El olor a basura se percibe de nuevo por el Ayuntamiento de Benidorm

Leopoldo Bernabeu el olor a basura

“Lo que ha significado esta Contrata para la política practicada y llevada a cabo en las dos últimas décadas, no es más que un magnífico ejemplo de la desidia y la dejadez con la que se ha actuado en la administración municipal desde que el PP empezó a gobernarla, y el beneplácito con que el PSOE también lo consintió”

Leopoldo Bernabeu.- Intentaría darle otro tono, pero no lo puedo evitar. No se imaginan lo que me he divertido estas últimas semanas cada vez que me he imaginado las caras de alguno de los concejales de la historia de nuestro Benidorm de las dos últimas décadas, de cualquiera de los dos partidos que han gobernado la ciudad desde 1.993. Me sucedió esto una vez leí hace unos días que FCC, la empresa que ha hecho y desecho lo que le ha dado la gana en nuestra ciudad, siempre con el beneplácito de los que han mandado, decidía amenazar al Ayuntamiento con no seguir limpiando la ciudad sino se sacaban a concurso público los pliegos. Discúlpenme, pero es que esta vez encima tienen razón. Están limpiando la ciudad sin contrato por la negligencia y dejadez interesada del equipo del señor Pérez, utilizando para ello a la marioneta de Cabrillo.

Lástima que sean los benidormenses con sus impuestos los que siempre pagan el pato de estos desmanes, y lástima también que nunca vayamos a tener un listado que de constancia, ni de los nombres de todos los que ayudaron para que esta empresa se beneficiara día tras día de cualquiera de los sistemas conocidos que permite la administración, ni de los pingües beneficios que muchos de ellos habrán obtenido en los 26 años que llevan riéndoles las gracias, engordando cada día más al pavo y trasladando el muerto hacía delante. Y aunque es más de medio siglo el tiempo que lleva FCC cortando el bacalao en la ciudad de los rascacielos, es en estos últimos años cuando han decidido sacar toda su artillería para demostrar que a ellos, ahora ya, no hay quien les tosa. ¿Y saben una cosa?, lo tenemos merecido.

Lo que ha significado esta Contrata para la política practicada y llevada a cabo en las dos últimas décadas, no es más que un magnífico ejemplo de la desidia y la dejadez con la que se ha actuado en la administración municipal desde que el PP empezó a gobernarla, y el beneplácito con que el PSOEtambién lo consintió. FCC es una empresa que ganó un concurso público en 1.993 y que venció en el 2.000. A partir de ese año se debería haber convocado otro Concurso que nunca se hizo. De aquellos fangos, estos lodos. Hoy recogemos la ira de una empresa que se cree dueña del corral. Es la vulgar copia de lo que le sucede a aquellos políticos que llevan tantos años, que nunca saben cuál es el momento de abandonar. Y cuando alguien les enseña la puerta de salida, se revuelven como enfurecidos diablos que ven perder su cortijo. Les recuerdo que en el salón de Plenos hay todavía algunos de aquella época en la que se adjudicó este concurso y han pasado ya 26 años.

Denuncié hace mucho tiempo y sigo manteniendo que esta empresa lleva más de medio siglo cobrando de más a todos los benidormenses en los recibos de basura que gira cada mes. Dije y mantengo que la suma de todas esas cantidades cobradas de más, es superior a la deuda total que endosaron estos pésimos gestores y que todavía seguimos devolviendo a los bancos a razón de más de 15 millones de euros anuales. Y aún hoy amenazan con denunciar al consistorio porque según ellos es un millón de euros lo que deberíamos pagarles de más cada ejercicio. Una completa barbaridad.

Una auditoría de hace ya algunos años puso de manifiesto que nos engañaban con las horas trabajadas y los empleados con los que tenían que contar por contrato, de la misma manera como se engaña a aquellos que no vigilan o bien porque no saben o bien porque no les interesa. A pesar de aquellos datos, nunca más se supo, no hubo valor para denunciarlo y rescindirles el contrato. Hemos tenido una subida del recibo de la basura superior al 200% en los años de gestión que llevan en la ciudad. Sin olvidar que seguimos teniendo una ciudad muy sucia con infinidad de carencias a pesar del potosí que nos cuestan cada año, en torno a 11 millones de euros, entre recogida de residuos sólidos y limpieza viaria.

Un trajín de personal digno de una sucursal de empleo, teniendo el galardón principal en cuanto a agencia de colocación de amigos, familiares, afiliados y conocidos, dependiendo quien gobierne, consiguiendo con esto que nunca nadie esté contento y el personal tenga todas las carencias del mundo en cuanto a conocimiento del trabajo y experiencia mínima a la hora de desarrollarlo.

