La Caja de Pandora

la caja de pandora

Andrés Fernández.- Contigo Benidorm hace unos meses abrió la caja de Pandora y de esa tinaja salieron todos sus males. Cientos de proyectos y servicios necesarios custodiados en el Ayuntamiento por los gobernantes de nuestra ciudad, algunos de ellos esperando casi cuatro años.

Me parece vergonzoso que unos meses antes de las elecciones pongan Benidorm patas arriba. Es una falta de respeto al ciudadano y una tomadura de pelo a todo el pueblo. Al igual que me parece vergonzoso que el resto de partidos políticos guarden silencio y no se interpongan sobre estos actos creando una situación insostenible en toda la ciudad.

Queridos gobernantes de Benidorm, eso no se hace, no se pude tener la vara del mando para vuestro favoritismo y mucho menos para vuestros intereses. ¿Qué pasa, que el mismo día se aprobó todo? ¿Que trabajáis solamente los últimos cinco meses de candidatura? Porque nosotros pagamos nuestros impuestos todos los años.

Señores representantes del Ayuntamiento de BenidormSE LES VE EL PLUMERO, no vamos a permitir ni una vez más esta situación.

Desde Contigo Benidorm lo tenemos muy claro, si los ciudadanos nos dan su confianza no se guardarán proyectos en el cajón, no se paralizará nada, que sea un bien común y necesario; no permitiremos esta serie de actos, entre otras cosas porque Contigo Benidorm es un partido municipalista y podemos tomar las decisiones necesarias para nuestro municipio sin necesidad de contar con los de arriba.

Gobernantes de Benidorm, lo estáis haciendo muy mal, no podemos permitiros las palmaditas en el pecho, las palmaditas son para los habitantes que pagan sus impuestos.

Benidorm se cuida día a día, no solamente cinco meses antes de las elecciones. Desde aquí quiero reivindicar esta situación, ya que me parece muy triste que unos pocos manejen la calidad de vida de los demás. En fin, en la tinaja se quedó El pis, el espíritu de la Esperanza, de ahí que se dice que la esperanza es lo último que se pierde.

Seguiremos trabajando, contamos CONTIGO.