Cierto, Benidorm se juega su futuro

Cierto, Benidorm se juega su futuro

“Cogí el coche y me volví a dar otra vuelta por la ciudad que me vio nacer, por si acaso hubiese cambiado todo de manera radical en los cuatro días que había estado fuera”

Leopoldo Bernabeu.- Desde el respeto a la libertad de expresión y a la libertad de prensa, que por supuesto tenemos todos, quiero dar mi opinión acerca de algunas interpretaciones que he podido leer en los últimos días. Me llamó la atención de manera muy especial, un titular que decía “Benidorm se juega su futuro”. He de decir que sí, que la periodista tenía mucha razón al titular así su artículo de opinión. Incluso habría venido bien, pensé yo, un añadido como el siguiente, “Benidorm lleva jugando demasiado tiempo con su futuro”. Una vez leí el artículo entendí el porqué de no haber añadido ese subtítulo. Mi gozo en un pozo, el artículo venía a decir todo lo contrario de lo que yo había imaginado, además de coincidir muy poco con la línea crítica que este medio ha seguido durante toda la legislatura contra el actual equipo de gobierno de Benidorm, el bipartito formado por los 8 concejales del PP y los dos que Toni Pérez “robó”, democráticamente hablando, a la tercera formación política de la ciudad.

Es cierto que de un mismo titular se pueden hacer diferentes interpretaciones. Y lo es también que Benidorm se vuelve a jugar su futuro, dependiendo del resultado que nos ofrezcan las urnas este próximo 26 de mayo. Porque si hay algo sobre lo que no se puede opinar, es que los vecinos saben perfectamente lo que ya han hecho los diferentes gobiernos que se han ido relevando en los últimos años, pero desconocen cuáles son las facultades de gestión de aquellos que nunca la han ejercido. Por lo que, repito, es bien cierto que “Benidorm se juega su futuro”.

Centro Comercial, Avenida del Mediterráneo, Armanello, nuevas plazas hoteleras…

Habla el artículo del riesgo que supone una corporación fraccionada para el futuro de proyectos como el Centro Comercial, miles de plazas hoteleras, nuevas torres o la avenida del Mediterráneo. Me he limitado a transcribir los proyectos que según el medio están en riesgo. Y claro, cogí el coche y me volví a dar otra vuelta por la ciudad que me vio nacer, por si acaso hubiese cambiado todo de manera radical en los cuatro días que había estado fuera. De nuevo, mi gozo en un pozo. Comprobé que en el lugar donde debería estar ya prácticamente terminado un Centro Comercial, del que se puso la primera piedra hace casi dos años, seguí habiendo lo de siempre, camiones moviendo tierra de un lado para otro; no vi tampoco ninguna nueva plaza hotelera ni mucho menos alguna nueva torre de pisos y mucho menos una avenida del mediterráneo remodelada, tal y como se nos adelantó en aquel proyecto que tuve en mis manos allá por el año 1.995, cuando por cierto Toni Pérez empezó a ser concejal. Sí recuerdo haber leído al Presidente de los hoteleros hace unos días, el riesgo que supone construir nuevas para el futuro de la ciudad.

Hace un paralelismo el artículo entre nuevas fuerzas políticas igual a gobierno inestable. Todo es posible. Pero en esta legislatura ha habido siete partidos diferentes sentados en el salón de Plenos y todos coinciden que ha sido una legislatura mejor que la anterior, en la que hubo tres. Está por ver lo que está por suceder. Cuestionarlo a priori es faltarle el respeto a aquellos que, entiendo yo, deciden dar un paso en defensa del interés público y a esos miles de vecinos que votarán esos nuevos proyectos. Creo que las cosas hay que juzgarlas cuando se producen y no convertirnos los periodistas en jueces que dictan sentencia. No es bueno para nuestra profesión, le hacemos un flaco favor.

Me dejó pensativo una frase que decía “desestabilizar el tablero hasta límites insospechados”, y me he propuesto entrevistar a todos aquellos que presenten candidatura a las próximas elecciones al objeto de preguntarles si alguno de ellos, pretende presentarse a las elecciones locales de Benidorm teniendo como objetivo el desestabilizar la ciudad o “poner en peligro proyectos clave”, otra de las frases que pude leer. Desde luego en CONTIGO, partido político que presido en Benidorm, que tiene intención de presentar candidatura local y que, por cierto, en el artículo no se le cita, está formado por un grupo de personas que, de forma voluntaria, han decidido poner en riesgo su estabilidad, tanto laboral como personal, dando un paso al frente de manera vocacional para dedicar unos años al servicio público.

Se citan la EDUSI, la plaza de toros o el Armanello, algo que agradezco, pues me viene como anillo al dedo para invitar a los lectores a que revisen si hay alguna novedad en cuanto a estos temas. La EDUSI está por llegar, en la zona del Armanello sigue habiendo la misma inseguridad e insalubridad que había el 13 de Junio de 2015 y la plaza de toros se cae a pedazos por dentro, aunque por fuera se le haya echado una capita de pintura para disimular, engañar la vista y salir del paso. Y si me lo permiten, yo añadiría Centro Cultural de Benidorm, Instituto Pere Maria Orts i Bosch, hospital comarcal, centros de salud de Benidorm, tercera fase del paseo marítimo, comisaría de policía, el anunciado nuevo cdt, la llegada de la Conselleria de turismo al Invatur, renovación de contratas municipales, estación de autobuses…y así hasta aburrir.

Benidorm funciona a pesar de sus políticos

Dejo para el final porque poco quiero incidir en el injusto “apellido” que siempre han de colocar cuando citan mi nombre, algo que evitan con todos los demás, con más casusas que este que suscribe y a los que parece que nunca les han puesto ni una multa de tráfico. Es obvio que casi nadie es profeta en su tierra y contra mí se generó un odio que algunos han decidido no superar. No voy a volver a repetir, ustedes no lo merecen, que soy el tercer concejal con más votos del actual mandato y a pesar de ello en 45 meses nunca se me dio la oportunidad de opinar sobre los temas municipales en determinados medios de comunicación. ¿Qué puedo hacer yo?.

Termino como empecé: Benidorm se juega su futuro, correcto. Sobre todo si los ciudadanos vuelven a depositar su voto en los mismos de siempre. Los mismos que, a pesar de haber tenido los mejores años de la historia de la democracia y la economía en este país, endeudaron Benidorm hasta casi la intervención estatal, los mismos que en estos últimos 24 años y a pesar de haber tenido en la caja 2.500 millones de euros, han conseguido que la ciudad esté atrasada en decenas de parámetros, a la cola en vitales infraestructuras y que cuando se acercan elecciones repiten la misma historia de siempre, poner en marcha la “Operación Asfalto” y con ello querer volver a ganarse el favor de unos ciudadanos que, si de verdad abrieran los ojos y les importase el futuro de su ciudad, darían una oportunidad a aquellos que nunca han tenido la posibilidad de demostrar hasta donde podrían llegar en defensa de los intereses de Benidorm. Cierto, Benidorm se juega su futuro. Hay que seguir agradeciendo ese clima que siempre nos permitirá recordar que “Benidorm funciona a pesar de sus políticos”.