El Cementerio Municipal de Altea ampliará su capacidad para los próximos 6 años

Después de la modificación del PGOU aprobada en pleno, el Cementerio Municipal podrá tener una capacidad para 620 nuevos nichos.  El Pleno también modificó dos ordenanzas que se mantenían vigentes desde los años 90.

El Pleno Municipal, reunido en Sesión Ordinaria en la tarde del pasado jueves 3 de mayo y aprobaba la nueva ordenanza fiscal reguladora de la tasa por la gestión de las solicitudes de licencias, autorizaciones, controles e inspecciones de licencias previas, declaraciones responsables y otras actuaciones de carácter medioambiental.  “La ordenanza viene a sustituir la de 1993, que regulaba lo que se llamaba las licencias de apertura que ha quedado obsoleta”; explicaba el edil de Hacienda Pere Lloret.

Lloret añadía, “estamos hablando de una tasa por los trabajos técnicos y administrativos que generan las solicitudes de permiso para iniciar una actividad en un local o poner en marcha una instalación. Las actividades van categorizadas en la Ley en función  del impacto que generen en el medio ambiente y del riesgo o molestias que puedan causar a terceros. Dependiendo de la clase de actividad se requerirá una autorización ambiental integrada,  una licencia ambiental, una declaración responsable o una comunicación de actividades inocuas, figuras que no venían reguladas en la anterior ordenanza”.

La ordenanza, dictaminada en Comisiones Informativas y expuesta públicamente durante 10 días, quedaba aprobada con los votos favorables de Compromís, PSPV-PSOE y Altea amb Trellat y los votos en contra del PP y CIPAL.

En otro de los puntos del Orden del Día quedaba aprobada la nueva ordenanza municipal reguladora de la venta no sedentaria, es decir la venta ambulante. Una ordenanza que era presentada por la edil de Comercio, Anna Alvado, quien explicaba que “esta ordenanza viene a sustituir a la de 1992  e incorpora mejoras significativas como la inclusión de puestos ecológicos en el mercado; la regulación del “Fallo”, una medida que no estaba regularizada y que permite ocupar el lugar de los vendedores autorizados que por un motivo un día no ponen su puesto; la creación de una bolsa de vendedores; la gestión de residuos y la limpieza de la zona; entre otras cuestiones que permiten la dinamización del mercadillo y además  se priorizan parámetros como el asociacionismo, la formación y la sostenibilidad”.

Se trata de una modificación de ordenanza que llega “después de muchas reuniones con los implicados y que recoge sus aportaciones”, explicaba la responsable municipal de Comercio.

La modificación de la ordenanza supone una adecuación a la normativa vigente y recibió los votos favorables de Compromís, PSPV-PSOE, Altea amb Trellat y CIPAL y la abstención del PP.

Y el último de los puntos de la actividad resolutoria proponía una modificación del Plan General de Ordenación Urbana con el objeto de ampliar el Cementerio. Una propuesta que contó con los votos favorables de todos los grupos que conforman la Corporación Municipal.

Cómo explicaba el edil de Urbanismo, Imma Orozco, “esta modificación puntual del PGOU se redacta con el fin de poder construir nichos para el entierro en las instalaciones actuales del Cementerio Municipal y solucionar con esto la demanda urgente por parte del municipio”.

La modificación permitirá tener espacio para poder construir 620 nuevos nichos por un espacio de unos 6 años. Según Orozco, “la capacidad del cementerio ha sido un problema muy grave durante muchos años que ahora solucionamos a medio plazo mientras se realiza la aprobación definitiva del PGOU”.

En el transcurso de su intervención el edil de Urbanismo comentaba que “durante los 45 días de exposición pública de la modificación no se han producido alegaciones y que la modificación definitiva corresponde aprobarla a la Conselleria puesto que la competencia es autonómica, pero que previamente se requiere la aprobación provisional del consistorio en Pleno que será remitida, con el resto de la documentación, como marca la Ley Urbanística Valenciana “.