Benidorm tiene lo que merece. 26 años con la misma empresa intentando asear la ciudad, recogiendo la basura y limpiando los edificios municipales, no puede ser nada bueno si nos atenemos a que los concursos públicos están para algo. Y ahora estamos recogiendo el fruto de la desidia. Eso de la manida Transparencia algunos se lo han pasado por el forro en los últimos 19 años. Lo vimos también hace casi tres años en el cambalache que se montaron PPPSOE para renovar por la cara la contrata del agua en vez de ir al correspondiente concurso público, convirtiéndolo en otro clamoroso espectáculo de pacto bajo el mantel. Tranquilos todos, tampoco pasó nada, todos seguimos pagando el recibo de agua que la empresa nos gira cada mes. En su descargo hay que decir que al menos Hidraqua si cumple con eficacia su trabajo y renueva e invierte en la ciudad de manera constante.

Una empresa, FCC, que se ve fuerte por la cantidad de favores que otros les han ido pidiendo a lo largo de muchos años y ellos han cumplido a rajatabla, no está dispuesta ahora a que nadie le tosa. Se creen superiores, piensan que los que ahora les piden cuentas o no les facilitan concursos públicos, no están autorizados moralmente para eso. Ellos sabrán porque. Estoy seguro que todos agradeceríamos que nos lo contaran. Algún día alguien explotará y cantará. ¿Por qué se limpiaban otras poblaciones de la comarca durante años con nuestros camiones?, ¿Por qué se ha dicho siempre que era una agencia de colocación de personal para satisfacción del gobierno de turno?.

Hace unos años dos atrevidos concejales dijeron en rueda de prensa que nunca nos denunciarían por el incremento del IPC. Denuncia al canto y con solicitud de que les paguemos tres millones de euros en base a ese incremento no cobrado. Juicio ganado. El juez dijo que hay que pagarles casi dos. Todavía tuvimos que escuchar entonces a algún portavoz diciendo sentirse satisfecho porque en vez de 3 había que pagarles sólo 2. Alucinante.

Y el siguiente bofetón no se hizo esperar. Como los señoritos de FCC no ganaron el concurso público de limpieza de edificios, algo a lo que estaban acostumbrados desde tiempos inmemoriales, denunciaron de nuevo al ayuntamiento. ¿Cómo habrá osado el Consistorio otorgar un concurso a otra empresa que no sea FCC?, ¡por dios!, ¿a quién se le ha podido ocurrir tamaña barbaridad?.

Y todavía recuerdo que hace ya más de un año escribí algo similar advirtiendo que, aunque se solicitó la urgente creación de una comisión de trabajo para agilizar el Pliego de Condiciones para la nueva contrata de limpieza viaria, no creía que se hiciera, ni la Comisión, ni el Pliego. Y acerté de lleno. Y de nuevo, tengo que volver a lamentar el haber acertado, pues también avisé que darle la cartera de esa concejalía a Arturo “marioneta” Cabrillo, no era más que el escaparate, el escudo que Toni Pérez se ponía para que cuando arreciaran las críticas, poder decir que no es responsabilidad suya. Un escándalo con letras mayúsculas. Uno de esos que si la ciudadanía de Benidorm se interesara por lo que sucede en su ayuntamiento, estos que gobiernan no sólo no volvían a repetir en candidatura alguna, sino que muchos de ellos no podrían volver a pisar suelo municipal.

Han conseguido la cuadratura del círculo, algo digno sólo de malabaristas de la política como Toni PérezFCC, una empresa díscola y prepotente, que ha ido de sobrada desde el inicio de este proceso que ya dura más de medio siglo, estaría hoy encantada de que se le pagara lo que se debe y salir corriendo de Benidorm. Tengo serias dudas de que apuesten firmemente por intentar ganar de nuevo ese concurso, si es que sale. Porque lo que es en esta Legislatura, ya les digo que no. Y el caso es que lo avisé hace tiempo, pero claro, en esta bendita ciudad parece que los malos son los que avisan, no los que estafan.

Ya saben cómo opino, ustedes me conocen. Siento una vergüenza interior que me produce hasta dolor cuando veo todo lo que pasa en el ámbito político de mi querido Benidorm. Me presenté a la alcaldía para intentar que toda esta basura, nunca mejor dicho, no siguiera campando a sus anchas por la casa de todos, pero el pueblo decidió, y aunque debería estar satisfecho del apoyo que obtuve, dos cosas fallaron clamorosamente. Los de siempre siguieron sacando más votos que nadie y yo me rodeé de una calaña de características similares a lo ya conocido. Dentro de tres meses tenemos una nueva oportunidad para empezar a cambiar todo esto y enderezar el rumbo, veremos entonces que opinan los vecinos de esta bendita ciudad.