Se terminó la luna de miel para el Alcalde de Benidorm

En su acostumbrado editorial, Leopoldo Bernabeu hace un análisis de la estrategia política que ha realizado el Alcalde de Benidorm, Toni Pérez, para luego enfrentarlo con la realidad del municipio.

De forma irónica, Bernabeu dice: “¿Quién le iba a decir al “bon chic” de Toni Pérez que con 8 concejales iba a tener una legislatura más plácida  que la que tuvo Manuel Pérez Fenoll con 13? La diferencia es que el astuto de Toni se dio cuenta de la situación de manera inmediata y puso sus antenas y retrovisores a vigilar el asunto: sabía que tenía que hacer algo para durar en el cargo, sobre todo desde el punto de vista político, pues, los asunto de la ciudad le preocupaban menos”.

Prosigue Bernabeu más adelante diciendo que al alcalde de Benidorm “la dura realidad le ha venido de frente. A falta de 8 meses, su incapacidad en la gestión nos recuerda un panorama aterrador: ni Centro de Salud del Rincón de Loix, ni Instituto Pere María Orts y Bosch, ni Centro Cultural, ni avenida del Mediterráneo, ni Comisaría de Policía, ni nuevo CDT, ni Estación de autobuses, ni Armanello, ni puesta en marcha del Murtall, ni polígono industrial, ni Centro Comercial ni nuevo Paseo Marítimo”.