clima y la infinita capacidad de aguante de una clase emprendedora y trabajadora absolutamente autónoma de la casta política.

Disfruten lo votado.