El grupo municipal socialista critica que el presupuesto de 2018 se olvida de las personas y consolida el “oscurantismo”

El portavoz del grupo municipal socialista, Rubén Martínez, ha criticado el presupuesto municipal para el 2018, que ha sido dictaminado esta mañana en comisión informativa de Hacienda, por consolidar el “oscurantismo” y la práctica de las adjudicaciones a dedo a través de contratos menores al no incluir en las bases de ejecución, por segundo año consecutivo, instrumentos de control previo.

Para Rubén Martínez, este nuevo documento, en el que han sido incluidas todas las exigencias de Ciudadanos, representa “la política de la derecha más rancia y antigua que se pueda hacer” centrada en “obras al peso” y en “contratos a dedo a través de las partidas de estudios y trabajos técnicos”. “Mientras recortan en 300.000 euros la partida de becas de Educación, aumentan en otros 300.000 euros las partidas de estudios y contratos técnicos. Vuelven a olvidarse de las personas en sus presupuestos”, ha señalado.

Igualmente, el portavoz socialista ha apuntado que no entiende que el tripartito presupuestario (PP, CBM y Cs) alargue el “teatrillo” hasta el mes de abril para luego convocar de urgencia una comisión informativa de Hacienda y dictaminar un documento que llevaban meses negociando. “Pueden engañar a la gente de la calle, pero al resto de grupos municipales ya no”.

Así, Martínez ha indicado que el gobierno debería estar de enhorabuena por el acuerdo alcanzado con los presupuestos a pesar de sacrificar su proyecto estrella de renovar la avenida del Mediterráneo, “mutilado” y reducido en 1,8 millones de euros, para incluir las propuestas de Ciudadanos. “El PP tiene que estar contento de haberse bajado los pantalones para conseguir el voto necesario para sacar los presupuestos, y Ciudadanos debería sacar pecho abiertamente y no esconderse y acomplejarse de apoyar al gobierno”, ha afirmado.

Por otro lado, Rubén Martínez ha señalado que ante una negociación de presupuestos en minoría, “lo que debería hacer el gobierno es sentarse a negociar desde agosto con todos los grupos municipales y técnicos para pactar entre todos las inversiones como llevamos reclamando hace tres años”.

Para finalizar, ha vuelto a insistir en que estos prepuestos consolidan las políticas de derechas más “clásicas” de un equipo de Gobierno en el que muchos de sus integrantes han formado parte de ejecutivos investigados en tramas de corrupción importantes en la Comunidad Valenciana como el caso ‘Brugal’ con la estación de autobuses, el caso ‘Taula’ con la Copa Davis, o el caso ‘Pokemon’.