Las empresas hoteleras diseñan el relevo generacional que deberán acometer en el corto y medio plazo

La mayor parte de empresas dedicadas al negocio turístico se crearon en los 60 y 70 y se enfrentan al reto del relevo generacional con una estructura eminentemente familiar y un importante activo patrimonial.

HOSBEC también dedica esfuerzos a preparar a sus empresarios miembro a los importantes retos de futuro que sí o sí tendrán que acometer en el corto y medio plazo. Y el más importante de ellos es el relevo generacional en empresas de un corte eminentemente familiar pero que han desarrollado una amplia actividad y expansión, llegando a constituir importantes grupos hoteleros con un relevante activo patrimonial.
Si tenemos en cuenta que la mayor parte de las empresas hoteleras y turísticas de la Comunidad Valenciana se crearon en los años 60 y 70, se trata de empresas que van a acometer en el corto o medio plazo su primer relevo generacional dentro de una economía moderna y un sistema fiscal complejo como es el actual. Cada situación debe ser analizada al detalle para establecer las medidas exactas que permitan abordar este relevo con éxito y con garantías para todos los integrantes de la empresa y del organigrama familiar vinculado a la misma.

Junto con Gesem, una de las empresas de consultoría y asesoramiento jurídico especializado más importante de la Comunidad Valenciana (Tempe, Pikolinos o Hawkers figuran entre sus clientes) ha organizado una jornada para una treintena de empresarios y directivos en la que se han debatido importantes detalles de la sucesión familiar muy adaptada a la empresa hotelera con sus particularidades.

La directora general de la consultora Gesem, Laura Vicente, ha sido la encargada de informar de las medidas legales para abordar con éxito el relevo generacional en las empresas hoteleras. Una de las primeras decisiones que se tiene que tomar en el organigrama familiar es determinar si los futuros herederos de los propietarios actuales están capacitados para tomar el relevo con éxito. En función de la respuesta, se puede plantear que una de las herramientas que mejor se adapta a la estructura del sector, caracterizado por un alto porcentaje de empresas familiares, es compartir la sucesión con un equipo gestor del hotel, en caso de que los herederos no sean capaces de tomar el relevo.

Esta fórmula propone la entrada del equipo gestor en el capital de la empresa, sin perder totalmente la primera generación la capacidad de decisión. Para ello, según Laura Vicente, es necesaria una valoración de mercado del hotel y un contrato para directivos con cláusulas vinculadas a la permanencia y crecimiento del negocio. Otra fórmula de salvaguarda es la contratación de seguros que permitan a la compañía la protección en caso de fichaje del directivo por otra cadena.

No obstante, también existen otros mecanismos para un relevo generacional exitoso, como acuerdos entre los socios, sean familia o no, y su elevación a público a través de estatutos. Esta fórmula permite alcanzar acuerdos de obligado cumplimiento para todos sus miembros, con penalizaciones en caso de incumplimiento, así como dar a conocer la situación a otras cadenas hoteleras que pudieran estar interesadas en la absorción de hoteles más pequeños.

Otras situaciones pueden aconsejar que, además de la profesionalización del equipo directivo, existan otras posibilidades de sucesión con salvaguardias que permitan a la primera generación retener la última decisión sobre el negocio operativo, como el diseño de organigramas en el que queden definidos y diferenciados ámbitos de trabajo a la propiedad y a la dirección.

Laura Vicente quiso dejar claro que con todas estas fórmulas se persigue que la primera generación cumpla con los requisitos del Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones (ISD), tasa que actualmente está sufriendo variaciones en la Comunitat Valenciana, en particular respecto de las empresas familiares. “Hay un abanico de fórmulas de aseguramiento que complementan la retribución del socio jubilado, así como mecanismos de jubilación planificada a través de planes de pensiones rescatables”, manifestó la abogada y economista. En este sentido, desde Hosbec siempre se ha defendido que la sucesión y donación de empresas debería ser figuras exentas de Impuesto de Sucesiones y Donaciones o bonificadas casi al 100% precisamente por el interés público de que estas empresas sigan funcionando con garantías de solvencia, por lo que anunció que exigirá a todos los partidos políticos que se presenten a la próxima cita electoral de mayo que en su programa electoral contemplen esta circunstancia.

El relevo generacional es el reto más importante al que se tienen que enfrentar las empresas familiares vinculadas al sector turístico en el corto y medio plazo.