Menudo “Des-Cosidó” para Benidorm

Menudo “Des-Cosidó” para Benidorm

Si Toni Pérez decide montar un circo, está garantizado que le crecen los enanos. Menudo fin de legislatura que lleva este buen administrativo y pésimo alcalde

Leopoldo Bernabeu.- Llevamos años diciendo que a Benidorm siempre le ha faltado liderazgo político. Las pruebas son más que evidentes, las hay para aburrir. Si esta bendita ciudad hubiera tenido que sobrevivir gracias al empuje y el éxito de los políticos que la han gobernado, hace tiempo que andábamos pidiendo todos limosna por las calles.

El mismo día que hemos leído que Ximo Puig promete fondos del Consell para la construcción de un segundo CDT, toda España se ha avergonzado con los watsaps que han salido del móvil de Ignacio Cosidó vanagloriándose del chalaneo que se llevan con la sagrada Judicatura de este país.

Hablamos del mismo Ximo Puig, Presidente Socialista de la Generalitat Valenciana, que ha prometido fondos y garantizado el reinicio de las obras del Centro Cultural de Benidorm hasta en tres veces en menos de tres años; el mismo Ximo Puig que prometió la finalización de las obras del Instituto Pere María Orts i Bosch, y no sólo no lo ha cumplido, sino que una vez reiniciadas después de 7 años de espera, se volvieron a frenar un mes después; el mismo Ximo Puig que ha prometido unos fondos que nadie ha visto para iniciar el Centro de Salud del Rincón de Loix; el mismo Ximo Puig que nada dice de las reivindicaciones de los alcaldes de la comarca para salvar al tercermundista hospital de Villajoyosa y que hace oídos sordos a los miles de vecinos de Imalsa/Els Tolls que reclaman su centro de Salud desde hace década y media…

Y vemos también el lamentable espectáculo del otrora alto cargo del Partido Popular, Director General de la Policía Ignacio Cosidó, enviando mensajes de whatsapps al grupo completo de senadores de su partido, pavoneándose del control que van a tener sobre la nueva composición del Consejo General del Poder Judicial. Este buen señor, fue el que en las navidades del año 2015 vino hasta nuestra ciudad para garantizarnos la construcción de la nueva Comisaría de Benidorm, comprometiendo los fondos para el siguiente presupuesto y el inicio de la obra en 2017. Dejó de ser alto cargo hace en Junio de 2018 y ni una cosa ni la otra. Aunque viendo su forma de actuar, constatando con sus hechos lo que es vox populi en todos los españoles, el asqueroso y repugnante control que los políticos quieren tener de todo, jueces incluidos, no sólo no me extraña que nada se hiciera de cuanto comprometió, sino que casi nos tenemos que alegrar. Conclusión: el magistrado Marchena renuncia a la Presidencia. Bofetada con la mano abierta a socialistas y populares. Hacía tiempo que no sentía tanta vergüenza.

Si nuestro todavía alcalde de Benidorm Toni Pérez, decide montar un circo, está garantizado que le crecen los enanos. Menudo fin de legislatura que lleva este buen administrativo y pésimo alcalde. Primero nos trajo a su alter ego policial Cosidó para endosarnos una nueva monserga convertida en vulgar mentira que pasados 17 años desde que se prometió su construcción, ya empieza a escocer. Y después malvendió la honra del Centro Cultural a cambio de su finalización a medias, para que encima ni eso cumplan. Dan verdaderas ganas de llorar.

Ahí tienen ustedes un nuevo ejemplo de lo que han sido, son y casi con seguridad, seguirán siendo, las políticas de los de siempre, de los que han vivido de este cuento toda su vida, de los que nada tienen que perder porque ya perdieron la vergüenza. De los que mienten sin sentir el más mínimo rubor. Un Director General de la Policía al que se le olvidó su promesa de construir una nueva Comisaría nada más salir de la ciudad, y un Presidente de la Generalitat que no sólo no cumple ni una sola de las cosas que promete para Benidorm, sino que además nos falta el respeto prometiendo fondos para un nuevo CDT que no hace falta en absoluto, pues tenemos uno bien hermoso e infrautilizado.

Lo curioso es que tanto la nueva Comisaría como ese pretendido CDT, se proyectan en la misma zona, junto a ese edificio del Invattur al que iban a trasladar una Consellería de Turismo de la que nunca más se supo. Terreno maldito, pues. Mal futuro para ese CDT que ya bauticé en febrero como otro “canto de sirena”.

Pero no pasa nada, en Benidorm nunca pasa nada, somos campeones del mundo de sado masoquismo. Nos pone que nos engañen y nos tomen el pelo. Estoy convencido de que disfrutamos con ello. Todos tranquilos, sólo faltan seis meses para que todos ustedes les vuelvan a votar…y a seguir disfrutando.