Txuni Lizancos ofreció una conferencia sobre Ecologismo y resiliencia urbana el pasado 18 de junio en El Faro de Alejandría

No hay ninguna descripción de la foto disponible.

“El Faro de Alejandría Benidorm” ofreció el martes 18 de junio la ponencia “Ecologismo y resiliencia urbana”, impartida por Txuni Lizancos.

Isabel López Villanueva.- Comenzó reconociendo, como el sabio, no ser experto en urbanismo ni en resiliencia, pero sí un estudioso de cómo se construye la ciudad.

La ponencia estaba ilustrada con cuidadas ilustraciones que Txuni fue desgranando mientras enriquecía la exposición con anécdotas urbanas, fruto de sus muchas vivencias y conocimientos acumulados en el ejercicio de su profesión.

“La resiliencia es la capacidad de un sistema urbano de prevenir, resistir cualquier peligro o riesgo posible y recuperarse”, nos dijo, y empezó a contarnos cómo grandes ciudades de la antigüedad y contemporáneas sufrieron devastaciones de las que no pudieron recuperarse, y terminaron por desaparecer.

Enumeró: Chernobyl, Petra, Éfeso, Pompeya, Catalhöyúk, Pruit Igoe, Alepo, Zimbabue. Y nos contó cómo incendios, escasez de agua, por rotura de instalaciones hídricas o ciclos climáticos, colmatación de puertos por sedimentaciones, erupciones volcánicas, guerras, fugas radioactivas o pésimas planificaciones supusieron su muerte.

La imagen puede contener: Txuni Lizancos, interior

Nos contó qué hace una ciudad resiliente:
-La que posee cohesión social.
-Integración, igualdad e inclusión.
-Movilidad, alternativa y sostenible.
-Accesibilidad universal.
-Eficiencia energética.
-Presupuestos participativos.
-Caminable.
-Agricultura de proximidad.
-Conexiones interurbanas eficientes.
-Suministros eficientes garantizados y bien gestionados.
-Diversidad en actividad económica.
-Ciudad completa con barrios bien conectados y bien equipados.
Lo detalla perfectamente y nos dice cómo lograrlo:

Participación ciudadana, formación y concienciación y una buena gestión pública de las administraciones con implicación del sector privado.

Puso algunos ejemplos de intervenciones urbanas innovadoras:
-Regeneración paisajística del Barranc de Els Tolls.
-Parque inundable del Racó de Loix.
-Estrategia Edusi.
De esta última resaltó los programas sociales que han de crear una ciudad más inclusiva y las inversiones en rehabilitación de edificios, accesibilidad y equipamientos sociales.

Habló de Ética y Estética, de cómo la ciudad renuncia a la belleza en el espacio público, de que convendría que se convocaran concursos profesionales para atraer las mejores opciones de diseño a las distintas intervenciones urbanas, para ello puso como ejemplo la remodelación de la Avenida del Mediterráneo, de la importancia de las zonas verdes, de las macetas, del mobiliario urbano, de cómo caminar por Benidorm, de la ciudad productiva y reproductiva, de los trayectos en transporte público, que propone debieran ser gratuitos, de turismo, de playas, de los nuevos planes parciales, de patrimonio histórico, el Tossal , el Castillo y su puesta en valor, de limpieza viaria, de recogida de residuos sólidos, del deporte como dinamizador de la actividad turística, y de vecinos, su gran dedicación, el movimiento vecinal, agónico en estos momentos pero que, según él, nada se puede construir sin su participación: “los vecinos saben mucho de urbanismo, hay que escucharles”

De su profesión y formación académica, habló al final de su exposición, a preguntas del público “me crie haciendo copias de planos en el estudio familiar, adquirí formación en la ETSAM, especialidades de edificación y urbanismo, con más asignaturas cursadas que ningún arquitecto titulado. Si bien nunca entregué mi PFC, he dirigido equipos multidisciplinares en Arquitectura e Ingeniería. Uno es lo que hace, el que pinta: pintor, el que escribe: escritor… Y yo añado “el que comparte y difunde sabiduría: sabio”.

Lo que el público, tras dos horas de exposición, se llevó en claro es que la charla abrió un debate necesario en la ciudad y que se la preparó bien, a pesar de que el ponente acudió a la cita con fiebre y sin apenas voz.
Ser profesional es saber lo que se está haciendo y diciendo, y si encima, sabes explicarlo, te conviertes en maestro.

Muchas Gracias por tu colaboración a pesar de tu malestar físico, la palabra debe ser un compromiso y así lo demostraste. Enhorabuena por tu buena ponencia y por contestar a todas las dudas y preguntas que surgieron. Hasta siempre.

              “El que censura a los demás, indirectamente quiere alabarse a sí mismo”