El Ayuntamiento de Altea velará por los intereses de los usuarios de la piscina municipal

Pere Barber: ”Intentaremos evitar el cierre de la piscina el 1 de diciembre y que los usuarios se vean perjudicados”.

 El pasado miércoles, la empresa concesionaria de la gestión de la piscina municipal anunció, a través de carteles colgados en las instalaciones, el cierre de la piscina el próximo 1 de diciembre, de manera unilateral e incumpliendo el contrato firmado con el Ayuntamiento.

Desde la Concejalía de Deportes, su responsable, Pere Barber, ha querido, en primer lugar, trasladar un mensaje de tranquilidad a todos los usuarios de las instalaciones de la piscina municipal. En segundo lugar, ha informado que se están llevando a cabo reuniones entre el Ayuntamiento y la empresa concesionaria para dar la mejor solución a esta situación y que la empresa adjudicataria siga ofreciendo el servicio ”porque nuestro objetivo es garantizar la continuidad del mismo”. Además, ha añadido que ”no es la primera vez que desde la empresa concesionaria se anuncia el cierre del servicio y desde nuestra parte siempre nos hemos mostrado dialogantes y con voluntad de dar una solución a los problemas que nos han planteado”.

Pere Barber ha explicado que ”la piscina recibe cada año una subvención a año vencido, es decir, este año cobrarán la referente a 2017. Lo que sucede es que esa subvención está bloqueada por criterios de los técnicos municipales en la materia, y es lo que estamos tratando de solucionar”.

Sobre las críticas que de este asunto ha hecho el Partido Popular, Pere Barber ha manifestado que ”el PP saca pecho y critica ahora una situación de la que es corresponsable, gracias al pliego de condiciones que hicieron en 2013 están haciendo perder a esta empresa anualmente más de 60.000 euros”.

Finalmente, el concejal ha asegurado la continuidad del servicio ”pase lo que pase”. Y aclaraba que ”nuestro objetivo es que la empresa adjudicataria siga con la gestión de la piscina, pero si decidiera no continuar ofreciendo el servicio, el Ayuntamiento lo asumiría temporalmente, siempre pensando en el bienestar de los usuarios, mientras se prepara un nuevo y mejorado pliego de condiciones para su gestión. Intentaremos que el 1 de diciembre el servicio de la piscina municipal continúe con normalidad y si no lo conseguimos, trabajaremos para ponerla en funcionamiento de nuevo lo más pronto posible”.